EN ACCIÓN

«Hay que salir del círculo de la élite tecnológica»

Experta en controlar la calidad del software, la directora de make IT work, Silvia Nane, habla de una capacidad técnica poco conocida y hasta olvidada por la academia, así como las fallas de los sistemas informáticos,

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Silvia Nane

¿Por qué la mayoría de los uruguayos no sabe que es el testing de software?
Quizá porque en el resto de las industrias más conocidas que usan ingeniería de producto, el control de calidad está embebido en los procesos de forma tan implícita, que a nadie le extraña que en una fábrica de autos alguien se haga cargo de las pruebas de los cinturones de seguridad antes que el auto salga de la fábrica. A nadie le extraña tampoco que un electricista haga mediciones de voltaje antes de conectar una llave térmica. ¿Por qué? porque son disciplinas conocidas desde hace tiempo. Con el software es distinto: si bien todos lo usan, nadie sabe de qué manera se construye. Hay unos muchachos jóvenes que aprenden a usar las computadoras y las programan… y no se sabe mucho más que esa generalidad. Además, la academia tiene una férrea tradición de formar profesionales para las tareas de programación y no para el resto de las actividades de la ingeniería de software. Sin embargo, no es de conocimiento general que el software debe ser probado antes de ser entregado a los usuarios. Pues bien, así como hay ingenieros de control de calidad en otras áreas de la industria, también los hay en el software, y se les conoce como «testers».

¿Cómo se puede hacer un mundo con software más «humano»?
Nos pasa muchas veces que quedamos rehenes de un sistema que «se colgó», y nadie entiende por qué una cosa tan intangible provoca a veces errores catastróficos, o si nos viene una factura que dice que tenemos que pagar diez veces más que el mes pasado, pensamos por qué gastamos tanto y no se nos ocurre que quizá «el sistema» tuvo un error en el cálculo. Sí, es verdad, el software a veces toma dimensiones de un monstruo que todo lo hace y todo lo controla. Es más, es de conocimiento general que tanto en el sector privado como en el público se invierte un montón de dinero en la compra de software, y luego en mantener a ese software funcionando. Y ese dinero, se paga, aún cuando se sabe que los sistemas se siguen «cayendo», o siguen haciendo cálculos incorrectos. O los proyectos de software se siguen atrasando y costando dos o tres veces más. Hay una necesidad tal del software en estos tiempos, que es preferible lidiar con esas cosas a no tenerlo. Ahora es preferible que a veces el celular no tenga señal, que no tener celular. Es preferible un puente, a tener que cruzar un arroyo a nado. En esos dos ejemplos hay dos aplicaciones de la ingeniería que en términos de comparación han generado más comodidad y confort a la gente, que los problemas que a veces han ocasionado.
Diría que al software todavía le falta mucho para lograr (desde lo humano) que en la relación entre confort y problemas gane el confort. Creo que tenemos que salir ese círculo de élite tecnológica que nos hace ver el mundo de una forma muy hedonista. Si en la industria del software se integrara a los artistas para crear las pantallas que no sabemos diseñar, a los editores de estilo para que nos corrijan los documentos que no sabemos redactar, si oyésemos más a los usuarios cuando nos dicen qué necesitan y no nos sintiésemos que somos quienes salvaremos al mundo del uso de cosas arcaicas, como el papel o la comunicación presencial, podríamos empezar a construir software más «humano».

¿Te dedicas a contribuir en lo social con la actividad de testing?
Creo que lo social es inherente a ser parte de una sociedad. No sé si uno se puede permitir la opción de no contribuir. En make IT work el 70% de nuestro staff compuesto por gente que tiene aquí su primera experiencia laboral. Traba-jamos con Foundataion Forge y con el Proyecto Nahual, integrando a los gurises que salen de sus cursos técnicos a nuestro personal, y los integramos a un programa de formación que mezcla aspectos de ingeniería de software con participación en proyectos, y luego de unos seis meses son evaluados con certificaciones internacionales de testing de software. Ese esquema aporta a la sociedad recursos profesionales, y con calificación certificada internacionalmente. En términos empresariales, estos jóvenes son gestionados por personas con mucha experiencia en software y gestión de proyectos, y de esa forma se logran equipos de trabajo altamente eficientes y productivos.

¿Qué te enoja o denuncias con o sin mea culpa en el rubro que te mueves?
Con mea culpa sin duda, porque decidí quedarme en la industria, pero desde un lugar distinto. Más que denunciar, reclamo más integridad y respeto por el dinero que la industria del software cobra en relación a la calidad de sus productos. Pero como el reclamo no es suficiente, además me dedico a hacer algo por eso, trabajando en el control de esa calidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)