NEGOCIOS

Las heladeras ahora le muestran más contenido al consumidor

Empresas locales ofrecen pantallas LCD transparentes que se instalan en puertas de refrigeradores; Sinergia Tech apuesta a que generen datos

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sinergia Tech. Creó dos de las pantallas que funcionan en heladeras de Salus. Foto: Gentileza Sinergia Tech.

Aún no abrió la puerta de la heladera del supermercado. Mientras piensa qué bebida se llevará, un video se proyecta sobre el vidrio y muestra una campaña de publicidad de la marca. La escena, que puede corresponder a una película futurista se repite a diario en alguno de los tres grandes supermercados montevideanos donde Salus instaló sus tres heladeras con pantallas LCD transparentes en las puertas.

La iniciativa llegó de la mano de Sinergia Tech y comenzó a implementarse en mayo de 2015, recordó Gastón Vizziano, director de operaciones del FabLab tecnológico. «Dos de las tres puertas que tiene la empresa las hicimos nosotros y es un trabajo en conjunto con The Electric Factory, que hace el contenido digital», explicó.

Según Vizziano, el proyecto va más allá de pantallas en las heladeras. Por ejemplo, esta semana le instalaron sonido para que al abrir la puerta suene la canción de la nueva campaña de Salus de aguas tropicales a cargo de Agustín Casanova, cantante de Márama. El costo de las puertas está entre US$ 4.000 y U$ 6.000 y se hacen a medida de cada cliente.

Pero Sinergia Tech no es el único jugador del mercado. La empresa Inversia comenzó a importar pantallas transparentes en mayo de este año y las ofrece en tamaños que van desde 21 a 80 pulgadas. Las que aplican para las heladeras son las de 44 y la empresa las ofrece con la opción de incluir WiFi y así modificar el contenido en forma online.

«Además, nuestras pantallas tienen sonido y son touch screen, lo que permite la interacción. Solo hay que usar un software que es el mismo que se utiliza en un celular, tablet o una computadora touch», aseguró Sebastián Puentes, uno de los directores de la empresa. El rango de precios va de US$ 1.000 a US$ 5.000 en la modalidad de compra, pero la empresa ofrece la opción de alquiler.

Más que una puerta

Para Vizziano, el proyecto es también una oportunidad de aplicar Internet de las Cosas en puntos de venta y transformar las heladeras en fuentes de información. Por ejemplo, mediante sensores internos se puede destacar en la pantalla cuál de las botellas en el interior está más fría o con cámaras exteriores y software de reconocimiento facial se puede saber si quien adquiere los productos es hombre o mujer y el rango de edad, detalló.

«Ya desarrollamos y están en etapa de testeo, sensores de posición en los estantes que brindan datos de horario de consumo y de stock en tiempo real. Entonces, mediante WiFi se podría conectar a la plataforma de la empresa o los reponedores y avisar si hay faltante en el momento», adelantó. La propuesta captó la atención de otras empresas locales e internacionales: Vizziano ya cotizó proyectos con más interactividad para grandes marcas en Argentina, Chile y Paraguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)