informe

Fuera de oficina: experiencias memorables para fortalecer el trabajo en equipo

Ante los desafíos en el actual escenario de los negocios, las empresas recurren a dinámicas de team building
lúdicas y descontracturadas para estimular liderazgos y sinergias entre sus colaboradores 

El sueño del pibe. Los torneos de penales en el Centenario es una de las prácticas que equipos orientados a resultados protagonizan.
El sueño del pibe. Los torneos de penales en el Centenario es una de las prácticas que equipos orientados a resultados protagonizan.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los desafíos que traen la disrupción tecnológica, la innovación, las reestructuras o las expansiones de oficinas y personal, provocan la necesidad en las compañías de forjar mejores liderazgos y estimular el trabajo en equipo. Por eso, las empresas uruguayas están recurriendo a experiencias —preferentemente fuera de la oficina— para reforzar las habilidades «blandas» de sus colaboradores y potenciarlos en la conquista de las metas de la compañía.

¿Qué buscan las empresas cuando convocan a sus equipos a navegar en canoa en un arroyo? ¿O cuando los invita a competir en concursos de gastronomía a lo MasterChef? La respuesta es: desarrollar el liderazgo, fomentar el diálogo, descubrir talentos ocultos, lidiar con la frustración, así como cimentar la confianza, la cohesión y la colaboración. Incluso un contexto adverso o turbulento como el que viven muchas empresas, representa una ocasión para trabajar estas dinámicas.

«Es que el conflicto también es una oportunidad», razonó José Ramírez, director de Experiencias Corporativas de Improfit. «Si sabés que vas a tener un año complejo, te preparás desde el punto de vista de la comunicación con tu gente para sembrar el campo para las conversaciones difíciles que podés llegar a tener», dijo como ejemplo.

Las experiencias van desde campeonatos de penales en estadios profesionales, competencias de "búsqueda del tesoro", juegos de rol, concursos de cocina, salidas grupales en canoa, o talleres de música. 

La agencia de comunicación corporativa trabaja desde hace años en el diseño de experiencias para empresas de diversos rubros. Entre las prácticas más solicitadas está el taller de música con el grupo Latasónica, donde los colaboradores observan a los artistas, aprenden y ejecutan al final una música que interprete «lo que el cliente quiere escuchar». Durante el proceso, «las personas se predisponen a formarse en las habilidades necesarias para lograr esa música que el cliente quiere escuchar», dijo Ramírez.

Uno de los ejemplos que recordó el ejecutivo involucra un «cambio de timón» en un banco local. El caso inspiró una travesía en el buque escuela Capitán Miranda. El equipo del banco aprendió con la tripulación la importancia de ser polifuncional en una embarcación; además trazó una hoja de ruta —para llegar a destino en la empresa o en un barco se fijan coordenadas y se evalúa el contexto— que los llevó de Montevideo a Punta del Este. Ramírez indicó que las experiencias «memorables» promueven que la persona tenga «la apertura suficiente para incorporar conocimientos, y eso es un paso enorme para lograr objetivos».

Para interiorizar el "cambio de timón", un banco llevó a su equipo a una travesía en el Capitán Miranda hace algunos años. 

Para muchos futboleros, jugar en el Centenario es un anhelo. Y el sueño se concreta para algunos grupos de trabajo de empresas financieras, aseguradoras, y de otros sectores orientados a resultados, que participan de campeonatos de penales en el emblemático estadio.

La «narrativa» de esa experiencia condice con lo que se busca despertar en los equipos: el sentirse desafiados y buscar la gloria, comentó Ramírez.

Outdoor training. Apunta a forjar la confianza del equipo.
Outdoor training. Apunta a forjar la confianza del equipo.

Lúdico

Un ejercicio similar realizó Advice. La consultora, que ofrece servicios de team building, llevó a sus 60 colaboradores a Colonia para que participaran de actividades dirigidas al trabajo en equipo, entre ellas, un torneo de penales en el estadio Suppici y una competencia con carritos de golf por Colonia del Sacramento, relató la gerenta de Capital Humano, Claudia López.

La dinámica de juego es un ingrediente clave en el éxito de estas experiencias. Ese tono lúdico obedece al hecho natural de que «a todos nos gusta jugar», porque implica desafíos para las personas a la vez que se divierten, analizó López. Pero el énfasis no está en la recreación sin más, sino que cada actividad —como la salida en grupo a navegar en canoa o las clásicas «búsquedas del tesoro»— cierra con una devolución respecto a lo que el equipo logró o no.

Mientras, los juegos de rol son apreciados porque reflejan las distintas personalidades dentro de un equipo. «En el juego no se puede ocultar la realidad, uno se comporta como es en su trabajo», evaluó Lucía Corradi, codirectora de Impacta Consultora, firma que realiza ese tipo de talleres.

Competencias. El enfoque lúdico facilita el aprendizaje, dijo López.
Competencias. El enfoque lúdico facilita el aprendizaje, dijo López.

La experta señaló que la tendencia a solicitar servicios de team building surgió con las empresas multinacionales pero que actualmente también las pymes están contratando.

Lejos de advertir una caída en la demanda por el enlentecimiento de la economía, Corradi afirmó que este año «lo que ha subido más y creo que está relacionado (al contexto) son las acciones para el manejo de la incertidumbre y adaptación al cambio».

La consultora, con un enfoque de debriefing —donde el individuo se autodescubre a partir de información y conocimiento que extrae por sí mismo—, aplica dinámicas como el outdoor training. Este ejercicio tiene una modalidad que consiste en armar estructuras con maderas y cuerdas a las que se sube un jugador mientras el resto del equipo sostiene el montaje. El juego opera sobre la confianza.

Ignacio López, gerente de la empresa Ibirapitá Recreación, coincide en que el aprendizaje se facilita a través del juego y la recreación. «Nuestro enfoque es lúdico pero con una mirada adulta», destacó López. La empresa ha trabajado para Nordex, Ta-Ta, Petrobras, Genexus, Coca-Cola y Prosegur, entre otras compañías.

López mencionó que uno de los ejercicios que realizan con los equipos empresariales es el ensamblaje de unos autos a pedal. «Se les entrega una caja cerrada y la gente no sabe qué es. Al final, se trata de ensamblar un auto pero también tienen que generar la identidad corporativa» del fabricante del coche, detalló. El objetivo es trabajar la cultura organizacional, y enviar el mensaje de «pedalear juntos». Son historias que funcionan porque resultan «una metáfora de la vida de una organización».

MasterChef. Los concursos de cocina son otra práctica habitual.
MasterChef. Los concursos de cocina son otra práctica habitual.

Vencer la resistencia inicial

Las presiones laborales y personales que experimentan los integrantes de un equipo pueden lastrar el desempeño grupal. Por eso muchas empresas recurren al team building para trabajar la inteligencia emocional y la capacidad para resolver conflictos de los colaboradores. El problema es que al tratarse de temas emocionales o particulares, las personas no siempre están dispuestas al inicio a participar de los ejercicios. Según Lucía Corradi, codirectora de Impacta Consultora, los facilitadores tienen como misión derribar esa barrera. «La resistencia va a estar, y más en el uruguayo», alertó. Para desatascar esas situaciones se aplican dinámicas «rompehielos», afirmó Claudia López, gerenta de Capital Humano de Advice. López sumó la importancia de los líderes que se involucren en estas actividades, donde toman un rol distinto al que ejercen en la oficina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)