Negocios

Las históricas máquinas de coser Singer dejarán de producirse en la región

La empresa cordobesa Macoser decidió cambia de planes y pasarse fuertemente a la producción de cocinas por la caída de la demanda en su negocio original. 

Declive. Desde la empresa explican que los "cambios culturales" han provocado una reducción del mercado que consume este producto.
Declive. Desde la empresa explican que los "cambios culturales" han provocado una reducción del mercado que consume este producto.

La última fábrica de máquinas de coser desde Alaska hasta Ushuaia dejará de hacerlas. Después de 64 años produciéndolas, la firma cordobesa Macoser decidió discontinuar la línea de tres modelos de Singer y seguirá importando los 15 que ingresa hasta ahora.

La caída de la demanda —que desde la empresa explican por «cambios culturales»— redujo el mercado que consume este producto; actualmente el 80% de la facturación proviene de las cocinas, hornos y anafes que producen.

Fuentes de la empresa explicaron a La Nación que en Argentina se venden entre 80.000 y 100.000 máquinas de coser al año, un mercado «muy limitado para hacer las inversiones que se requieren para competir con la tecnología importada». Los informantes señalaron que la decisión de discontinuar estaba tomada desde hace largo tiempo.

Mercado "muy limitado": en Argentina se colocan entre 80.000 y 100.000 máquinas de coser al año

En la actualidad, dos fábricas en China producen prácticamente todas las máquinas de coser que se venden en todo el mundo. En la última década cerraron todas las que existían en EE.UU., Brasil y México.

En la década de 1960 en Argentina llegaron a existir 14 empresas dedicadas a este rubro. Macoser producía en esos años tres modelos y en los años ‘80 se asoció con un empresario de Buenos Aires y empezaron a fabricar e importar bajo la licencia Singer.

«Siempre seguimos con los tres modelos nacionales, con algunos cambios en la estética e importamos entre diez y quince —describió una fuente—. En 2002, en plena crisis, la decisión estratégica fue volcarnos a las cocinas, un producto de mucho volumen y en el que podíamos competir con China. En un contenedor entran 190 cocinas, en cambio suben 3.000 máquinas de coser».

Con una planta industrial de 30.000 metros cuadrados (m2), Macoser produce unas 160.000 cocinas al año y emplea a 220 personas en San Francisco (Córdoba) y a otras 50 en Buenos Aires. El discontinuar la fabricación de Singer no implicó ningún achique en el personal.

"De quedarnos con las máquinas de coser, ya no existiríamos", explican desde la empresa.

El 70% de las cocinas que fabrica la empresa son con su marca Florencia y el resto para empresas como Alladio (Aurora) y Whirpool (Eslabón de Lujo). En unas semanas comenzarán a producir con la marca Whirpool.

«Cada vez nos integramos más; nos tecnificamos. Sumamos hornos eléctricos y anafes a gas e industriales. El 80% de nuestra facturación viene de la cocción, no de la costura. Si nos hubiéramos quedado con las máquinas, ya no existiríamos», concluyó el vocero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)