EN ACCIÓN

El trabajo de FNC para ser parte de la solución ante el COVID-19

La compañía debió cambiar rápidamente el rumbo de sus acciones para cuidar a sus más de 1.000 colaboradores directos y contribuir con los más afectados por la pandemia.

FNC
El Programa Valor de Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) tiene como objetivo reducir la inequidad social.

Desde el registro de los primeros casos de coronavirus (COVID-19) en Uruguay, hecho que provocó una situación de emergencia nacional, distintas empresas han tenido que adaptarse rápidamente a un escenario totalmente inesperado y decidieron tomar varias medidas para ayudar a quienes más lo necesitan, como es el caso de Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC).

«Desde FNC sentimos la responsabilidad de mantenernos cerca de aquellos actores que, de alguna u otra forma, hacen posible que nuestra compañía siga de pie y creciendo, después de más de 150 años», expresó la responsable de Asuntos Corporativos de FNC, Gabriela Cibils.

Como parte del Programa Valor de FNC, que tiene como objetivo reducir la inequidad social por medio de aspectos clave como la educación, el empleo, la alimentación y la salud, se ha logrado sumar esfuerzos para realizar un importante aporte a la comunidad, en tiempos de coronavirus. A modo de ejemplo, la compañía consiguió transformar su principal materia prima, la cerveza, en alcohol sanitizante al 70%, que fue distribuido por el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) entre los sectores más vulnerables de la población. Para llevar adelante esta tarea, junto a la empresa Márgenes del Río, fueron utilizados 12 mil litros de bebida para elaborar cinco mil unidades de medio litro de alcohol.

Según explicó Cibils, esta contribución se suma a otras 5.000 unidades que se donaron previamente al Sinae y a diferentes donaciones que tuvieron otros destinatarios, como los clientes minoristas, empleados de los distribuidores, cervecerías, centro de distribución y malterías. Asimismo, se entregaron tapabocas reutilizables a los ciudadanos de Minas en Lavalleja, lugar de origen de la cerveza Patricia, y se colaboró con más de 12.000 latas de malta y 8.000 paquetes de cocoa para que el Instituto Nacional de Alimentación (INDA) y el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) repartan a cientos de familias en todo el territorio nacional.

«Sabores de Olla» fue otra de las iniciativas solidarias llevadas adelante en este marco, por parte de cerveza Patricia. Esta acción, que continuará hasta septiembre, está a cargo de miembros del equipo de Patricia y voluntarios de FNC, quienes preparan junto a cocineros locales comidas calientes para personas en situación de vulnerabilidad de Montevideo y Lavalleja.

A nivel interno, la estrategia de trabajo tuvo dos ejes principales, enfocados en el cuidado de la salud de sus funcionarios y la preservación de los puestos de trabajo en los distintos centros de trabajo, malterías, cervecerías y centro logístico, un aspecto fundamental dado el complejo contexto económico en el que se encuentra el país.

Si bien la operativa nunca se detuvo en FNC, a mediados de junio se retomaron las tareas presenciales con el 50% del equipo en las oficinas y el resto continúa bajo la modalidad de teletrabajo. Con el personal dividido en grupos, se desarrollan las tareas bajo estrictas medidas sanitarias que aseguren el cumplimiento de todas las recomendaciones realizadas por las autoridades vinculadas a la Salud para evitar eventuales contagios.

La organización del área de trabajo en estaciones para que se respete el distanciamiento, control de temperatura, uso de barbijo, desinfección y la colocación de dispensadores de alcohol en gel son tan solo algunas de las medidas adoptadas en esta oportunidad.

«El regreso a las oficinas fue voluntario y se buscó que permanezcan en sus hogares aquellas personas que forman parte de la población de riesgo o quienes puedan poner en peligro de salud a algún integrante de su familia. Nos vimos gratamente sorprendidos por la cantidad de trabajadores que se pusieron a disposición para volver y por cómo se ha desenvuelto el equipo de FNC frente a situaciones totalmente extraordinarias, como fue transformar sus hogares en sus lugares de trabajo o adaptarse rápidamente a condiciones laborales distintas. Eso muestra la calidad humana y profesional de nuestra gente», destacó Cibils.​

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados