Empresas

Las claves para conectarse a la corriente emprendedora

Emprendedores exitosos abrieron la Mega Experiencia Endeavor 2015; confiar en la idea, evitar miedos, buscar financiación, formar un equipo y aceptar los errores fueron algunas enseñanzas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A sala llena. Los cincio speakers de la mañana expusieron ante un auditorio repleto de emprendedores en Kibón Avanza. (Foto:Gentileza Endeavor)

Emprender es seguir una pasión, pero también una mezcla justa de una buena idea, trabajo duro, gestión de equipos y la búsqueda constante de oportunidades. Y nada menos que cinco emprendedores exitosos de Uruguay y la región para dar prueba de ello.

Bajo la consigna "Alto Voltaje para tus desafíos", la Mega Experiencia Endeavor reunió el jueves 11 a Rafael Atijas, Luis Ara, Sally Buberman, Ariel Gringaus y Tito Loizeau, quienes ante un colmado auditorio compartieron sus experiencias, alentaron a la aventura y dieron algunos consejos para recorrer el sinuoso camino de emprender.

Solución real.

Todo proyecto parte de una idea. Si esa idea se trata de una solución a un problema real, aún mejor. El chileno Ariel Gringaus lo aprendió luego de una experiencia personal negativa en su primeros pasos como emprendedor, cuando intentó cruzar datos entre un banco offline y uno online y terminó por entender que esa dificultad también existía en los colegios de su país. Así, con la premisa de mejorar el uso de la información entre los integrantes de la cadena (profesores, directores, padres, estudiantes), creó Colegium, una empresa que desarrolla herramientas de gestión para esos institutos educativos.

Otra característica de las ideas es que el proyecto sea agradable de implementar. Al respecto, Luis Ara —emprendedor serial uruguayo en cine, televisión, publicidad y medios impresos—, dijo que sus proyectos implican más que una mera búsqueda de dinero. "Se trata de ir detrás de una pasión. Y si bien hago cosas que no me gustan, no es un tema de plata", acotó.

Para Rafael Atijas, creador de la Loog Guitar (guitarra especial para niños), su motivación fue crear algo que guste pero "que sea útil en la vida real". Su innovación no pasó por llenar al producto de características nuevas, sino por "hacerlo simple". A su vez, instó a fijarse "hitos que den satisfacción personal" y puso como ejemplo el que ya hizo realidad: lograr que su producto esté en la tienda del MoMA de Nueva York.

Y dónde está el dinero.

Al empezar a poner la idea en marcha, los emprendedores enfrentan un gran escollo: conseguir financiación. Generalmente están vedados en los "lugares tradicionales" y tienen que acudir al ingenio.

La argentina Sally Buberman es cofundadora de Wormhole IT, firma que desarrolla software para videoconferencias y plataformas de educación. En sus inicios no conocía a los diferentes actores financieros y llegó incluso a recibir una heladera como pago por el diseño de una página web. También recordó cómo en los primeros años de la empresa se decidió que dos de los socios renunciaban a sus trabajos y los otros dos fueran los que mantenían al grupo.

El caso de Atijas fue diferente. Optó por Kickstarter, un espacio donde diferentes personas en el mundo apoyan los proyectos con dinero a cambio de algo cuando esté finalizada. Pero este sistema tiene un plus, porque para un proyecto que nace desde Uruguay y quiere volverse internacional "la plataforma brinda mucha visibilidad en EE.UU.", apuntó.

Dejar el ego de lado.

Los emprendedores reconocen que la idea en sí misma no es nada. En el camino a la concreción del proyecto, el asesoramiento y los contactos pueden marcar la diferencia entre éxito y fracaso. "Hay que hablar, contar, pedir ayuda cuando algo no sale. Hay que presentarse en proyectos y concursos, pero no para conseguir dinero sino para obtener feedback, contactos", comentó Atijas. Para Buberman esto fue clave. "Más que por la plata, hay que presentarse en concursos para viralizar la idea. Ayuda a conocer gente y a tener feedback para crecer. Para hacernos públicos y que la idea circule por la calle", reflexionó.

Incluso, ante un problema, pedir ayuda es recomendable, dijo Ara: "No hay que tener miedo de que nos roben la idea, no importa, hay que salir y pedir ayuda porque las ideas están ahí siempre".

Enamorarse del proyecto es algo común entre los emprendedores y un arma de doble filo. Manejar ese ego y reconocer errores puede ser la diferencia que eleve el emprendimiento de nivel. Tras ganar un concurso de Microsoft en Argentina y comenzar a trabajar con Endeavor, Buberman enfrentó con sus socios una dura realidad: su iniciativa tenía mucho para corregir. "En la primera entrevista con Endeavor recibimos muchas ‘cachetadas’, por cómo hacíamos algo de determinada manera o por qué no pensábamos ir más allá", afirmó. Fueron cuatro horas donde creían que los demoralizaban pero a fin de cuentas entendieron que el objetivo era "sacar lo mejor de cada uno para mejorar", recuerda. A los seis meses, su negocio ya no era como lo tenían planteado.

"El emprendedor vive en una montaña rusa, la clave es acostumbrarse a eso, no olvidar de dónde se viene, porque ahí es donde está el verdadero valor del emprendedor", subrayó Buberman.

Esfuerzo colectivo.

El creador de la Barbie Store e incontables promociones para grandes marcas, Tito Loizeau, relativizó la desesperación que existe por trabajar tanto por un emprendimiento. A su juicio, la clave pasa por dedicarle mucho tiempo al comienzo. "Si a los tres años hay que seguir 10 horas por día, algo no está bien", advirtió el argentino

Para llegar a trabajar menos, es clave formar un buen equipo y delegar. Es que los emprendedores buscan estar en todo, desde vender "hasta hacer las compras en el supermercado", graficó Buberman. De hecho, Atijas hizo hincapié en que lo ideal es buscar gente complementaria y "que sepa más que uno".

Loizeau, quien confesó que no persigue el tradicional sueño emprendedor de lograr éxito rápidamente para retirarse temprano, invitó a trabajar menos a diario para así emprender hasta los 90 años, porque "todos debemos tener una razón para levantarnos todos los días".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)