EMPRESAS

Google apunta sus dardos contra Amazon otra vez y potencia su sitio de e-commerce

Los consumidores se saltean al motor de búsqueda cuando quieren explorar productos que desean comprar, lo que amenaza su negocio en varios frentes

Búsqueda en Google. Foto: Reuters.
Búsqueda en Google. Foto: Reuters.

Google se está tomando en serio la competencia con Amazon en las compras en línea, tal como lo hizo en 2013, 2014, 2017 y 2019.

Pero en 2020, a medida que la pandemia de coronavirus continúa afectando a EE.UU., el impulso para crear un mercado de compras en línea para competir con Amazon adquirió nueva relevancia, ya que los consumidores evitan las tiendas y recurren más a Internet para satisfacer sus necesidades de compra.

El jueves 23, Google anunció que tomaría medidas para atraer más vendedores y productos a su sitio de compras al renunciar a las comisiones de ventas y permitir que los minoristas utilicen servicios populares de pago y gestión de pedidos de terceros como Shopify en lugar de los propios sistemas de la compañía. Actualmente, las comisiones en Google Shopping oscilan entre un 5% y un 15% según los productos.

Google suele ser el punto de partida para encontrar información en Internet, pero a menudo ese no es el caso cuando los consumidores buscan algo para comprar.

Más consumidores estadounidenses están recurriendo primero a Amazon para encontrar productos que planean adquirir. Esto ha permitido a Amazon construir un negocio de publicidad en rápido crecimiento, que es una amenaza para el principal motor financiero de Google.

La batalla de siete años de Google para enfrentar a Amazon ha tenido más bajas que altas.

Centro logístico con cajas de Amazon. Foto: Archivo El País.
Sin nombrarlo, los movimientos de Google están claramente dirigidos a desestabilizar a Amazon. Foto: Archivo El País.

En 2013, lanzó Google Shopping Express, un servicio que ofrecía entrega gratuita en el mismo día. Ofreció membresías anuales de US$ 95 para una entrega más rápida, y trató incluso de entregar comestibles. Pero Google finalmente desechó los esfuerzos.

Google Express se convirtió en un centro comercial online lleno de los principales minoristas como Target y Best Buy. En 2017, agregó Walmart a su centro comercial virtual, pero la asociación duró poco.

El año pasado, Google abandonó Google Express para quedarse con Google Shopping y agregó un botón de compra que permite al comprador usar tarjetas de crédito almacenadas con la compañía para completar la transacción sin abandonar el motor de búsqueda.

Este año, Google trajo a Bill Ready, un ex ejecutivo de PayPal, para ser su presidente de comercio y competir más exitosamente con Amazon.

Google anunció en abril que permitiría a cualquiera publicar productos de forma gratuita en su sitio de compras, revirtiendo su política anterior de exigir a los vendedores que compren un anuncio para que aparezcan los productos. La compañía también anunció que esos posteos gratuitos aparecerían en sus resultados de búsqueda. Al eliminar el costo de publicar y vender productos, Google tiene como objetivo hacer que sea más atractivo para los minoristas poner los productos frente a la enorme base de usuarios de su motor de búsqueda.

En una entrevista, Ready dijo que la mayoría de los minoristas ya estaban rezagados en el comercio electrónico antes de la pandemia. Y a medida que más consumidores se volcaron a comprar en línea en los últimos meses, la brecha se ha ampliado y gran parte del crecimiento en las ventas online fue absorbido por un puñado de jugadores.

«Queremos asegurarnos de que vender en línea sea fácil y económico», dijo.

Se espera que los cambios comiencen inmediatamente en EE.UU. antes de extenderse a otros países este año. Google también dijo que los vendedores que tenían un inventario de productos publicados en Amazon podrían trasladarlos a Google sin cambiar el formato de datos.

Si bien todos los movimientos de Google están claramente dirigidos a desestabilizar a Amazon, Ready no mencionó a su rival de Seattle y se negó a pronunciar la «palabra con A» ni siquiera una vez en una conversación de 20 minutos. (Incluso esquivó una pregunta sobre cómo se llama la enorme selva tropical de América del Sur). Lo más cerca que estuvo no fue muy cerca: «Los consumidores se benefician de un ecosistema diverso y próspero de vendedores», dijo. «No hay un jugador que pueda satisfacer todas las necesidades de los consumidores».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados