RR-HH.

Diego Vallarino: "En un buen equipo, un 75% trabaja sobre sus fortalezas"

Invertir en I+D no siempre genera más innovación, sino que depende de las personas, dijo el experto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Medir. Ante la resistencia de los altos mandos, Vallarino aconsejó cuantificar en dinero los cambios en recursos humanos. (Foto: Ariel Colmegna)

De las primeras cinco empresas más innovadoras del mundo —Apple, Google, Samsung, Amazon y 3M— solo una está dentro de las que más invierten en Investigación y Desarrollo (I+D): Samsung, que acompaña a Volkswagen, Intel, Microsoft y Roche. Es que volcar dinero y brindar más tiempo para crear no siempre se traduce en ser más innovador, explicó Diego Vallarino, líder en proyectos de innovación y estrategia de Advice.

Por el contrario, la clave está en generar o encontrar ideas, seleccionarlas, implementarlas y venderlas, una tarea donde hay un gran peso del equipo humano de las empresas. "Es una relación directa (de la innovación) con la potencialidad del equipo de trabajo, para lo cual son necesarios los equipos de alto desempeño", indicó el experto en la charla InnovaRH, organizada por Advice y la Asociación de Profesionales Uruguayos en Gestión Humana.

Según Vallarino, el mayor valor en innovación de las empresas y los productos recae en el modelo de negocio y las redes de valor, lo que significa "una muy buena noticia para América Latina, donde no hay grandes capitales de riesgo para invertir en I+D", dijo.

Generar equipos de alto desempeño implica conocer al detalle a los trabajadores para colocarlos en puestos donde rinden más, pero sobre todo "potenciar las fortalezas". "Un buen equipo implica que un 75% de las personas estén apoyados en trabajar sobre sus fortalezas", dijo.

Pero en los hechos, dos tercios de las personas no pueden identificar sus debilidades y fortalezas y solo un 17% utilizan sus fortalezas en forma consciente, graficó. Y si solo se marcan las debilidades, "el equipo queda desfasado y lo más probable es que no innove", alertó.

El mayor reto y desafío recae entonces en los responsables de Recursos Humanos, que deben identificar a quienes son capaces de innovar en las empresas. "Son los emprendedores, personas que se sienten cómodos en panoramas de riesgo, ambigüedad e incertidumbre. Hay que abrir la puerta a los millennials, los que están más acostumbrados al riesgo, a lo volátil y a que todo fluya mucho más rápido. Ellos serán un 75% de la mano de obra en 2025", sostuvo. No tener claro quiénes son, ni cuántos hay, puede significar no ser empresa innovadora, aclaró.

Muchas veces los altos mandos son reacios a los cambios por los costos que implican. Vallarino recomienda, entonces, medir y cuantificar en dinero para dimensionar la importancia. "Por ejemplo, mostrar que una rotación cuesta 100 entre que alguien debe hacer la tarea del que se va, la búsqueda de sustituto y su capacitación. Y que esto implicará que el vendedor deba vender más para pagar la rotación", puntualizó el experto.

Innovar: el equilibrio entre saber hacer y saber vender

Innovación no es solo generar algo nuevo, sino tener reconocimiento en el mercado y comercializarlo. Para el experto Diego Vallarino, en las empresas eso significa combinar dos tipos de conocimiento, el tecnológico —saber hacer— y el de mercado —entender cómo se puede vender—. "Hay que tener un equilibrio entre los que saben hacer y los que saben vender, porque si falla el primero y el conocimiento se genera afuera, el valor de la empresa queda obsoleto, y se crecerá al ritmo del mercado o menos", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados