AFTER - WORK

Delicia austríaca para paladares selectos

Típica de la cocina vienesa y reconocida en el mundo, la torta Sacher se prepara en la pastelería y heladería artesanal que le rinde homenaje con su nombre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tradición. El postre fue inventado en 1832 por Franz Sacher. (Gentileza Sacher Pastelería Europea y Heladería Artesanal)

La torta sacher, un sello de la pastelería austríaca de reconocida fama internacional puede probarse en Uruguay. De la mano de Sacher pastelería europea, esta delicatessen de la cocina vienesa puede adquirirse en Garibaldi 1950, esquina Ramón del Valle Inclán.

Inventada en 1832 por Franz Sacher para agasajar a un selecto grupo de invitados del príncipe Klemens Wenzel von Metternich, este postre trascendió fronteras.

La receta, como se conoce en la actualidad, combina los sabores de dos planchas gruesas de bizcochuelo de chocolate —denso y húmedo— separadas por una generosa capa de mermelada de damasco, recubierta por un glaseado de chocolate.

«Es ideal acompañar la torta Sacher con un copo de crema batida sin azúcar y marida a la perfección con bebidas como el té o el café», puntualizó Diego Sandoval, responsable de Sacher Pastelería Europea y Heladería Artesanal.

La torta austríaca sigue elaborándose en el Hotel Sacher, fundado en 1876 por Eduard, hijo del pastelero creador de la Sachertorte, delicia que hasta hoy se envía a todas partes del mundo.

Quienes han probado las distintas versiones de este dulce, aseguran que la receta local le hace justicia a la austríaca. En Sacher Pastelería Europea puede adquirirse a $ 550 (para unas ocho personas), en porciones o como postre individual.

La casa ubicada en Garibaldi abre todos los días entre las 7:30 y las 20:30 horas. A partir de hoy sumará a sus delicias de pastelería la fabricación y venta de helados artesanales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)