Empresa

Coca-Cola FEMSA invirtió US$ 12,7 millones y renueva sus líneas de envases retornables

Lanzó sus nuevas "botellas únicas" en vidrio y refpet y su moderna maquinaria de lavado le permite un ahorro de un 50% de agua y 20% en energía

Coca-Cola Femsa
Etapas. La línea de envases de vidrio fue la primera en comenzar a funcionar, en el mes de julio. (Foto: Gentileza Coca-Cola FEMSA)

Coca-Cola FEMSA Uruguay invirtió US$ 12,7 millones para modernizar su línea de envases retornables y lanzar su proyecto «botella única» en Uruguay.

La inversión se hizo en dos etapas: vidrio (envases de 1 litro, 350 y 290 centímetros cúbicos) y refpet (plástico retornable de dos litros). La firma destinó gran parte de los fondos a importar maquinaria para la elaboración de los nuevos envases y la recepción de los viejos, explicó Nuria Varela, gerente de marketing de Coca-Cola FEMSA.

«De los 12,7 millones de inversión, unos US$ 8,5 son para las líneas de producción y para las nuevas lavadoras. Si bien nuestras líneas ya las tenían, se incorporó tecnología de avanzada que permite tener mayor eficiencia en el consumo de agua (un 50% menos que la anterior) y en energía (cerca de un 20% menos). La otra parte de la inversión es para la producción de los envases; éstos cambiaron porque hasta ahora nuestros retornables tenían pintado el logo en la botella y ahora pasamos a usar etiquetas de papel», detalló Varela.

El proyecto comenzó a desarrollarse en 2019, y si bien tenía como meta inaugurar la primera fase con los envases de vidrio en marzo de este año, la llegada del COVID-19 pospuso el plan y se plasmó en julio. En octubre se concretó la segunda etapa para los envases refpet.

Nuriel Varela . Coca-Cola Femsa
Nuriel Varela. La gerente de marketing de Coca-Cola FEMSA destacó que las nuevas botellas le permitirán hacer lanzamientos innovadores. (Foto: Gentileza Coca-Cola FEMSA)

Varela indicó que ahora conviven ambos tipos de envases (NdR: los viejos y los nuevos) en el mercado, y a medida que retornan, se destruyen, reciclan y se suman las botellas nuevas. «La idea es que al final sea todo ‘botella única’. Esta nueva línea produce 18.000 botellas por hora», dijo.

La estrategia detrás de esta inversión es lograr mayor flexibilidad a la hora de hacer nuevos lanzamientos porque es «una misma botella para todo» que permite intervenir las etiquetas, y así expandir el negocio de retornables.

Por ejemplo, se sumaron productos que antes no se vendían en envases de vidrio como los casos de Sprite, Schweppes y Coca-Coca sin azúcar. En tanto, en plástico fueron Sprite y Schweppes Pomelo sin azúcar, y esta semana se sumó Sprite y Fanta con azúcar. «Los productos llegan en un contexto económico complicado. En Uruguay, con la caída de salario real y el problema del COVID-19, tener opciones más accesibles con las retornables nos permite estar cerca de los consumidores», dijo Varela.

Objetivos sustentables

Asimismo, la iniciativa va en línea con el trabajo de la compañía en pro del cumplimiento de los objetivos propuestos en «Un Mundo sin Residuos», iniciativa global creada en 2018 que se enmarca en la denominada economía circular.

Silvina Bianco, directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola
Silvina Bianco. La directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Uruguay destacó el trabajo por la iniciativa global "Un Mundo sin Residuos".

El plan consta de tres ejes centrales: el eco-diseño de sus envases, su recolección y la asociación con diferentes organizaciones para lograr una mayor tasa de recupero. «El plan de los envases se piensa en un plano holístico que va desde el diseño hasta su último paso que es el reciclaje. Los retornables se usan hasta 25 veces y si bien son el 25% de nuestras ventas, logramos recuperar el 95%. Y con la botella única, como es el mismo diseño para todas las bebidas hacemos más eficiente la logística de recolección y eso disminuye la huella de carbono», destacó Silvina Bianco, directora de asuntos públicos, comunicaciones y sustentabilidad de Coca-Cola Uruguay.

La empresa se fijó a 2025 tener el 100% de los envases reciclables. En tanto, a 2030 la segunda meta es llegar a un 50% de las ventas con empaques retornables y lograr recuperar el 100% de los envases. «En esto se basa la tercera meta, y es lograr alianzas con gobiernos e industrias, necesitamos de otros actores, de los consumidores, de los municipios para lograrlo», cerró Bianco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados