NEGOCIOS

Comenzó haciendo tortas en su casa y ahora tiene 314 tiendas en Brasil

Cleusa María da Silva, la "reina de la pastelería", facturó US$ 68 millones en 2018. Su historia ya inspiró una exitosa telenovela

Cleusa. La repostera participó de un reciente encuentro organizado por Nestlé.
Cleusa. La repostera participó de un reciente encuentro organizado por Nestlé en San Pablo.

Hay dos tipos de emprendedores, por oportunidad y por necesidad. Cleusa María da Silva está entre los últimos.

Creció en una familia pobre, fue cortadora de cañas, empleada doméstica y funcionaria de una pequeña empresa de micrófonos y parlantes. Con su sueldo «sobrevivía» pero en 1997 decidió hacer algo más. Durante las noches y madrugadas hacía tortas que vendía en su trabajo o por la tarde en su casa hasta que la necesidad se juntó con la oportunidad. Su jefa comenzó a recomendarla, abrió una pequeña tienda, luego otra, llegaron las franquicias y hoy es considerada la reina de la pastelería en Brasil.

Su marca, Sodiê Doces, está presente en 15 de los 26 estados del país con 314 tiendas, la mayoría en formato franquicia y su historia inspiró a la telenovela de Globo «A Dona do Pedaço», un éxito en las pantallas brasileñas.

Con una carta de 90 sabores, más 13 sin azúcar, en 2018 facturó cerca de 290 millones de reales (unos US$ 68 millones). Vende cerca de 400 toneladas de tortas al mes y da empleo directo e indirecto (en franquicias) a unas 3.000 personas.

Cleusa vende cerca de 400 toneladas de tortas al mes y da empleo directo e indirecto (en franquicias) a unas 3.000 personas

Y también Brasil le quedó chico. Este año abrió su primer local en Orlando (EE.UU.) en sociedad con una franquiciante, y para 2020 ya está evaluando otros países.

Cleusa compartió su historia el 23 de octubre frente a más de 500 jóvenes en el Encuentro de Jóvenes del Mercosur, organizado por Nestlé en San Pablo, empresa con la que tiene una sociedad hace 10 años. En entrevista con El Empresario, comentó que su gran diferencial fue apostar siempre a la calidad de sus productos. «Comencé trabajando con un producto muy bueno que vendía a un precio más accesible. Como público, yo atendía a varias clases, A, B, C, principalmente a clase B, porque la clase A pensaba que al ser más barato no tenía la misma calidad de otras tiendas. Pero con el boca a boca los convencí. Y así fue que crecí, en base a las recomendaciones, porque al inicio yo vendía solo por encargo en mi casa o al mediodía en mi trabajo. Y la primera cliente fue mi empleadora», narró la empresaria.

A los dos años de comenzar su ruta gastronómica decidió abandonar su trabajo para dedicarse 100% a su emprendimiento. Así, con una inversión de 6.000 reales abrió una pequeña tienda de 20 metros cuadrados (m2) en un barrio de Salto, ciudad del interior de San Pablo. A los cinco años logró dar un paso más en el crecimiento al mudarse a un nuevo local, esta vez de 80 m2 en el centro de la ciudad.

Una de las creaciones de la emprendedora
Una de las creaciones de la emprendedora

Pero no fue hasta 2006 que, nuevamente de la mano de la calidad de sus productos, llegó el gran paso: la apertura de la primera franquicia en pleno San Pablo. «La abrió uno de mis clientes, Roberto, que todas las semanas compraba una torta y era apasionado de la marca». Fue en Vilha Guillerme, un barrio al norte de San Pablo, tenía 90 m2 y consolidó el crecimiento de la marca: dos años después poseía 50 tiendas. «Del total de franquiciados que tengo el 80% primero fue consumidor del producto, luego vieron la posibilidad de abrir una franquicia. Entonces, la gran responsabilidad del crecimiento de la marca está en el producto», dice con orgullo. Y para asegurar ese sello de calidad, Cleusa decidió que todas las tiendas cuenten con su propia cocina que garantice «la experiencia a todos de obtener un producto fresco».

De hecho, a la hora de elegir al franquiciado tiene dos condiciones: que tengan «espíritu emprendedor» y que firmen un contrato de confidencialidad porque «podrán copiar la marca, pero nunca la calidad del producto», finalizó.

Orlando, inicio de la expansión internacional

Como sucedió con el 80% de los otros franquiciados, la apertura de su local en Orlando (EE.UU.) llegó de una fanática de sus productos. «Una clienta quería ir a vivir a Miami u Orlando y sabía que había consumidores de ese mercado. En este caso es una sociedad con la cliente por un tema legal de EE.UU, pero luego de ese tiempo seguirá como franquicia. La idea es llegar a todos los países en forma gradual, incluso Uruguay. El próximo es Portugal porque ya hay una persona interesada allá», dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)