mundo

Las clásicas cafeteras italianas pierden millones con el ascenso de las cápsulas

El grupo Bialetti, la compañía detrás del moka original, enfrenta una caída en la demanda tanto a nivel doméstico como en el extranjero. La firma registra pérdidas que hacen peligrar la continuidad del negocio. 

Volturno. El moka original italiano data de 1933.
Volturno. El moka original italiano data de 1933.

Su clásico diseño y simplicidad la ayudaron a convertirse en un elemento fijo en las casas de los amantes de cafeína del mundo. Y los fabricantes de cafeteras italianos son casi un sinónimo del país como la pizza y el pan dulce. Pero su estatus está bajo amenaza por la creciente popularidad de las marcas de cápsulas de café.

La compañía detrás del modelo moka original—también conocido como Volturno— presentado por Alfonso Bialetti en 1933, anunció medidas el viernes pasado para enfrentar deudas por 68 millones de euros que hacen peligrar la continuidad del negocio.

El grupo Bialetti dice que tuvo una pérdidas anuales por 12,3 millones de euros para fines de junio y ha caído en el consumo doméstico y extranjero.

«Cuando se trata de distribución a gran escala, las ventas de las cápsulas están creciendo rápidamente, mientras que las ventas para la moka están cayendo, incluso en Italia donde el 70% de las familias tiene una», dijo Francesca Arcuri, directora de comunicaciones de la compañía de café italiana Filicori Zecchini, según consigna Euronews.

Un informe de la firma de análisis de mercado IRI muestra que las ventas de café para las cafeteras moka han caído en Italia un 5,1% en 2017 comparado con el año anterior. Esto mientras la ventas de cápsulas saltaron un 16,8%.

Cuando las cafeteras Moka fueron presentadas en la década de 1930, el país estaba sintiendo los efectos de la Gran Depresión. La invención —considerada un diseño icónico y expuesto en el Museo de Arte Moderno en Nueva York y el Museo de Ciencias de Londres— estaba intencionada a dar a los italianos un alternativa pagable a salir a tomar un café afuera.

Cuando Renato —el hijo del invertor, quien ayudó a que la cafetera de la familia se convirtiera en una marca mundial— murió en 2016, sus cenizas fueron guardadas en una gran moka.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)