NEGOCIOS

Experiencias y fast food, el menú de Johnny Rockets

La cadena de EE.UU. abrirá primer local en Uruguay; prevé cinco en tres años.

Atractivo. Cada restaurante conlleva una inversión cercana a US$ 1 millón.
Atractivo. Cada restaurante conlleva una inversión cercana a US$ 1 millón.

El menú de opciones para los amantes de la comida rápida sumará un nuevo jugador con la llegada de la cadena estadounidense Johnny Rockets. La marca, especializada en hamburguesas, sándwiches, batidos y postres —de sello americano—abrirá su primer restaurante en Uruguay en la zona de Punta Carretas hacia fines de enero, anticipó Patricio Punturero, gerente de Marketing de Johnny Rockets para Chile, Perú y Uruguay.

El plan de la marca a tres años es desplegarse en cinco locales. Se estima que cada apertura conlleva una inversión de US$ 1 millón.

La llegada a Uruguay se da como parte de la estrategia de expansión internacional de la marca que, en 2012, se instaló en Chile y otorgó a sus representantes locales la master franquicia para incursionar en otros países de la región como Ecuador, Argentina y Perú.

Con respecto a las aperturas en Uruguay, Punturero precisó que se harán cumpliendo el «estándar operacional» que caracteriza a la marca, esto es, mantener la excelencia del producto y de la experiencia en sus restaurantes.

Para el cuidado del menú se definió que la marca importe desde EE.UU. las entradas, postres (brownies, apple pie, cheesecake) y milkshakes.

En cuanto al servicio, el concepto es replicar el espíritu de las fuentes de soda del EE.UU. de antaño, «con una atención mucho más amigable, en la que los meseros te saluden cuando entras, y te hacen caritas felices con el ketchup», comentó Punturero. «Son esas pequeñas cosas que hacen única la experiencia», recalcó.

Ése precisamente es el atributo con el que la cadena busca diferenciarse de su competencia. «No se trata de sentarse a la mesa y comer, va más allá», definió el ejecutivo.

De antemano, la cadena promete precios accesibles para el público, caracterizado por familias y jóvenes de 18 a 25 años. Por caso, una hamburguesa costará unos US$ 6.

Entre la variedad de hamburguesas, siempre de carne Angus, la «estrella» es la Route 66 (carne, queso suizo, champiñones grillados, cebolla caramelizada y aderezos sobre pan brioche). La casa además ofrece entradas —las clásicas American Fries (papas fritas), Chili Cheese Fries (fritas con salsa de queso cheddar y chili) y aros de cebolla—, ensaladas y sándwiches. Los milkshakes son otros de sus productos icónicos, destacó Punturero.

Y, aunque la cadena trabaja con la línea de refrescos Coca-Cola, le permite al cliente darle su toque personal a la bebida con «shots» de sabores, por ejemplo, vainilla.

De hecho, la variación de los sabores incluso adaptándolos al paladar local es una fórmula que sigue la marca a través de ofertas limitadas. En Uruguay, «jugaremos mucho con el dulce de leche», anticipó Punturero. «Jugamos mucho con ese concepto para ligar el producto a la experiencia», recalcó.

De vender ropa a crear un imperio gastronómico

ohnny Rockets tiene hoy más de 350 franquicias y locales propios en 32 países. Según su sitio web, cada año la compañía vende unos 17 millones de hamburguesas. El origen de la cadena se remonta a los años ‘80 cuando Ronn Teitelbaum, un vendedor de moda masculina, decidió cambiar de rubro lanzándose al entonces incipiente negocio del fast food. Con Johnny Rockets nació un menú clásico americano y un concepto que devolviera al público a tiempos más tranquilos. El primer local abrió en Los Ángeles, el 6 de junio de 1986. El nombre «Johnny Rockets» surge de la fusión del héroe Johnny Appleseed y del modelo Oldsmobile 88 de Ford, al que se describía como un «cohete». «Encarnan el concepto de la clásica cultura americana y la promesa del futuro», explica la cadena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)