MUNDO

Fuerte incremento de casos de coronavirus hace temer a los clásicos mercados navideños en Alemania

Comerciantes se verían forzados a cerrar sus tiendas de cara a la zafra a raíz de las medidas del gobierno para frenar los contagios de COVID-19

Mercado navideño Striezelmarkt de Dresde. (Foto: AFP)
Mercado navideño Striezelmarkt de Dresde. (Foto: AFP)

El pan de especias, las castañas y el vino caliente están preparados para colmar los mercados navideños alemanes, que este año parecen de nuevo amenazados por el aumento de casos de COVID-19 en el país.

En el Striezelmarkt de Dresde (este), el mercado navideño más antiguo de Alemania, la incertidumbre es absoluta a pocos días de su apertura, tras haber sido cancelado en 2020.

«No puedo describir lo que estamos viviendo actualmente», indicó a AFP Karin Hantsche, que vende ahí el tradicional pan de especias desde hace 32 años. «No dormimos por las noches, estamos tensos y muy nerviosos», añade.

Los mercaderes se afanan en la decoración de sus estands de madera para acoger al público a partir del lunes próximo.

No obstante, corren el riesgo de tener que desarmar en cualquier momento sus tenderetes. Frente a una nueva oleada de la pandemia Alemania prepara medidas para tratar de contener el repunte de COVID-19.

Los vendedores esperan nerviosos estas decisiones, que podrían frustrar sus esperanzas. Múnich ya anunció la cancelación de su mercado navideño, uno de mayores del país, puesto que en la región de Baviera los nuevos casos de coronavirus se han disparado.

Futuro en juego

Locales cerrados en el mercado navideño Striezelmarkt de Dresde. (AFP)
Locales cerrados en el mercado navideño Striezelmarkt de Dresde. (AFP)

Para Hantsche, cuya empresa factura el 50% de sus ingresos durante el periodo navideño, la clausura del mercado de Dresde significaría un desastre. «No todos sobrevivirían a esto, y en mi caso, no estoy segura», destacó.

«Estamos preparados para despedir de inmediato a todo el personal si la situación pandémica así lo exige. Pero necesitaríamos algún tipo de compensación por los costos y, por ahora no se prevé ninguna» explica Hantsche.

El índice medio de incidencia durante una semana en Alemania ha subido a más de 300 casos. En Sajonia (este), cuya capital es Dresde, aumentó hasta un nivel alarmante, 759.

«La oleada que vendrá eclipsará a las anteriores», advirtió por su parte el gobernador de este «land», que antes integrara la RDA, Michael Kretschmer.

Adaptarse

Las ciudades intentan adaptarse a esta situación, reestructurando sus mercados navideños: en Leipzig, el alcohol será prohibido, en tanto que en Núremberg, el mercado se reducirá y descentralizará hacia otras partes de la ciudad.

Pero, sería imposible implementar estas medidas en el Striezelmarkt que no tiene un cerco perimetral ni tampoco un control de entrada al recinto, arguyen los comerciantes.

Markus Harich, quien vende desde hace tres décadas vino caliente en el Striezelmarkt, da los toques finales a su estand en tanto confiesa su aflicción. «No sabemos qué pasará. ¿Abriremos? ¿Cambiarán el reglamento?», se pregunta.

Él también ha sufrido «noches de insomnio», preocupado por el futuro de su comercio. «La mercadería fue solicitada, pero nadie nos brinda la menor información. Por ahora nos hemos quedado solos», se lamenta. 

Un negocio de US$ 3.400 millones a US$ 5.700 millones

Antes de la pandemia, los mercados alemanes recibían a unos 160 millones de visitantes por año y sus ingresos fluctuaban entre los 3.000 y 5.000 millones de euros (entre US$ 3.400 y US$ 5.700 millones), de acuerdo a la asociación de comerciantes del sector. Las cancelaciones de 2020 provocaron grandes pérdidas económicas.
La alcaldía de Dresde debe evaluar la situación el 25 de este mes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados