PUBLICIDAD

La historia del jinglista de «lo que la Gotita pega» y otros hits

El publicista argentino Rodolfo Sciammarella tiene 79 años y compuso tanto para marcas como para políticos. 

Letra y música. Sciammarella creó 500 jingles en 60 años de trayectoria.
Letra y música. Sciammarella creó 500 jingles en 60 años de trayectoria.

Lo que La Gotita pega, nada, nada, lo despega». «Qué tranquilidad, señora mamá, para sus chiquitos, usted tiene Aspirinetas». «La pausa son cinco minutos y La Virginia es el té». Rodolfo Sciammarella tiene 79 años y es el autor de esos y otros más de 500 jingles. Su lista de canciones publicitarias que se transformaron en hits es interminable. Se lo conoce como «el jinglista» en el ambiente, o como «el maestro» en la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (Sadaic). En esa entidad integra la Comisión de Asuntos Artísticos, abocada a detectar plagios.

Su padre (con quien comparte su nombre) fue autor de más de 100 tangos, casi una decena grabados por Carlos Gardel, más una importante cantidad interpretada por Alberto Castillo y otra parva repartida entre otras figuras como Libertad Lamarque. Compuso la música de 72 películas argentinas. Guionó obras de teatro de revista de las décadas de 1940 y 1950. Fue jinglista para políticos como Hipólito Yrigoyen, Alfredo Palacios, Juan Domingo Perón, Luis Alberto de Herrera (Uruguay), Juscelino Kubitschek (Brasil), Laureano Gómez (Colombia), Richard Nixon (EE.UU.) y Héctor Cámpora. Además cultivó la amistad de Carlos Gardel, Eva Duarte y su marido. Y ganó tres veces la grande de la lotería.

«Cuando murió papá lo velaron acá, en Sadaic. A las seis de la mañana vino Perón con 17.000 periodistas, autos, carrozas; era la primera vez que salía de la casa de Gaspar Campos. ‘Se ha ido un buen muchacho’, recuerdo que Perón me dijo», asegura Sciammarela imitando la voz ronca del líder político. «Un día antes papá había echado a los de la triple A de Sadaic», recuerda.

Se podría decir que fue bautizado como jinglista apenas llegó a este mundo. «Cuando nací, en Paraná 936, las hermanas de mi padre me hicieron un jingle, que decía: ‘5 de noviembre, día de emociones y felicidad, al mundo llegó Rodolfito, a quien esperamos con tanta ansiedad’. Fui el único hijo».

Sciammarella toma el premio Golden Brain que recibió este año por su trayectoria en el mundo de la publicidad y comienza a cantar algunos de sus jingles compuestos en los últimos casi 60 años. Se centra en sus principales éxitos; en el repertorio están los Herminio Iglesias, Uvita, La Gotita, Aspirinetas, La Virginia y Trenet, pero también los de Dánica Dorada, Fastix, Koh-i-noor, Baggio, las marchas destinadas a Ricardo Balbín, Ítalo Argentino Luder, Fernando de la Rúa, Domingo Cavallo, Adelina Dalesio de Viola y Carlos Menem.

Tres noches de la semana el jinglista trasnocha y se va a escuchar música, jazz por lo general. En esas instancias suelen intervenir mozos o parroquianos, que le piden que entone un jingle propio o un tango de su padre. Y a esos pedidos se presta de buena gana, como también a contar sus miles de historias según el personaje que se le mencione.

Si es Menem, el cuento se llama «Golf». Si es Herminio Iglesias, el relato se centra en cuando el político le mandó «refrescar» la marcha para otra campaña. Si es De la Rúa, todo gira alrededor de la canción «Senador de la Rúa, por experiencia, por trayectoria, por capacidad», que le preparó para 1989 y que vuelve a cantar en forma de valsecito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)