NEGOCIOS

Fábrica láctea de San José muta a planta química en proyecto de US$ 1 millón

La empresa Lanyvel se expande con nuevo centro industrial en la ciudad de Libertad

Lanyvel
Paso Carrasco. La fábrica continuará elaborando algunos productos y funcionará como centro de distribución.

De producir lácteos a elaborar productos de limpieza y desinfección para industrias, instituciones y comercios. Una fábrica de la ciudad de Libertad, en San José, está dando ese giro tras ser adquirida por la empresa química Lanyvel.

La compañía comenzó su actividad en 2011 enfocada en clientes empresariales —lavaderos profesionales, hoteles y sanatorios, servicios de catering y restaurantes, y empresas del rubro de la alimentación, como tambos y frigoríficos— y funcionaba hasta ahora con una fábrica en Paso Carrasco y oficinas y depósitos en Nueva Helvecia. Con la nueva planta, la operación se irá trasladando «gradualmente» a la Ruta 1, si bien la unidad de Paso Carrasco seguirá elaborando algunos productos y funcionará como centro de distribución, detalló Daniel Panizza, gerente general de la empresa.

En una primera etapa se recuperarán 1.500 metros cuadrados para producción y a futuro se avanzará con el área de depósitos, agregó Panizza. El proyecto en total dará empleo a unas 50 personas.

La mudanza implica el acondicionamiento de la fábrica, aunque las instalaciones ya ofrecían una base aprovechable para el desarrollo de productos químicos. La planta tiene pisos de baldosa, paredes con azulejos y cielorrasos de PVC, además de oficinas y cámaras de frío. El predio donde se ubica abarca 7 hectáreas, y allí se despliegan naves industriales independientes, tres piletas para tratamiento de aguas y pozos semisurgentes.

La puesta en marcha del emprendimiento demandará una inversión gradual cercana a US$ 1 millón y elevará la producción a unas 200 toneladas al mes entre todos los productos.

«La nueva planta va a generar mayormente productos para higiene en la industria alimenticia (básicamente para el sector lácteo y frigoríficos) y después para lavandería y gastronomía profesional», comentó Panizza. La nueva etapa incluirá como novedad la fabricación de productos para consumidores finales, desde jabones para lavar ropa a productos para limpieza de cocinas, de higiene y desinfección de baños, y «cosméticos básicos» (champú, gel de ducha, crema de enjuague y lavamanos en dosificadores). Esta línea retail se venderá en pequeños supermercados, almacenes, barracas y cooperativas agrarias, adelantó Panizza.

Para desarrollar los productos la empresa dedicó parte de la inversión a la compra de una envasadora. También, adquirió una máquina tapadora de botellas y un equipo de ósmosis inversa para procesar agua.

Para la empresa, el enclave industrial se convertirá por su ubicación en un «centro estratégico», gracias a su buena conectividad con otros puntos del país a través de la Ruta 1, y por su cercanía con tambos y frigoríficos.

Las empresas, según Panizza, eligen los productos de la marca por su alta calidad. «Siguen los mismos estándares que las grandes empresas en el mundo. Son productos nacionales con calidad internacional», remató.

Proyección internacional

La expansión de Lanyvel apunta al mercado local, pero también a la exportación. De hecho, la firma ya ha captado interés en Paraguay, Bolivia y Argentina, «pero por nuestra capacidad de producción» no se ha avanzado aún, explicó Panizza, quien resaltó la calidad de exportación de la línea para tambos y de solventes orgánicos. Pero salir a otros mercados es un paso a futuro, aclaró. «Primero hay que tener la casa ordenada para después dar el salto al mundo».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)