Tendencias

Para Joan Melé, "Google y Facebook no tienen defensa frente a lo humano de la banca ética"

El banquero español preside la Fundación Dinero y Conciencia en América Latina y asegura que este modelo prevalecerá frente al tradicional 

Joan Melé, banca ética
Futuro. Melé busca crear una red de conciencia global. (Foto: Francisco Flores)

En la banca sobra tecnología, pero falta humanidad. Cuando nos dicen que no podremos luchar contra lo que se viene, les decimos que lo que viene lo vamos a crear nosotros». Así de categórico es Joan Melé, banquero español presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, promotor de la banca ética en América Latina, al hablar sobre el futuro del sector frente la irrupción de los gigantes tecnológicos en el negocio.

«Google y Facebook no tienen defensa frente a nosotros. Apelamos al ser humano, a la conciencia y la transparencia. Ellos promueven la inteligencia artificial y el poshumanismo, donde el ser humano queda prácticamente erradicado. Nosotros usaremos la tecnología, pero crearemos una red de conciencia mundial», reafirmó a El Empresario.

El banquero centró su argumento en el éxito creciente de este modelo en España, donde su banco, Triodos Bank, apuesta a una «banca para la gente», que asesore según las necesidades de cada cliente y no por «scoring». «Esto no es solo dar dinero. En España teníamos un cliente que produce naranjas. Cuando tuvo una producción extra y no sabía a quién colocársela le hicimos el contacto con una empresa en Holanda que se las compró. Somos un socio financiero, no es que ‘si no pagas te embargo’. Te ayudo a que crezca tu negocio y así me pagas», destacó.

"Somos un socio financiero, no es que ‘si no pagas te embargo’. Te ayudo a que crezca tu negocio y así me pagas", aseguró Joan Melé

América Latina, Melé comenzó a promocionar con charlas informativas esta forma de hacer banca en 2012 con Chile como punto de partida, hasta que en 2014 dejó el banco español para dedicarse de lleno al proyecto regional.

Impulsar una banca ética no es fácil, reconoce, principalmente porque los empresarios tradicionales miran a corto plazo y «esto es a medio y largo plazo». Sin embargo, asegura que poco a poco, y con un fuerte trabajo de concientización, está ganando terreno. En España, el banco donde trabajaba tiene el ratio de morosidad más bajo del país y durante la crisis de 2008 se incrementó la cantidad de personas que acudieron a él para refugiarse.

«Cuesta, pero lo entienden. En Cataluña me reuní con el productor más grande y distribuidor de productos orgánicos del lugar. Le pregunté por qué no era cliente nuestro y me dijo porque no tenía el préstamo más barato. Entonces, le pregunté por qué yo debía comprar sus productos orgánicos si no eran los más baratos. Me contestó ‘porque tienen otra calidad’ y le dije: ‘Pues el banco también. O sea, tú produces orgánico pero tu dinero está un banco que financia transgénicos’», recordó.

Primer paso

Mientras prepara en Chile el pedido de la licencia bancaria para inicios de 2020, el proyecto ya funciona como plataforma de crowdlending (red de financiación colectiva donde, a diferencia de crowfounding, se devuelve el préstamo) con más de 1.000 inversores y cerca de 120 proyectos financiados.

El plan es comenzar a funcionar como banco en Chile a 2022 para luego, con la experiencia ya adquirida, expandir la red a otros países del continente. «Queremos una red de banca ética latinoamericana, que cada país tenga su banco pero dentro de un holding. Ya tenemos varios inversores de Europa interesados en invertir en esta región», dijo Melé.

Uruguay el camino es incipiente, pero sólido. A fines del año pasado se conformó un grupo de 25 personas que estudian el proyecto y se comprometieron a crear un banco ético en el país. Sus áreas de interés de inversión son cultural, social y ambiental. Los «apoyos» se dirigieron a proyectos para restaurar libros antiguos, rehabilitar viviendas sociales, agricultura orgánica, educación, entre otros. A la par, surgen otros de turismo rural comunitario para recuperar agricultura y cultura indígena en comunidades marginales y en carpeta tiene uno de minería alternativa.

Melé aclaró que en cada país se potenciará iniciativas diferentes de acuerdo a las necesidades locales y a que sean económicamente viables, porque «no hay que olvidar que somos un banco».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)