CRISIS

Desplome de los museos españoles: visitas bajaron alrededor del 70%

La pandemia por COVID-19 castigó duramente al arte. Las salas de las principales galerías se vaciaron y esto se tradujo en pérdidas millonarias para el sector

El contexto sanitario hace que los responsables de las salas continúen con gran incertidumbre
El contexto sanitario hace que los responsables de las salas continúen con gran incertidumbre

El 2020 pasó a la historia como un año negro para los museos españoles: cayeron en promedio un 70% los visitantes producto de la pandemia de coronavirus, lo que se traduce en pérdidas millonarias para el sector.

La conducta responde a tres factores: la falta de turistas extranjeros, que en el caso de las grandes galerías españolas suponen alrededor de tres de cada cuatro visitas; el cierre completo durante el confinamiento entre marzo y junio del año pasado, y las restricciones de aforo tras la reapertura.

Salas vacías

Hasta marzo, las cifras se mantenían o incluso superaban ligeramente los números de 2019, pero el mazazo de la pandemia para el arte se hizo sentir de manera especial.

Las tres grandes pinacotecas de Madrid registran el peor descenso de su historia, según datos difundidos días atrás: el Museo del Prado pierde un 73 %, el Reina Sofía un 71,8 % y el Thyssen un 67 % respecto a 2019.

El Prado, quinto museo más grande del mundo, pasó de 3,2 millones en la fecha de su bicentenario en 2019 a 852.161 visitantes el año pasado. El Museo Reina Sofía cayó de 4,4 millones a 1,2 millones, mientras que el Thyssen registró 341.008 visitas, 700.000 menos que en 2019.

Las cifras son devastadoras y se traduce en pérdidas millonarias para todos los museos. El Prado calcula que dejará de facturar cerca de 19 millones de euros y el Reina Sofía alrededor de 4 millones.

Las pérdidas no solo se refieren a la disminución en la recaudación por entradas, también incluyen alquiler de espacios, patrocinios y el frenazo de ventas en sus tiendas.

Los museos de ciudades con gran afluencia de turismo, como Barcelona y Bilbao, registran cifras similares. El Guggenheim cayó 73%: de 1,1 millones de personas a 315.908. El Museo Nacional de Arte de Cataluña y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona registraron 210.465 y 86.000 de visitas en 2020, también un 75% menos.

El Museo Picasso de Málaga califica 2020 como su «annus horribilis», con 76% de descenso.

Los datos son algo mejores en las salas de exposiciones. Para la Fundación Mapfre, con sede en Madrid y Barcelona, la caída se reduce al 55 % respecto a 2019, pese a contar con cuatro exposiciones menos.

En total, recibieron cerca de 138.000 visitantes frente a los 309.000 del año anterior.

Incertidumbre

La sensación sobre cómo evolucionará la situación en los siguientes meses es desigual entre sus responsables.

Algunos notan cierto cambio de tendencia en el último tiempo de «ligero y progresivo aumento», como el Reina Sofía, que en diciembre llenó cada fin de semana el aforo de la exposición sobre Piet Mondrian, o el Guggenheim, que volvió a ver colas para acceder sus galerías en Navidad.

En cambio, la Fundación Mapfre detectó mayor afluencia a su centro en Barcelona cuando las restricciones afectaron a la mayoría del sector de ocio, pero luego bajó, y en las últimas semanas notaron un repunte.

Todos coinciden en que las cifras de afluencia mejoraron sustancialmente desde la reapertura en junio, tras el impacto de la primera ola de COVID-19 y cuando la confianza de los visitantes era mucho menor.

El 2020 se saldó con un gran número de exposiciones canceladas o retrasadas y en 2021 se mantiene la incertidumbre.

La mayoría de centros de arte presentaron sus programaciones para los meses siguientes con tendencia a bucear en sus colecciones y depender menos de los préstamos internacionales, un mercado que sigue tocado por las restricciones de movimiento impuestas por la segunda ola en varios países.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados