NEGOCIOS

Dueños de Ray-Ban crean el nuevo gigante de la industria óptica global

Luxxotica se fusiona con la empresa francesa Essilor y crean grupo cotizado en US$ 48.000:.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luxxotica. La dueña de los Ray-Ban van por el negocio mundial.

El grupo francés Essilor, líder mundial de lentes oftalmológicas, se fusionará con el italiano Luxottica, fabricante de gafas de alta gama como las afamadas Ray-Ban, para crear un gigante mundial del sector, anunciaron esta semana ambos grupos.

La fusión formaría un imperio avaluado en US$ 49.000 millones gracias a la capitalización bursátil combinada de las dos empresas.

La futura entidad pesará unos US$ 16.000 millones en volumen de negocios, y tendrá 140.000 empleados en todo el mundo. Su sede estará en Charenton-Le-Pont, en los alrededores de París.

El anuncio hizo que el lunes la acción de Essilor se disparara. A media sesión, en la bolsa de París la acción del líder mundial de lentes oftalmológicas ganaba 13,5% a 115,95 euros (unos US$ 124). Por su lado, en la bolsa de Milán, Luxottica subía 8,19% a 53,75 euros (unos US$ 57,3).

Según el acuerdo, la familia del italiano Leonardo Del Vecchio, de 81 años, presidente ejecutivo Luxottica (fundada en 1961) que controla el 62% del grupo a través del holding Delfin, aportará su participación a Essilor, que lanzará después una oferta de canje sobre las acciones restantes, informaron las dos firmas en un comunicado.

«Finalmente, dos productos que son naturalmente complementarios, como monturas y lentes, serán diseñados, producidos y distribuidos bajo el mismo techo», afirmó Del Vecchio. «Con este acuerdo, mi sueño de crear el mayor grupo de la industria óptica se hace realidad», añadió el empresario, poseedor de un patrimonio personal de US$ 19.000 millones, la segunda mayor fortuna de Italia.

La nueva firma coparía 27% del mercado mundial de la óptica, estimado en unos US$ 121.000 millones en 2015, de acuerdo a datos de la consultora Euromonitor.

Complementarios.

Los analistas de la firma Brian, Garnier & Co calificaron la fusión de Luxxottica y Essilor de «perfecta complementariedad» pues «ambos grupos son líderes en sus respectivas categorías» de lentes y monturas.

Sin embargo añadieron que el nuevo grupo puede «enfrentarse a medidas anti-trust ya que se convertirá en ‘suministrador hegemónico» en el sector.

Los consejos de administración de Essilor y Luxottica aprobaron el pasado domingo este acuerdo que aún depende de la aprobación, previsiblemente en el segundo semestre, de las autoridades de mercados financieros y de competencia de los países involucrados.

Del Vecchio se convertirá en el nuevo presidente ejecutivo del grupo mientras que el jefe de Essilor, Hubert Sagnières, de 61 años, será su vicepresidente, aunque «con el mismo poder», según menciona el comunicado.

Luxottica, fabricante de marcas como Ray-Ban, Oakley y Sunglass Hut, registró una cifra de negocios de unos US$ 9.600 millones en 2015, y tiene 80.000 empleados. La estrategia de la compañía se ha basado en la adquisición de firmas de alta gama lo que la ha llevado a concentrar más del 80% del nicho de las marcas de lujo en el mundo.

En contrapartida, Essilor —que cuenta con unos 61.000 trabajadores— registró un volumen de negocios de US$ 7.100 millones en 2015.

«Nuestro proyecto tiene una motivación simple: responder mejor a las inmensas necesidades de la población mundial en lentes y en protección de la vista», señaló en el comunicado Sagnières, quien también saludó el «matrimonio de monturas y lentes».

Los dos grupos empresariales ya estaban «mentalmente preparados» para fusionarse, ya que desde hace tiempo advirtieron la necesidad de crear un gigante integrado en la óptica, añadió el representante de Essilor.

Al término de la operación, el holding de la familia Del Vecchio se convertirá en el primer accionista de la flamante EssilorLuxottica, con una participación que oscilaría entre 31% y 38%. El consejo de administración estará integrado de forma paritaria por representantes de los dos grupos. En base a AFP Y El Mercurio / GDA

Los artífices del renacer de Ray-Ban

En 1999, las gafas Ray-Ban se vendían por US$ 19 y tenían una baja calidad. Ese año, Luxottica compró la compañía con el fin de reposicionarla. Así, retiró a Ray-Ban de 13.000 puntos de venta para aplicar su experiencia en marcas de lujo como Armani. El plan resultó: Ray-Ban volvió a facturar a gran escala (en 2014 generó US$ 2.231 millones) y, con el paso del tiempo, fue recuperando el glamour de otrora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados