INFORME

Los colectivos se suman a la era digital para potenciar su oferta

Las empresas que brindan el servicio de recaudación de fondos con un fin en concreto se aggiornan para afrontar las necesidades actuales y ven en el canal online una oportunidad de negocio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Online. Varias propuestas de servicios de colectivos se digitalizan para afrontar las necesidades actuales de los consumidores.

«La unión hace la fuerza», reza el refrán popular. Varias empresas encontraron en este lema una gran oportunidad de negocio: los colectivos, cuentas únicas en las que los individuos depositan una cantidad optativa de efectivo para regalarle a una o un conjunto de personas.

En este rubro ya asentado en el mercado —en la que participan bancos, redes de cobranza, centros comerciales, bazares y agencias de viaje, entre otras categorías—, las empresas se están aggiornando para afrontar las necesidades actuales de los clientes y ofrecerles un servicio más completo.

Tradicionalmente, una persona se acercaba al comercio y abría un colectivo con el fin de recaudar dinero para un evento determinado, entre los que priman las bodas, fiestas de 15 y baby showers.

Ahora, las instituciones locales tienden a digitalizar su sistema para posibilitar la apertura de cuentas de forma online.

Tal es el caso de la red de cobranza Redpagos. Hace dos meses lanzó la plataforma TuColecta.com, la cual permite crear una cuenta a través de Internet y administrar todas las transacciones en forma remota.

Para crear un colectivo la persona debe inscribirse a través de Facebook o Twitter y difundir por vía de las redes sociales o e-mail la información del colectivo (propósito y período de vigencia de la cuenta, y los beneficiarios). Luego, se puede monitorear y analizar la cuenta desde cualquier computadora o dispositivo móvil.

Este servicio busca facilitar y mejorar la experiencia del cliente, según afirmó el gerente comercial y de marketing de Redpagos, Fernando Lapchik.

Si bien hace muchos años que funciona esta línea de negocio, cada año crece y evoluciona. En la segunda mitad del año se abrieron casi 500 colectivos por mes y se realizaron un promedio de 20.000 transacciones mensuales. «Es una herramienta que seguirá aumentando», añadió Lapchik.

Por el momento, su fin es únicamente recaudar fondos y no maneja ningún acuerdo para usar lo obtenido en un local en concreto. El ejecutivo afirmó que, a corto plazo, no piensa asociarse a alguna marca.

Por el servicio, la empresa cobra una comisión de 3,5% más IVA de todos los fondos recaudados.

El Empresario consultó a la red de cobranzas Abitab, que también ofrece servicios de colectivos, pero la firma se excusó de participar de la nota.

Personalización.

En este segmento, las clásicas empresas de nicho —en la que predominan los bazares, mueblerías, agencias de viajes y jugueterías— se renuevan para brindar un servicio más personalizado y dar importantes beneficios para competir en el mercado.

El bazar La Ibérica ofrece desde hace más de 20 años una modalidad de colectivo que se basa en la tradicional lista de casamiento. Los novios seleccionan muebles y utensilios con el fin de que las personas escojan uno de esos objetos para obsequiar. Una lista promedio de colectivo recauda $ 250.000.

En el caso de que alguien no se decida por uno de los elementos, puede comprar un cheque obsequio para que la pareja resuelva luego qué adquirir con ese dinero.

En esta línea de negocio, que hoy significa el 20% del total de su facturación, la empresa incursionó hace un mes con un servicio de asesoramiento para elegir los elementos más adecuados para cada diseño y hogar.

«Antes las personas amueblaban su casa desde cero. Pero ahora son muchas las parejas que conviven antes de casarse y ya tienen algunos muebles en su hogar. Por ese motivo, es muy importante el asesoramiento personalizado», explicó la directora de La Ibérica, Ema Delgado.

La empresa facilita la administración de la lista a través de la web y añade la función de notificación inmediata a los novios al momento en que uno de los objetos deseados fue comprado por un invitado.

