After work

Llega Le Petit Clos 2014, de Lapostolle, un vino chileno con raíces europeas

Es el último arribo de la bodega trasandina y se suma a los que ya estaban en el mercado como Clos Apalta 2014, Cuvée Alexandre, Cabernet Sauvignon 2015 o Grand Selection Carmenére 2015 

Selectos. Los vinos Lapotolle se encuentran en restaurantes y tiendas especializadas.
Selectos. Los vinos Lapotolle se encuentran en restaurantes y tiendas especializadas.

Le Petit Clos 2014 es el arribo más reciente de la bodega chilena Lapostolle al mercado uruguayo ($ 2.250). «Es un muy buen vino, es súper sedoso, elegante y tiene mucha complejidad», explicó Kendy Silverio, director comercial de la compañía para América Latina.

Esta variedad se suma a un portafolio local que cuenta con etiquetas como Clos Apalta 2014 ($ 6.950), Cuvée Alexandre, Cabernet Sauvignon 2015 ($1.390) o Grand Selection Carmenére 2015 ($ 520), entre otras. «Ofrecemos vinos del viejo mundo elaborados en tierras del nuevo», sentenció Silverio y destacó que, aunque Uruguay no maneja grandes volúmenes, se considera un mercado muy importante.

Los vinos de Lapostolle llegan a Uruguay de la mano de Moldes Ruibal. «Este partner es clave para nuestro desarrollo local, sentimos que entre dos empresas de origen familiar hablamos el mismo idioma», detalló.

Historia. La bodega fue creada en 1994 por Alexandra Marnier Lapostolle.
Historia. La bodega fue creada en 1994 por Alexandra Marnier Lapostolle.

En Chile la bodega fue creada en 1994, pero su fundadora, Alexandra Marnier Lapostolle integra la sexta generación de vitivinicultores. «Ella tuvo la loca idea de salir de Francia y hacer vino en América. Lapostolle utiliza su experiencia europea y los magníficos terroirs de Chile para crear vinos de categoría», señaló Silverio.

Balance, equilibrio y fineza son algunas de las caracterísiticas de Lapostolle. «La industria del vino uruguayo es muy buena. Uruguay, Argentina y Chile ofrecen vinos varietales buenísimos, pero nuestro gran diferencial está en los blends, mezclamos como los dioses», aseveró el ejecutivo y subrayó que en las creaciones de Lapostolle sobresalen los aromas primarios (como fruta y terroir) sobre los secundarios (como la madera).

La familia Lapostolle es reconocida en el mundo por ser la creadora (1827) del Grand Marnier, que vende entre 1,3 y 1,4 millones de botellas por año. En Chile tiene 370 hectáreas en tres viñedos distintos (Casablanca, Cachapoal y Colchagua) y produce un total de 200.000 cajas anuales. Sus vinos se distribuyen en más de 60 países.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)