NEGOCIOS

Litio y cobre se benefician del efecto Tesla

Varios países europeos no producirán automóviles a base de combustibles fósiles en unos años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Elon Musk. El empresario es uno de los principales promotores del auto eléctrico.

El mundo se está volviendo más eléctrico. Holanda y Noruega apuntan a dejar de vender autos a base de combustibles fósiles desde el año 2025, mientras que a partir de 2040 tanto Francia como Reino Unido los prohibirán. Dinamarca tiene desde hace años incentivos para comprar vehículos no contaminantes y China lanzó un gigantesco plan de infraestructura de transportes (trenes, tranvías y autos eléctricos) para reducir sus emisiones. Esta revolución impactará en la demanda de cobre y litio, según coinciden expertos y empresas de Chile, país que es líder mundial en la producción de estos metales.

«Un auto convencional requiere 20 kilos de cobre, pero uno eléctrico necesita 80 kilos», detalla el presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada. «Pero además hay que invertir en redes de distribución eléctrica para los autos y casas, todo lo cual es muy intensivo en cobre, por lo cual en menos de 10 años vemos una disrupción en el mercado muy favorable al cobre», agrega.

El experto de CRU Group, Erik Heimlich, sostiene que en el largo plazo la demanda por este factor podría añadir 260.000 toneladas extras de consumo de cobre al 2025. La entidad proyecta que la industria de vehículos eléctricos tendrá un mayor impacto en la demanda por metal rojo en China, EE.UU., Japón y Corea del Sur. Sin embargo, Heimlich acota que CRU Group no estima un efecto significativo en el precio del cobre del mediano plazo, aunque la cotización sí podría verse afectada «con un sentimiento más positivo en el mercado».

Otro mineral ganador es el litio, que se usa en baterías de híbridos (combustión y eléctrico) como eléctricos. La demanda para esta utilización podría triplicarse o quintuplicarse en las próximas décadas.

«Los países con más potencialidad para suministrar litio para la industria automotriz son Chile, Argentina, Australia y China, además de Bolivia, cuyos recursos, según el Servicio Geológico de EE.UU., son los más grandes del mundo», dice Daniela Desormeaux, gerenta general de la consultora especializada Signum Box.

Según la empresa SQM, la demanda de este mineral para vehículos eléctricos en 2017 será de 52.000 toneladas de carbonato de litio equivalente. La estimación de crecimiento anual es de entre 24% y 28% entre 2017 y 2022, lo que supone que el consumo podría aumentar a 150.000 y 170.000 toneladas en esos años, es decir, más que triplicarse.

Desormeaux estima que la demanda mundial crecerá 12% anual en los próximos 20 años, debido al uso del litio para baterías para autos híbridos y eléctricos.

Esta consultora es más optimista que SQM y proyecta el consumo actual en 200.000 toneladas «y creemos que hacia el año 2025 alcanzará cerca de 600.000 toneladas para luego superar el millón de toneladas hacia los años 2030-2031», señala Desormeaux.

Este cambio se está produciendo a una gran velocidad. En 2016, en el mundo había más de dos millones de autos eléctricos, 100% más que los que había tan solo un año antes. Hasta hace dos años, EE.UU. lideraba en la compra de estos vehículos, pero desde el año pasado es China la que más adquiere automóviles «cero emisiones», en parte por incentivos del gobierno asiático, como por los problemas de contaminación.

Tesla es uno de los principales exponentes en la fabricación de vehículos eléctricos hoy (ver recuadro). Pero no es el único en el negocio. La Agencia Internacional de Energía (AIN) reporta que hay planes para producir este tipo de autos de parte de fabricantes tradicionales como BMW, General Motors, Daimler, Ford, Honda, Renault-Nissan, Volkswagen y Volvo. Y los fabricantes chinos como BYD, BJEC-Baic, JAC Motors, Great Wall o Geely, entre otros; tienen previsto producir unos 4,52 millones de autos cada año al 2020.

Según estima la agencia, «podemos tener circulando entre 40 millones y 70 millones de autos eléctricos al 2025». 

Las inversiones de Tesla y el Model 3.

En julio, la tecnológica Tesla sacó a la venta su Model 3, el primer automóvil eléctrico de esta empresa que vale menos de US$ 40.000. A su vez, la compañía —liderada por el también cofundador de SpaceX y PayPal, Elon Musk — anunció que instalará en el sur de Australia la batería de litio más grande del mundo, con una capacidad de almacenaje de 100 megavatios (el triple que la disponible actualmente). Se prevé que su montaje finalice antes de fin de año.
(El Mercurio / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)