Asimismo, planean aumentar las herramientas tecnológicas a disposición de los usuarios. A partir del año que viene, el bazar incorporará una tableta en el proceso de selección de los objetos para armar las listas de casamientos. La pareja podrá usar el dispositivo para yuxtaponer imágenes de varios elementos y así visualizar su armonía o disonancia.

En la actualidad, el 49% de los regalos de casamiento fueron comprados online mientras que el 51% en el local. «Me la juego a que el año que viene va a ser 70%-30%, porque es una cifra que crece todos los años», aventuró Delgado.

Otro plus que se le suma a los usuarios es un vale para canjear por mercadería.

A los colectivos de bodas que superan los $ 80.000, el bazar les obsequia el 10% del total de regalos comprados para su lista en efectivo; y un 10% de descuento durante los tres meses posteriores a su casamiento.

Viajes y Baby Showers.

Si hablamos de colectivos de bodas, otro de los rubros que compiten es el de las agencias de viajes.

En este sector muchas empresas ofrecen descuentos para atraer a los potenciales clientes. La agencia de viajes Jetmar cuenta con el programa «Jetmar de a Dos» —entre otros tantos colectivos— para darle un plus a las parejas que desean planear su luna de miel.

Se les brinda varios beneficios como descuentos en maquilladores, peluquerías, joyerías y tiendas de cotillón. Además, cuando el monto de su viaje de luna de miel supera los US$ 2.500, se les regala la noche de bodas en un hotel a su elección.

La apertura del colectivo se puede efectuar de forma presencial, vía e-mail o teléfono. No obstante, siempre tiene que estar involucrado un asesor de viaje de la empresa.

La gerente de Marketing de Jetmar, Rosina Ligerini, concuerda en que el futuro de los colectivos va por el lado de la digitalización. De hecho, están trabajando en un sitio web nuevo a lanzar el año que viene que incluirá la apertura de cuentas a través de la plataforma.

«A la gente le gusta regalar otra cosa que no sea dinero y en ese aspecto contamos con un punto a favor. Entiendo que las generaciones más jóvenes tienden a buscar más experiencias y no tanto el dinero», expresó Ligerini.

Por otro lado, desde hace unos años se impuso en el país la celebración del «baby shower», la famosa fiesta de tradición anglosajona, en la que los familiares y amigos de la embarazada se reúnen para festejar la llegada del bebé y en la que se obsequia a la madre diversos regalos.

La tienda con foco en recién nacidos y juguetería Petit Baby es otra de las empresas que supo aprovechar esta oportunidad y realizar colectivos a través de listas para baby showers o nacimientos.

No obstante, esta modalidad ha ido decreciendo para dar paso a una «recomendación» de comprar los regalos en la tienda. Así, los padres reciben obsequios de Petit Baby, que luego pueden cambiarse por otros artículos del local.

El sistema funciona como un saldo disponible para canjear y «no se les genera tanto compromiso a sus allegados», afirmó el director de Petit Baby, André Ruiz, quien agregó que «la gente ahora quiere poner su propio touch».

En esta línea de negocio, que hoy representa un 15% de la facturación total, juega mucho el factor emocional. Para Ruiz, ése es un elemento clave al momento de decidir dónde hacer el colectivo. «El hecho de elegir un regalo para la madre tiene otro valor que el simple hecho de dar plata», opinó.

Los clientes apelan mucho a la modalidad online para conocer los productos y regalar. Sin embargo, los futuros padres utilizan esta herramienta para informarse, pero prefieren acercarse al local para ver en vivo los objetos a escoger.

Atraer a los potenciales clientes con dinero.

Muchas empresas de nicho ofrecen la reposición parcial del dinero para competir con las redes de cobranza. En el caso de hacer una colecta en Jetmar y que se recaude más plata de la necesitada, la agencia permite guardar ese monto para luego ser utilizado en otro viaje o ser retirada con un costo de 5% del total.

Sin embargo, esta práctica es discutida por algunos. La Ibérica no devuelve dinero en efectivo sino que se tiene que gastar el saldo en artículos del bazar. «Estamos en contra de eso, porque la persona que viene a buscar un regalo acá, desea que se le entregue al destinatario un regalo», señaló la directora Ema Delgado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados