TENDENCIAS

La cuarentena le dio revancha a los alicaídos alimentos procesados

Por comodidad y gratificación, los consumidores en EE.UU. hicieron un paréntesis a sus preferencias por productos orgánicos y comidas fuera del hogar; enlatados y snacks vuelven a llenar los carritos

Mujer come Doritos en su casa, comida chatarra. Foto: Shutterstock.
Los compradores están buscando pizza congelada y cajas de cereal en lugar de verduras orgánicas y granos integrales. Foto: Shutterstock.

Hace solo unos meses, Sue Smith se consideraba una persona que se alimentaba de forma saludable. Comía ensaladas con col rizada y quinoa, contaba calorías, había eliminado el azúcar procesada de su dieta y evitaba los lácteos. Pero en el último mes, cuando la pandemia de coronavirus la hizo confinarse en su casa, esta escritora de Los Ángeles comenzó a comprar y comer de manera completamente diferente.

Durante un viaje a la tienda de comestibles, compró SpaghettiOs, tiró dos cajas grandes de snacks Goldfish en su carrito de compras y se metió de lleno en lácteos. «Estoy comiendo helado, barritas de helado», dijo Smith. «Y esta noche, estoy haciendo una lasaña de espinacas y alcachofas. Tiene muchos lácteos, pero solo necesito el consuelo que obtengo de esa comida en este momento».

A medida que el distanciamiento social del coronavirus se profundiza en EE.UU., se han revertido dos tendencias crecientes que involucran la forma en que las personas comen: la creciente cantidad de dinero gastada en comidas fuera del hogar y la mayor compra de alimentos frescos u orgánicos en los supermercados. Muchos restaurantes han cerrado y los compradores están buscando pizza congelada y cajas de cereal en lugar de verduras orgánicas y granos integrales.

Snacks Goldfish. Foto: Shutterstock.
Las ventas de Pepperidge Farm con sus snacks Goldfish subieron casi 23%. Foto: Shutterstock.

Esa es una buena noticia para las grandes compañías de alimentos como Kraft Heinz y J.M. Smucker, que han tenido problemas en los últimos años para adaptarse a medida que los estadounidenses se alejaban en masa de los alimentos altamente procesados. Ahora, en un momento de crisis, los compradores están recurriendo a viejos recursos para sentirse mejor a los que quizás no hayan recurrido en años o incluso décadas.

Muchas grandes empresas de alimentos como Campbell Soup Co., que ha visto una disminución constante en las ventas de sopas en los últimos dos años, ahora están aumentando la producción y elevando temporalmente los salarios de los empleados por hora para satisfacer la mayor demanda. El mes pasado, las ventas de la sopa Campbell se dispararon un 59% respecto al año anterior. La salsa de pasta Prego aumentó un 52%, y las de Pepperidge Farm con sus snacks Goldfish subieron casi un 23%.

Una solución como anillo al dedo

Gran parte de las primeras compras de pánico que despejaron los estantes de arroz, latas de atún y sopa y frijoles en los supermercados se originaron en una combinación de miedo y practicidad. Los compradores, sin saber cuándo podrían regresar a los supermercados y si encontrarían algún alimento reabastecido, compraron productos que podrían permanecer en sus estantes durante meses.

Estas comidas simples y fáciles de preparar también les quedan como anillo al dedo a quienes buscan asegurarse un almuerzo rápido entre las reuniones por Zoom del trabajo o para los padres que alimentan a hijos que ahora estudian en el hogar.

Sopas Campbell. Foto: Shutterstock.
Las ventas de la sopa Campbell's se dispararon 59% respecto al año anterior. Foto: Shutterstock.

Del mismo modo, Kraft Heinz, cuyos productos habían caído en desgracia entre los consumidores -lo que resultó en una reducción masiva de los valores de su negocio de embutidos de queso natural Kraft y Oscar Mayer hace un año-, dijo a los inversores hace dos semanas que algunas de sus fábricas estaban trabajando tres turnos para satisfacer la alta demanda de productos, como sus macarrones con queso.

Y ConAgra Brands, que había reportado una disminución de más del 5% en las ventas netas para el trimestre que finalizó el 23 de febrero, dijo que sus envíos a minoristas y las ventas en tiendas en marzo crecieron un 50% a medida que aumentaba la demanda de aperitivos de Slim Jim, las verduras congeladas Birds Eye y las pastas Chef Boyardee. «Nos aprovisionamos de toda la línea Chef Boyardee. Chef Boyardee Ravioli y Chef Boyardee Beefaroni», dijo Smith. «No había tenido esas cosas en 20 años».

Algunos analistas dicen que la compra de alimentos en cuarentena ofrece una oportunidad para que las compañías de alimentos conviertan en compradores de mucho tiempo a los compradores primerizos de alimentos envasados, refrigerados o congelados, que dicen que son más saludables y sabrosos que hace unos años.

Enlatados Chef Boyardee. Foto: Shutterstock.
La pasta enlatada de Chef Boyardee tiene su momento de gloria. Foto: Shutterstock.

«Estamos viendo cenas y platos congelados a la moda con ingredientes simples y cocinas globales», dijo David Portalatin, analista nacional de consumo de alimentos y bebidas en el Grupo NPD, una firma de investigación.

Los ejecutivos de General Mills dijeron que trabajaron para mejorar el nivel de nutrición y el sabor de sus productos. «En este momento, tenemos personas que prueban los productos que no han tenido durante un tiempo, y esperamos que se sorprendan y descubran que son deliciosos y que los hagamos volver», dijo Jon Nudi, quien dirige las operaciones minoristas de la compañía en América del Norte.

¿Cuánto durarán las fuertes ventas?

Para las grandes compañías de alimentos, una gran pregunta es si las sólidas ventas que están alcanzando desaparecerán una vez que finalice la cuarentena. Algo de eso depende de qué tan rápido se recupere la economía, dijo Robert Moskow, analista de Crédit Suisse.

«Contamos tres recesiones económicas en los últimos 30 años, y en cada una de ellas los datos muestran que los consumidores se orientaron más hacia el consumo de alimentos en el hogar para ahorrar dinero, lejos de la tendencia estructural de comer fuera de casa», indicó Moskow. «Esperaría que el consumo de alimentos en el hogar aumentara y no solo durante los próximos dos meses, sino también durante los próximos 12 meses», añadió el analista.

General Mills ha visto aumentos generales en sus líneas de productos en las últimas cuatro semanas, desde yogur Yoplait hasta cereal Cheerios y sopa Progresso e incluso productos para hornear como la harina Gold Medal y Bisquick. Es que los consumidores confinados en sus hogares llenan las horas, que se les hacen interminables. probando nuevas recetas o incluso horneando pan.

Para muchas personas, algunas de las estrictas reglas que tenían en torno a la comida antes de las cuarentenas ahora se están relajando.

Para algunos, las compras de alimentos son puramente una reacción emocional. Los consumidores buscan alimentos que desencadenan un recuerdo reconfortante de la infancia o simplemente son su refrigerio cuando necesitan aliviar el estrés.

«Una de las primeras cosas que agarré fue Kraft Easy Cheese. La repugnante naranja en una lata. Pero fue uno de los alimentos que comí mientras crecía, así que es algo de nostalgia», dijo Hana Thompson, quien trabaja para una startup de software en Denver.

«También tengo una bolsa de Flamin Hot Cheetos que no he abierto. ¿Cuánto tiempo puedo durar y no comerlos? Es un juego de bajo entretenimiento que he estado jugando», agregó Thompson. Dos días después, los Cheetos ganaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados