Informe

Los grandes se adaptan y lanzan sus tiendas de conveniencia

A fines de 2015, entre cuatro marcas sumarán unos 35 locales en diferentes barrios de Montevideo y Costa de Oro; buscan diferenciarse con rapidez, buena atención, calidad del servicio y cercanía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
tiendas de conveniencia

Compra rápida, con un trato amable y personalizado en un espacio agradable y, sobre todo, a menos de cinco cuadras del hogar. La promesa es tentadora y surte efecto. Los nuevos formatos de supermercados de cercanía o conveniencia son una tendencia mundial que encontró en Uruguay terreno fértil para crecer.

El fenómeno comenzó a ganar popularidad hace un par de años con las marcas Kinko y Frog, pero la propuesta había echado raíces mucho tiempo atrás, de la mano de marcas como Macromercado, que lanzó su propuesta Micro Macro en en el año 2000 con locales que van de los 200 a los 350 metros cuadrados. La marca abrió su última sucursal en 2006 y en la actualidad tiene cinco puntos en Montevideo y cuatro en el Interior. Si bien no está en los planes actuales, no descarta ampliar su propuesta en 2016. Otro de los precursores fue Multi Ahorro (luego adquirido por Ta-Ta).

Esta modalidad de retail, que está a medio camino entre el tradicional almacén de barrio y el supermercado, ganó mucha visibilidad con el auge de Kinko, que ya cuenta con 12 locales (y abrirá otro este año) y los cinco locales de Frog (que sumará tres antes de fin de año). El éxito no pasa desapercibido ante las principales grandes cadenas de supermercados, que no se quieren quedar atrás.

Devoto invirtió US$ 6 millones en sus locales de Express. Cuenta con cuatro casas abiertas y planea otros seis antes de fin de año (ocupará en total unas 200 personas). Ta-Ta, en tanto, abrió dos minisúper Tá el último mes y planea dos más en lo que resta de 2015.

El formato de cercanía se convirtió así en una alternativa para seguir creciendo o, como en el caso de Ta-Ta, una respuesta ante el crecimiento de la competencia y una forma de aprovechar la capacidad edilicia instalada de los Multi Ahorro Express, dijo el gerente de marketing de Ta-Ta, Damián Lachaga.

El formato es simple: locales que no superan los 200 metros cuadrados y concentran entre 3.500 y 4.500 productos del surtido diario (paquetes de hasta un kilo y recipientes de hasta un litro).

Las categorías son amplias. Se pueden encontrar frutas, lácteos, fiambres, cortes de carne envasados, snacks, golosinas y comida elaborada, entre otros.

"Se busca un óptimo mix entre amplitud (cantidad de productos) y profundidad (variedad del mismo producto). Además, de acuerdo a la zona es la demanda de productos", explicó Gustavo Rodríguez, director de la consultora IdRetail. A futuro, "los usuarios harán una visita cada 10 días a los supermercados para el gran surtido y la compra diaria o de reposición en estos locales", añadió.

A favor tienen un diseño moderno, la cercanía, cantidad y calidad de productos, rapidez, el nivel de atención y los servicios extras.

"La calidez y cordialidad en la atención es clave. A muchos clientes les gusta generar la empatía con el cajero para la charla diaria", dijo Lachaga. Con esta nueva propuesta, Ta-Ta busca diferenciarse de la cadena y así captar nuevo público. "La denominación Tá surge como una expresión local que denota velocidad", explicó. También se optó por un color diferente: en vez del tradicional rojo y blanco se usó fondo «mostaza» y letras blancas.

La mayoría de los espacios optaron por zonas céntricas y costeras de la ciudad, donde la densidad de población justifica una inversión de este tipo. "Si miramos Montevideo, las pequeñas cadenas que han hecho aperturas apuntan a un nivel socioeconómico más alto", explicó Rodríguez.

Esto también afecta al surtido. Si bien hay productos fijos, se hacen estudios constantes de lo que eligen los usuarios. Devoto Express, que maneja cerca de 3.500 productos en los menos de 200 metros cuadrados, puede cambiar su propuesta en 2016 si el usuario lo pide. "Luego de evaluarlo, veremos si tenemos que ajustar para ofrecer lo que el cliente quiere. Por ejemplo, uno de los productos más vendidos en supermercados es yerba, pero en los Express es el café. Los criterios cambian y tenemos que entender bien qué poner según cada público", apuntó Jean Christophe Tijeras, director del grupo.

En su caso, la pospuesta buscará diferenciarse con servicios y productos especiales, con énfasis en comida saludable, libre de gluten, baja en sodio y light, "La primera góndola será de productos orgánicos y luego de vida saludable", indicó Tijeras. La firma ofrece también la posibilidad de acumular hipermillas con sus tarjetas y en breve sumará cajeros automáticos.

Apoyos y desafíos.

A un mes de la apertura de los locales de Ta-Ta, se está midiendo cómo reacciona el público. "Dependiendo de la respuesta de los clientes veremos qué productos ofrecer, incluso cuántos locales más abrir. A 2016 hay 10 lugares posibles, pero no sabemos bien dónde y cuándo abriremos", adelantó Lachaga.

El respaldo de una cadena de supermercados consolidada constituye una ventaja para los sistemas de abastecimiento, que se suelen apoyar en los ya existentes para recibir mercadería. Luego, con camiones propios, se hacen las reposiciones diarias.

Al mirar los precios, las propuestas en general manejan una gama similar a las grandes superficies o algo encima de la media. Según Rodríguez, en otras partes del mundo donde está más afianzado el formato los precios superiores se justifican "porque hay una construcción de valor alrededor de este formato", pero Uruguay no está maduro y aún el consumidor no está dispuesto a pagar un sobreprecio por la practicidad de comprar cerca, aseguró.

El tamaño también puede ser una ventaja para el reclutamiento de personal y la capacitación, además de generar estándares de servicio, apuntó Rodríguez.

Ante este panorama los "chicos" se mantienen firmes. Kinko, por ejemplo, planea sumar cinco locales por año, aseguró Juan Ravecca, responsable de la cadena.

En tanto, en Frog aseguran que la apuesta es seguir creciendo, incluso que sus clientes además de la compra diaria, hagan un surtido en sus locales, indicó uno de los responsables del proyecto. "La cantidad de productos es muy variado. Incluso en Ciudad Vieja tenemos una carnicería frente al local, porque por un tema de metraje, no es posible incluirlo dentro", comentó.

Tanto Kinko como Frog, buscan diferenciarse del resto por horario, ya que ambos aseguran sus productos de 8 a 24 horas.

Grandes marcas o grupos independientes, ninguno quiere quedar fuera de esta tendencia mundial que llegó para quedarse.

Un formato que aún tiene espacio para seguir creciendo

A pesar del gran crecimiento de este formato (a fin de año serán cerca de 35 nuevos locales en los últimos dos años), los responsables de los proyectos aseguran que hay lugar para todos. Juan Ravecca, quien está al frente de Kinko, afirmó: "No creo que afecte, porque en Montevideo hay lugar aún para este tipo de espacios". En su caso, las ventas crecen tanto porque concurren más clientes como por el incremento de las ventas por persona. De hecho, las grandes superficies entienden que el éxito de este nuevo canal no afecta su volumen de ventas. Es más, es percibida como una herramienta para llevar el servicio allí donde el cliente lo necesite.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º