Liderazgo

¿Por qué llegan lejos los líderes psicópatas? Un libro busca dar respuesta

Su autor Andrés Hatum, profesor de Management y Organización de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

Andrés Hatum
Andrés Hatum. Analizó líderes controversiales como Adolf Hitler y Jim Jones. (Foto: La Nación/GDA)

Los líderes psicópatas «no son todos iguales, vienen en envases distintos», analiza Andrés Hatum, profesor de Management y Organización de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, quien acaba de presentar su nuevo libro: Infierno: Líderes y Organizaciones que Matan (Vergara, 2021).

«Mi tendencia es buscar la basura organizacional», dijo Hatum, antes de comentar que escribió en su nueva publicación una perspectiva histórica del liderazgo, analizando figuras como la de Adolf Hitler o Jim Jones (líder de la secta Templo del Pueblo a fines de los 70), para después «bajarlo a la realidad de las organizaciones y darse cuenta de que uno puede estar rodeado de líderes infernales».

¿Por qué llegan a donde llegan los líderes psicópatas? De acuerdo con Hatum, la figura del «antilíder» que ocupa los altos mandos puede desarrollar su psicopatía entrando a la gente desde la emoción, el engaño o la ilusión, siempre desde su naturaleza narcisista.

«Lo llamo la serpiente con traje, porque parecen divinos y te arruinan la vida. Porque en esa grandiosidad, en ese narcisismo y superioridad que tienen, también te están engañando», reflexiona el autor. Lo describe como «el jefe que en un momento prepandémico está bien arriba en el piso 40, rodeado de acólitos e infelices y que es yoísta absolutamente».

Pandemia y confianza

Hatum habló de los cambios derivados de la pandemia, y dijo que antes del coronavirus «el jefe malo psicópata quería tenerte en la oficina, con sistemas biométricos para decir ‘Acá viene José, que dio el presente por el dedo o por el ojo’».

Infierno: Líderes y Organizaciones que Matan (Vergara, 2021).
Libro: Infierno: Líderes y Organizaciones que Matan. 

Sin embargo, el confinamiento obligatorio llevó a los empleados a sus casas y «a tener jefes que confíen en vos en vez de que te controlen», destaca. Según Hatum, PhD de la Universidad de Warwick (Inglaterra), la pandemia demandó el costado humano de los jefes para adentrarse en tu vida personal y ver qué pasa en tu casa. «Los cortoplacistas y los que no pudieron anticipar nada están siendo llevados por la corriente pandémica y están desapareciendo», dijo el autor.

Manipuladores

El engaño y la manipulación son las dos manos de este tipo de jerarcas, y perjudican a quien tiene más optimismo. Por un lado, señala que existe el optimista nato que cree que las cosas van a cambiar; por otro, el que se deja manipular porque «tiene el cerebro lavado».

Estas herramientas son las mismas poseídas por los políticos. La clave para su juicio es el uso que le dan. Hatum establece que los políticos «son manipuladores, tienen problemas de egocentrismo pero que bien usados pueden traer cosas buenas para la gente. El problema es cuando nos excedemos y te terminan mintiendo hasta que uno se da cuenta». Una vez que las personas detectan la manipulación, el autor dice que cambian y le votan en contra.

¿Podría la educación combatir contra este tipo de personalidad? Hatum indica que «la educación es absolutamente todo. Cuando no hay educación, hay ignorancia y cuando hay ignorancia hay manipulación porque hay necesidad».

Para Hatum, el home office vino para quedarse. La manera que tiene una empresa de mantener a sus empleados y salvarlos de que se fuguen a la competencia es hacer «que la oficina sea un hub de colaboración, que la gente vaya a exponer el equipo para no perder ese contacto humano pero poder trabajar desde donde uno quiere, sin tener al jefe que le meta el dedo en la oreja».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados