NEGOCIOS

El efecto Trump: el 65% de la Torre en Punta ya está vendida

Juan José Cugliandolo, el gerente general de YY Development Group, la desarrolladora detrás de la fastuosa obra, desgrana los ecos del triunfo electoral del empresario en el emprendimiento esteño.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cugliandolo. El 80% de los compradores son argentinos y hacen el negocio con la idea de vivir en la torre, afirmó.

En exactamente una semana, Donald J. Trump dejará de ser «solo» uno de los empresarios más famosos, poderosos y ricos del mundo para convertirse en el 45° Presidente y Comandante en Jefe de EE.UU.

En Uruguay, el fenómeno Trump tiene repercusiones de gran altura. La Torre Trump Punta del Este, un proyecto de 24 pisos, 154 apartamentos de «ultra lujo» y en la que se invertirán US$ 120 millones, ha cobrado un impulso decisivo desde el triunfo electoral del magnate.

En relación al año pasado, los precios de los apartamentos de la torre se incrementaron un 30% o 35% —hoy van desde US$ 550.000 a US$ 8 millones—, mientras que la comercialización ronda el 65% del total de unidades. «Vemos que esta es una de las últimas temporadas de venta», aventuró Juan José Cugliandolo, gerente general de YY Development Group, la desarrolladora argentina detrás de la torre.

Los compradores, en un 80% argentinos aunque también hay uruguayos, estadounidenses y europeos, son básicamente (70%) usuarios finales. Los inversores tienen un perfil común: tienen unos 50 años, «aman» Punta del Este y piensan en esa propiedad como un espacio para compartir con su familia.

Cugliandolo habló con El Empresario sobre el proyecto, la única Torre Trump aún en marcha tras la reciente cancelación de obras similares en Argentina y Brasil.

—La Trump Tower fue lanzada hace tres años. ¿En qué punto se encuentra la comercialización?

—Ante todo estamos en un contexto de una temporada excelente en cuanto a que hay una gran cantidad de turistas y en forma paralela por nuestro showroom está pasando una gran cantidad de gente interesada, que está consultando. Incluso se han concretado algunas ventas en estos últimos 15 días (NdR: la nota fue realizada el jueves 5), entonces eso también potencia este enero. En ese marco, de las 154 unidades ya está vendido el 65%.

—En vista de esto, ¿proyecta una mejor verano para su negocio?

—Sí, definitivamente, porque ya el hecho de haber cerrado algunas operaciones en estos días marcó una calidad en el valor del precio medio que es de un 30% o 35% por encima del verano pasado. Creo que acá se juntan, en principio, dos variables: la materialización de la torre, donde ya estamos casi en el piso 24, y el mensaje que comentamos en la marquesina y en nuestro marketing que es el (concepto de) «ultra exclusive» y (la experiencia) «Trump real», que hace que con un 65% vendido la gente perciba la escasez del producto en el corto plazo.

—¿En qué se ha reflejado el triunfo de Donald Trump en este emprendimiento?

—Particularmente el 3 de enero llegó a Punta del Este Eric Trump (NdR: hijo del presidente electo) justamente para visitar e impulsar el emprendimiento, para una vez más —y como todos los veranos— estar cerca de quienes han comprado en forma exclusiva. Entonces el (efecto) post-elecciones para nosotros sigue siendo lo que significa y representa un negocio, en nuestro caso como desarrollo inmobiliario, y en ese sentido, fortalece aún más que Eric Trump venga cuando su padre está a pocos días de asumir la Presidencia. Entonces fortalece y confirma una vez más lo que significa el valor de este emprendimiento para los que ya lo eligieron.

—Más allá de lo simbólico, ¿cómo repercutió lo electoral en los precios de las unidades?

—Te diría que lo torna aún más exclusivo porque Trump Tower Punta del Este es la última torre hoy por hoy (asociada a la marca Trump) que está comercializándose y en construcción. Entonces por un lado vemos que se potencia; hoy el precio del metro cuadrado está en los US$ 5.500 o US$ 6.000, lo que, comparado con la temporada pasada, muestra que hubo un recorrido alcista de un 30% o 35%.

—¿Cuáles son los valores hoy?

—Hoy el piso arranca en US$ 550.000, por una unidad de 100 m2, y el penthouse, de 800 m2, está en los US$ 8 millones.

—¿En qué medida la torre beneficiará a Punta del Este como destino turístico?

—Este emprendimiento consiste en residencias y no en un hotel, pero la Trump Tower es un edificio icónico, muchas veces los turistas pasan a tomarse una foto con nuestra marca, entonces creo que viene en definitiva a darle calidad a este destino tan exclusivo. Es entendido como un valor agregado y eso es lo que buscamos.

—¿Qué planes tiene su desarrolladora para la firma Trump considerando por ejemplo la suspensión de proyectos bajo esa marca en Argentina y Brasil?

—Nosotros somos una empresa que está más que comprometida con esta torre y la marca Trump y en busca de consolidarse así como lo está haciendo. Está claro que quien asume las responsabilidades y los cambios es Donald Trump; la organización seguirá claramente en marcha a través de sus hijos y de las próximas declaraciones que ellos o el presidente mencionen. Así que en ese sentido, Uruguay tiene como fortaleza este emprendimiento con la marca Trump en pleno movimiento y crecimiento.

—¿En qué estatus está la torre de Argentina?, ¿Se va a retomar en algún momento?

—El estatus es que está desactivado. Y en un futuro (será) la decisión de Trump Organization cómo avanzar en Argentina o no así como en cualquier otra parte del mundo.

—El hecho de que la obra en Punta del Este siga su curso, ¿puede favorecer la ejecución de nuevos desarrollos de la marca Trump en Uruguay?

—No a mediano plazo. De todos modos hay un gran afecto y aprecio por estas latitudes. Hay que esperar y ver los deseos de la organización a medida que pase el tiempo.

La foto gigante que ya no está

-La gigantografía con la imagen de Donald Trump en los accesos a la torre atraía a muchos turistas. ¿Por qué se retiró?

-Ante las nuevas responsabilidades de él (Donald Trump) cambiamos su foto por una de la torre. Esto obedece a no querer exponer la imagen del presidente electo de EE.UU. en la vidriera de nuestra torre. Esa es la realidad. De hecho, el padrino del emprendimiento y quien nos acompaña constantemente es Eric Trump.

¿La decisión fue voluntaria o a pedido del grupo Trump?

Surgió de nosotros en forma directa y fue bien tomada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)