Guerra por el negocio de los satélites al espacio: ¿cómo están los precios?

La empresa alemana RFA desafía a Spacex de Elon Musk.

Satelites
Satelites. EE.UU. domina el mercado pero ahora Alemania le sale al paso. 

La empresa alemana RFA anunció su plan de construir cohetes y microlanzadores para transportar satélites al espacio a un costo de 3 millones de euros por lanzamiento, para convertirse en el proveedor comercial más económico en su ámbito.

La firma, Rocket Factory Augsburg (RFA), ofrecerá servicios comerciales de lanzamiento de satélites en órbitas terrestres bajas y ha comenzado a fabricar los primeros prototipos. En medios alemanes se ha apodado ya a sus naves «cohetes-Aldi» en alusión a la cadena de supermercados germana de bajo costo.

Esta nueva empresa, fundada en 2018 en Augsburgo (sur del país), se plantea contar con un prototipo para ser lanzado en 2022. A partir de ese año enviará entre 20 y 30 cohetes anuales e irá aumentando los lanzamientos hasta llegar, en 2030, a uno por semana.

De acuerdo con su comunicado, se está abriendo un mercado de US$ 1.000 millones que atrae cada vez a más inversores.

Los cohetes de RFA —que forma parte del grupo OHB, una multinacional europea centrada en tecnología espacial— podrían transportar hasta 1.300 kilogramos de carga en cada lanzamiento y el costo por kilogramo sería de alrededor de 2.500 euros; estiman que ofrecerían un precio hasta tres veces más bajo que la competencia.

Lanzamiento Falcon 9. Foto: EFE
Competencia. Las empresas no compiten con SpaceX donde el negocio se orienta al transporte de grandes masas. (Foto: EFE)

Por el momento sus cohetes se encuentran en la primera de tres fases de construcción, han comenzado a realizar los prototipos del motor.

Competencia a EE.UU.

De acuerdo con su comunicado, se está abriendo un mercado de US$ 1.000 millones que atrae cada vez a más inversores.

Los vehículos de lanzamiento pequeños cada vez desempeñan un papel más importante en el uso comercial del espacio por proveedores privados.

Sin embargo, gran parte de ese capital va a empresas estadounidenses; según sus datos, de los US$ 15.700 millones que invirtieron en 2020 en todo el mundo en 252 compañías espaciales, US$ 9.400 millones fueron a empresas estadounidenses.

«No queremos dejar este lucrativo mercado a EE.UU. puesto que nosotros podemos aprovechar al máximo las ventajas de costos de la producción en serie y construir cohetes como si fueran coches», explicó el director general de OHB, Marco Fuchs.

Debido a la gran demanda y oportunidades de inversión en este prometedor mercado, ahora abrimos la posibilidad de que otros inversores participen en el crecimiento de Rocket Factory», añade.

La startup alemana ha iniciado una ronda de búsqueda de financiación para conseguir 25 millones de euros.

Sobre su «principal competidora» —la compañía espacial SpaceX de Elon Musk— RFA señala que mientras el modelo de negocio de ese rival se orienta al transporte de grandes masas, el suyo se centrará en cargas de menor tamaño.

Contrato con la ESA 

La RFA firmó un segundo contrato del programa de ayudas y servicios de transporte espacial comercial (ESA Boost!), con el que la Agencia Espacial Europea (ESA) impulsa a las empresas que prestan servicios de transporte espacial.

Las ayudas de la ESA estarán destinadas a facilitar la producción y las pruebas de la etapa orbital del cohete RFA ONE, que se encargará de transportar pequeños satélites a órbitas terrestres bajas a partir de 2022. La empresa ya firmó un contrato ESA Boost! para realizar las pruebas para la primera etapa del cohete con el apoyo de la Agencia Espacial Portuguesa y del CEiiA, un centro portugués de ingeniería y desarrollo tecnológico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados