OPINIÓN

El elogio a los líderes falibles

Biden, a diferencia de Trump, es capaz de admitir un error.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores

La semana pasada, Joe Biden hizo una broma improvisada que podría interpretarse como que da por hecho los votos de las personas negras. No fue para tanto: Biden, quien cumplió con cabalidad su cargo durante el gobierno de Barack Obama, ha tenido desde siempre una fuerte afinidad con los electores negros y ha insistido en emitir propuestas políticas destinadas a disminuir las brechas en la riqueza y la salud con base en la raza. De cualquier modo, Biden se disculpó.

Y, al hacerlo, dio poderosas razones para elegirlo a él en lugar de a Donald Trump en noviembre. Biden, a diferencia de Trump, es capaz de admitir un error.

Todos cometemos errores y a nadie le gusta admitir que se equivocó. Sin embargo, enfrentar los errores pasados es un aspecto fundamental del liderazgo.

Por ejemplo, piensen en el cambio en los lineamientos sobre los cubrebocas. En la fase inicial de la pandemia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) les dijeron a los estadounidenses que no era necesario usar tapabocas en público. Sin embargo, a principios de abril, los CDC cambiaron de opinión en vista de nueva evidencia sobre cómo se propaga el coronavirus; a saber, que también pueden contagiar a las demás personas que no presentan síntomas. Así que recomendó a toda la población usar mascarillas de tela al salir de casa.

¿Qué habría pasado si los CDC se hubieran negado a admitir que se habían equivocado y hubieran mantenido sus recomendaciones iniciales? La respuesta, casi con toda seguridad, es que el número de personas que han fallecido de COVID-19 hasta la fecha sería mucho más elevado. En otras palabras, negarse a admitir los errores no solo es un defecto de carácter, sino que puede conducir al desastre.
Y eso es exactamente lo que ha sucedido con Trump.

La incapacidad patológica de Trump para admitir un error —y sí, realmente se eleva al nivel de patología— ha sido evidente desde hace años y ha tenido graves consecuencias. Por ejemplo, lo ha convertido en un blanco fácil para dictadores extranjeros, como el norcoreano Kim Jong-un, quienes saben que, sin ningún problema, pueden incumplir cualquier promesa que Trump piense que le han hecho. Después de todo, si Trump condena las acciones de Kim, eso significaría admitir que se equivocó al afirmar que había logrado avances diplomáticos.

Sin embargo, se necesitó una pandemia para demostrar cuánto daño puede infligir un líder con un complejo de infalibilidad. No es una exageración sugerir que la incapacidad de Trump para reconocer los errores ha acabado con la vida de miles de estadounidenses. Y parece probable que cobre la vida de muchos más antes de que todo termine.

De hecho, en la misma semana en que Biden cometió su inofensiva metedura de pata, Trump redobló la insistencia en su extraña idea de que la hidroxicloroquina, un medicamento que se usa contra la malaria, puede prevenir la COVID-19 al afirmar que él mismo la estaba tomando, aun cuando nuevos estudios indican que, en realidad, ese medicamento aumenta la letalidad. Puede que nunca sepamos cuántas personas murieron porque Trump siguió promocionando ese medicamento, pero, sin duda, el número está por encima de cero.

A pesar de ello, la extraña incursión de Trump en la farmacología palidece en importancia cuando se le compara con la forma en que su insistencia en que siempre tiene razón en todo ha paralizado la respuesta de Estados Unidos a un virus mortal.

Ahora sabemos que durante enero y febrero Trump ignoró las repetidas advertencias de los organismos de inteligencia sobre la amenaza que representaba el virus. Ni él ni su círculo más cercano querían oír malas noticias y, en específico, no querían oír nada que pudiera amenazar al mercado de valores.

No obstante, lo verdaderamente sorprendente es lo que sucedió en la primera mitad de marzo. Para entonces, la evidencia de una pandemia emergente era abrumadora. Sin embargo, Trump y compañía se negaron a actuar y continuaron con sus declaraciones optimistas, en gran medida, según se sospecha, debido a que no podían imaginarse admitir que sus primeras aseveraciones habían sido erróneas. Cuando Trump finalmente, aunque de manera muy breve, se enfrentó a la realidad, ya era demasiado tarde para evitar un número de muertes que está a punto de superar los 100.000 decesos.

Puede que lo peor esté todavía por venir. Si no se sienten aterrados por las fotos de las grandes multitudes reunidas durante el fin de semana del Día de los Caídos que no llevan cubrebocas ni practican el distanciamiento social, no han estado poniendo atención.

Sin embargo, si hay una segunda ola de casos de COVID-19, Trump —quien ha solicitado de manera insistente que se relajen las medidas de distanciamiento social a pesar de las advertencias de los expertos en salud— ya ha declarado que no exigirá un segundo confinamiento. Después de todo, eso significaría admitir, al menos implícitamente, que, para empezar, se equivocó al presionar para que hubiera una pronta reapertura.

Esto me regresa al contraste entre Trump y Biden. En ciertos sentidos, Trump es una figura tan patética que inspiraría lástima si sus defectos de carácter no estuvieran causando tantas muertes. Imaginen cómo debe sentirse ser tan inseguro, tan falto de autoestima, que no solo siente la necesidad de alardear todo el tiempo, sino que además tiene que afirmar que es infalible en todo.

Biden, por otra parte, aunque no sea el candidato presidencial más impresionante de la historia, sin duda es un hombre que se siente a gusto consigo mismo. Sabe quién es, razón por la cual ha podido reconciliarse con antiguos críticos como Elizabeth Warren, y, cuando comete un error, no le da miedo admitirlo.

En los últimos meses hemos visto cuánto daño puede hacer un presidente que nunca se equivoca. ¿No sería un alivio tener en la Casa Blanca a alguien que no sea infalible?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados