Cafetería

Donut City, una propuesta tentadora

Las típicas rosquillas de EE.UU. trascienden las películas y hace más de un año conquistan a los paladares locales en Donut City.

Crecimiento. A 18 meses de la apertura del primer local, la empresa ya cuenta con tres casas en Montevideo. (Gentileza Donut City)
Crecimiento. A 18 meses de la apertura del primer local, la empresa ya cuenta con tres casas en Montevideo. (Gentileza Donut City)

Los venezolanos Hoover Betancourt, Anacary y Josué Marcano se animaron a sumar a la cocina montevideana una preparación que tenían certeza que se ganaría un lugar en la gastronomía local. El acierto es evidente: hace 18 meses abrieron su primer establecimiento y sus donuts se venden hoy en tres puntos de la ciudad: Centro, Cordón y Pocitos.

«Nuestro proyecto empezó como una cafetería con especialidad en donuts», explica Betancourt y recuerda la apertura de su primer local sobre Carlos Roxlo, un punto de venta que hoy funciona mucho como take away.

En el mirador de la Intendencia de Montevideo también pueden degustarse sus elaboraciones y acompañarse con cafés y jugos.

Variedad. Ofrecen una amplia gama de sabores y pueden ser sencillas, rellenas o con cobertura. (Foto: Gentileza Donut City)
Variedad. Ofrecen una amplia gama de sabores y pueden ser sencillas, rellenas o con cobertura. (Foto: Gentileza Donut City)

Sin embargo, es en Pocitos donde las delicias de Donut City realmente se aprecian en su esplendor (sobre la calle Luis Franzini), con un amplio y colorido local. Donutella (rellena de Nutella y cubierta de crema con avellanas tostadas y malvaviscos), Cinnamoon (con de azúcar y canela) o Frutidonut (rellena con frutilla y crema) son solo algunas de las opciones. Los gustos se multiplican: no faltan las de dulce de leche, crema pastelera o pie e limón. Pueden ser sencillas, con cobertura o relleno (los precios van de $ 75 a $ 110).

Las propuestas oscilan entre $ 75 y $ 110).

Aunque las donuts son las estrellas del menú, sus propietarios sumaron nuevos platos. «En el local de Pocitos ofrecemos comida más elaborada e incluso preparaciones de parrilla», cuenta Betancourt. A los sándwiches y bocatas, sumaron churrasco ahumado o asado de corte inglés («una carne con gusto tropical», al decir del emprendedor). Las porciones se sirven tipo degustación: varios platillos a la vez, como para educar el paladar en nuevos sabores.

«Estamos orientados a la elaboración de las típicas donut yanquis, pero también hacemos un enlace con otras propuestas», puntualiza Betancourt, y adelanta que la expansión a otros puntos de la ciudad está en los planes.

Dónde probar

Franzini 917, de martes a domingo desde las 12:00. Carlos Roxlo 1381, de lunes a viernes de 12 a 19 y sábados de 12 a 18. Mirador IMM, de lunes a sábado de 10 a 16.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)