Recursos humanos

El jefe sin compromiso, un eslabón débil en la cultura empresarial

Un 17% reveló que quiere irse aunque la empresa esté entre los mejores lugares para trabajar, según informe Great place to Work

Jefes
Jefes. Les piden que generen cultura, pero a veces no lo hacen con ellos. 

Pasa hasta en las mejores familias. El dicho popular calza perfecto para describir un fenómeno que ataca a las empresas en Uruguay: jefes no comprometidos o que planean abandonar la compañía, incluso si éstas lideran el ranking de los mejores lugares para trabajar de Great Place to Work (GPTW) Uruguay. Se trata de mandos medios que no quieren seguir en la empresa o que permanecen únicamente por «presentismo» (no creen que sea un excelente lugar para trabajar, pero se quedan), según el informe de GPTW.

El estudio reveló que entre estas empresas, un 9% de los jefes (mandos medios) tiene un alto riesgo de rotación, «no les gusta el lugar donde trabajan y se quieren ir, aún siendo jefes», mientras que otro 8% de quienes ocupan esos cargos experimenta un fenómeno denominado «desapego»: valoran su lugar de trabajo como excelente pero igual se quieren ir.

La investigación también detectó que un 6% de los jefes dijeron estar interesados en permanecer en la empresa pero solo por «presentismo».

En concreto, uno de cada cuatro jefes no está cómodo en la organización donde trabaja y eso «es un gran problema para las empresas», afirmó Fedra Feola, country manager de GPTW Uruguay. Están «desconectados» de la organización y no están dispuestos a dar lo mejor de sí, y muchos ocupan puestos de dirección (jefes o gerentes) con personal a cargo a quienes transmiten esa falta de entusiasmo.

«Ahí es donde hay que trabajar, y mucho», sostuvo Feola, quien agregó: «es donde está el mayor riesgo de estas organizaciones, porque son los jefes quienes contagian al resto de la empresa la cultura del trabajo y el cuidado por el otro, y desarrollan vínculos basados en la confianza. En definitiva, crean y sostienen un excelente clima laboral», agregó.

La investigación detectó, además, una gran diferencia de percepción entre los cargos más altos, como gerentes o directores, y los jefes. En la alta gerencia el desapego, riesgo de rotación y presentismo llega al 2%. Esto implica «una desconexión entre la cultura de trabajo que quiere desarrollar la empresa desde su cargos más altos y cómo la llevan a la práctica en los jefes», dice el informe.

Para Feola, estar «cerca de los jefes no es solo conocerlos, sino estar atentos y respaldar el trabajo, apoyarlos; muchos mandos medios tienen a sus gerentes a distancia, en otros países, y la comunicación no es la misma. Las empresas les piden que generen cultura, pero no lo hacen con ellos», reflexionó. Agregó que también cambia la percepción de los beneficios que les brindan que «cambian con las generaciones». «El crecimiento en Uruguay se asimila al jerárquico y económico, y en las nuevas generaciones, además tiene que ver con desafíos, con adquirir conocimientos, entre otros», finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)