RR.HH.

Los gerentes no humanos están más cerca

Nuevos avances en inteligencia artificial reavivan este debate del futuro del trabajo

Robot jefe. Al inicio los empleados no se acortumbraron, pero la mayor parte lo terminó valorando. (Foto: Shutterstock)
Robot jefe. Al inicio los empleados no se acostumbraban, pero finalmente la mayor parte lo terminó valorando. (Foto: Shutterstock)

Las decisiones involucran información imperfecta, se toman en tiempo real y abarcan posibilidades casi infinitas. Se transforman con contrapartes que «devuelven la pelota» de manera dinámica, y muy frecuentemente su eficiencia no se puede evaluar ni percibir en el corto plazo.

El primer párrafo bien podría describir un proceso decisorio de cualquier día en una empresa. Sin embargo, corresponde al último desafío que se planteó con éxito la compañía especializada en inteligencia artificial (IA) DeepMind, que días atrás logró derrotar con su programa AlphaStar a los mejores jugadores humanos del mundo en StarCraft.

StarCraft es un videojuego muy complejo de estrategia de guerra donde los jugadores toman en promedio 10 decisiones por segundo (entre ellas, dónde focalizar la atención). Los anteriores logros en IA se basaron en juegos con «información completa», como el ajedrez y el go, donde los dos oponentes tienen los mismos datos. Además, en el go y el ajedrez se puede evaluar matemáticamente quién lleva ventaja, jugada a jugada, con alto nivel de precisión.

Según un reporte reciente de Oracle, sí. Junto a la firma de investigación Future Workplace, halló que 93% de las personas confiaría en un robot como jefe

En el StarCraft esto no es posible: a menudo una victoria es el resultado de la combinación de cientos de decisiones que se tomaron varias iteraciones atrás. Se calcula que el juego es más complejo que el go en 1.000 órdenes de magnitud, que a su vez es más complejo que el ajedrez en 100 órdenes.

La irrupción de AlphaStar llegó en un inicio de 2019 repleto de novedades científicas y tecnológicas y fortaleció la hipótesis de que muchas tareas gerenciales podrán ser automatizadas más temprano que tarde. «Cuando uno ve el tipo de problemas a los que se enfrenta un jugador de StarCraft, la estructura se parece mucho a la de dificultades de la vida real en procesos industriales», dijo Azeem Ashar, emprendedor y editor de Exponential View. «Por ejemplo, varios tipos de desafíos que involucran cuestiones de planeamiento y control en el mundo real, logística, operaciones de fábricas, e, incluso, planeamiento general».

Se calcula que el juego Starcraft es más complejo que el go en 1.000 órdenes de magnitud, que a su vez es más complejo que el ajedrez en 100 órdenes

La discusión sobre si los managers serán fácilmente automatizables integra hace años el debate sobre el futuro del trabajo. Ahora logros como el de AlphaStar (que pertenece al conglomerado de Alphabet-Google) acercan el escenario de jefes no humanos. Y algunas empresas lo están probando en forma muy incipiente.

Una de las más conocidas es Zerocracy, que introdujo un chatbot diseñado para ser el jefe de programadores. «Notamos que solo entre 7% y 10% de los errores se debían a problemas técnicos. El resto eran malas decisiones de gestión. La gente olvida cosas, pierde deadlines, no sincroniza bien la información, etcétera», afirmó su fundador, Yegor Bugayenko.

Al principio, a sus empleados les costó un poco adaptarse a la dinámica de un jefe no humano, pero la mayor parte de los programadores lo terminan valorando. «Un sistema detecta con justicia quién es bueno y quién es malo, no hay que complacer a ningún gerente ni quedar bien con nadie, solo focalizarse en la eficiencia».

¿Pasará lo mismo con la mayoría de los trabajadores? Según un reporte reciente de Oracle, sí. Junto a la firma de investigación Future Workplace, halló que 93% de las personas confiaría en un robot como jefe. El porcentaje fue mayor al esperado. Una de las explicaciones es que las personas se están acostumbrando a interactuar con inteligencia artificial en su vida cotidiana (con aplicaciones del celular o dispositivos hogareños como los de Amazon, Apple y Google).

«Cuando uno ve el tipo de problemas a los que se enfrenta un jugador de StarCraft, la estructura se parece mucho a la de dificultades de la vida real en procesos industriales», dijo Azeem Ashar, emprendedor y editor de Exponential.

El debate se enmarca en una polémica más amplia, que inauguró en 2011 Gary Hamel con un provocativo artículo publicado en el Harvard Business Review, titulado: «Primero, despidamos a todos los managers». Sostiene que el management es, de lejos, la parte menos eficiente de una organización. «Piense en las incontables horas de reuniones, el tiempo que se gasta en supervisar tareas, hacer reportes... la mayoría de los managers trabaja mucho, el problema no son ellos, sino el sistema, que es muy costoso».
Habrá que ver si avances como el de AlphaStar, combinados con otras tecnologías exponenciales como los contratos inteligentes basados en blockchain o los avances de la computación cuántica, siguen sacándole cuerpos (cibernéticos en este caso) a la organización gerencial humana y a qué velocidad ocurre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)