Mundo

La guerra comercial con EE.UU. empuja a las empresas chinas al éxodo

Compañías emigran a destinos de Asia, Europa y América.

Olympus. El fabricantes de cámaras fotográficas es una de las compañías extranjeras que desmontó su cadena de producción de China.
Olympus. El fabricantes de cámaras fotográficas es una de las compañías extranjeras que desmontó su cadena de producción de China.

Frente a los aranceles que Donald Trump está imponiendo a los productos chinos, numerosas empresas del país se han visto obligadas a deslocalizar su producción a Vietnam o México, una consecuencia de la guerra comercial con EE.UU.

Washington, citando su enorme déficit comercial con China, impuso en julio y agosto aranceles del 25% a productos chinos importados por valor de US$ 50.000 millones anuales y tiene previsto imponer nuevos aranceles por US$ 200.000 millones. Para escapar a ellos, empresas chinas decidieron fabricar sus productos fuera del país, entre empresas de neumáticos, plásticos o de textiles.

HL Corp, un productor de piezas de recambio para bicicletas, anunció el mes pasado el traslado de una de sus fábricas a Vietnam. El objetivo es «reducir y evitar» el impacto de los derechos de aduana estadounidenses, explicó el grupo, asegurando que la administración Trump ataca deliberadamente las bicicletas eléctricas chinas. «Las tasas estadounidenses conducen inevitablemente a las empresas a ajustar su cadenas de suministro cuando, de un día para otro, son un 25% menos competitivas», observa Christopher Rogers, de la consultora comercial Panjiva.

Washington impuso en julio y agosto aranceles del 25% a productos chinos importados por valor de US$ 50.000 millones anuales y tiene previsto imponer nuevos aranceles por US$ 200.000 millones.

La tendencia no es nueva porque la industria china ya está deslocalizando parte de su producción en el sureste de Asia para hacer frente tanto al encarecimiento de la mano de obra local como al endurecimiento de las normas medioambientales.

«Las tensiones comerciales sino-estadounidenses aceleran la tendencia» y este éxodo «alimenta los problemas de desempleo» en China, subraya Cui Fan, director de investigación de China Society of WTO Studies, un grupo de reflexión dependiente del gobierno.

De Vietnam a México.

Los fabricantes Hasbro (juguetes), Olympus (cámaras fotográficas) o Deckers (zapatos) son algunas de las multinacionales que han sacado sus cadenas de producción de China. Pero ahora lo hacen también las propias compañías chinas.

Hailide New Material, que fabrica hilos industriales en una planta en Zhejiang (este), exporta la mayoría de su producción a EE. UU. y a otros países. «Actualmente lo producimos todo en China. Para evitar mejor el riesgo de medidas antidumping y el aumento de aranceles, hemos decidido, tras un largo examen, instalar una fábrica en Vietnam», indicaron los dirigentes del grupo a sus accionistas el mes pasado. La fábrica, una inversión evaluada en US$ 155 millones, que debería incrementar en 50% la producción de la compañía, tomará a cargo los productos destinados a EE.UU.

La industria china de neumáticos atraviesa una coyuntura sombría a causa de las fricciones comerciales. "Una fábrica en el extranjero permite un crecimiento indirecto y escapa a las barreras comerciales", dijo la firma local Linglong Tyre.

Otros ejemplos son una compañía textil se instalará en Birmania, un fabricante de colchones que abre un taller en Tailandia o un fabricante de motores que tendrá una planta en México, según declaraciones a bolsa de los distintos grupos.

Por su parte Linglong Tyre, empresa de neumáticos, aprovechó un crédito a bajo interés para construir una planta de casi US$ 1.000 millones en Serbia, a las puertas de la UE.

La industria china de los neumáticos «vive una coyuntura sombría a causa de las fricciones comerciales», explicó el grupo, citando una nueva investigación antidumping de EE.UU. «Una fábrica en el extranjero permite un crecimiento indirecto y escapa a las barreras comerciales», asegura.

Gran parte de la industria de las bicicletas ya se está desplazando fuera de China, según HL Corp, que asegura que muchos de sus clientes ya se han ido a Vietnam. Las bicicletas eléctricas chinas están el punto de mira de EE.UU. pero también de la Unión Europea, que desde julio les aplica aranceles de entre 22 y 84%, porque considera que las subvenciones públicas chinas al aluminio hacen caer artificialmente el precio de sus productos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º