Negocios

Los cruceros de Virgin enfrentan la demanda de un exsocio

La compañía de Richard Branson hace frente a acusaciones de robo de propiedad intelectual en un negocio de cientos de millones de dólares

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Branson. "Tenemos la sólida convicción de que esas acusaciones no tienen méritos". Foto: AFP.

Cuando Richard Branson, el empresario multimillonario, anunció la formación de Virgin Cruises en diciembre, prometió que «sacudiría la industria de los cruceros».

Los detalles fueron escasos pero Bain Capital, la empresa de títulos privados que respaldó el proyecto, alabó la «visión estratégica presentada por nuestro equipo colectivo».

Sin embargo, en una demanda legal presentada el miércoles 11 de marzo en la corte federal del Distrito Sur de Florida, Colin Veitch, exdirector general de Norwegian Cruise Line, asegura que la idea de la nueva empresa fue suya.

Veitch expone en la demanda que él sometió a la atención de Virgin el plan de negocios de una línea de crucero en 2011. Después de que las dos partes empezaron a tener desacuerdos sobre el reparto de las ganancias, él dice que Virgin le robó su propiedad intelectual y lo marginó de un negocio que le hubiera podido dar a ganar cientos de millones de dólares.

Virgin Cruises sería la incursión empresarial más reciente de Branson, que ha hecho su fortuna desarrollando sellos editoriales y disqueros, con servicios de telecomunicaciones, aerolíneas, hoteles e incluso vuelos privados al espacio. Como rostro público del imperio Virgin, Branson tiene una fuerte inclinación por lo estrambótico y le gusta llevar a sus invitados a su isla tropical privada y embarcarse en viajes de aventuras.

En su declaración, Virgin reconoció haber trabajado con Veitch, pero negó las acusaciones.

«Richard Branson y el Grupo Virgin se interesaron en el mercado de los cruceros desde fines de los años setenta y nuestro equipo ha estado explorando la oportunidad desde hace más de 10 años», aseguró Virgin.

«En el curso de los años, hemos entablado negociaciones con numerosas partes, entre ellas el demandante, y esas negociaciones cesaron en 2012. Tenemos la sólida convicción de que esas acusaciones no tienen méritos», agregó la compañía.

La demanda acusa a Virgin de violación de contrato, malversación, violación de la ley de prácticas engañosas e injustas de Florida y de enriquecimiento indebido. Además de pedir una compensación para Veitch, la demanda exige un mandamiento judicial para impedir que Virgin siga adelante con sus planes.

Días atrás, Branson informó en una entrevista con The Telegraph que el grupo Virgin está a semanas de firmar un pedido de dos nuevos buques de crucero por un costo de alrededor de US$ 1.700 millones. Las naves probablemente se construirán en un astillero alemán o italiano y tardarán cuatro a cinco años en completarse, según informó el periódico británico. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados