NEGOCIOS

China sale al rescate de las grandes marcas de lujo

Varias tiendas de EE.UU. y Europa evalúan abrir locales en ciudades del gigante asiático

Las marcas más exclusivas encuentran en Asia un respiro ante el declive de sus mercados tradicionales.
Las firmas más exclusivas encuentran en Asia un respiro ante el declive de sus mercados tradicionales.

Cuando la compañía Tiffany & Co. anunció este mes que enviaría sus joyas más costosas a China continental para alcanzar a compradores acaudalados que ya no viajaban al extranjero, reflejó una tendencia que está ayudando a las marcas de lujo a capear la desaceleración económica del gigante asiático.

Los consumidores chinos pudientes, cuyos viajes a las capitales de la moda como Nueva York y París han apuntalado al sector de las ventas de lujo durante largo tiempo, no están saliendo de su país ante la debilidad del yuan, la moneda china que ha reducido su poder de compra en el exterior.
Hong Kong, otro importante destino de compras, también se ha vuelto menos atractivo debido a las grandes protestas contra el gobierno que se han dado en los últimos meses y que en algunas ocasiones se han tornado en enfrentamientos violentos.

Las ganancias del tercer trimestre mostraron, sin embargo, que los compradores siguen gastando mucho en los artículos de lujo, a pesar de que el crecimiento económico de China se desaceleró a un mínimo de tres décadas.

Lo nuevo es que ahora lo hacen en casa o en línea, con billeteras potenciadas por lo que ahorran en vuelos, hoteles y otros altos costos asociados a viajes al exterior.

Las empresas van por consumidores chinos que se quedan en su país

Por esta razón, varias marcas de lujo tanto de EE.UU. como de Europa reportaron una fuerte demanda por sus bienes en China, incluso en momentos en que Pekín y Washington están enfrascados en una fuerte guerra comercial.

Lisa, trabajadora del sector financiero de poco menos de 30 años, es una de las compradoras chinas que cada vez se aleja más de los viajes al extranjero por compras.

«No siento que aún exista una enorme diferencia entre los precios en el exterior y en casa, así que cuando tengo ganas de hacer una compra, normalmente voy directo a la tienda», dijo a Reuters afuera de una tienda de ofertas Hermes en Shanghái.

Hermes, conocida por sus productos de cuero, bufandas de seda impresas y bolsos Birkin por los que hay que desembolsar unos US$ 10.000 o más, dijo que sus ventas en las tiendas en China continental fueron excepcionales y ayudaron a impulsar un 19% su facturación en la región.

La compañía francesa abrió su tienda 26 en China en julio, en Xiamen, y sigue expandiendo su sitio de comercio electrónico para consumidores chinos, hermes.cn, que lanzó el año pasado.

La italiana Moncler, en tanto, está estudiando ampliar sus tiendas en grandes ciudades como Pekín y Shanghái.

«Toda la economía se está desacelerando y el crecimiento de los salarios también. Así que los consumidores que originalmente compraban cuando viajaban, ahora lo hacen en el país», dijo Iris Pang, economista de ING, el grupo financiero de Países Bajos.

Pang agregó además que un recorte a los impuestos a las ventas este año llevó a que algunas marcas de lujo redujeran sus precios en China.

En EE.UU., el jefe de Tiffany, Alessandro Bogliolo, dijo este mes a Reuters que la compañía está apuntando a los consumidores chinos que se quedan en el país, afirmando que necesita «seguir a los clientes donde compran».

Él ha enviado joyas de gama alta a sus tiendas en China continental desde Nueva York, incluidos collares de diamantes que llegan a costar US$ 1 millón o más.

Tiffany & Co es una de las compañías que está apostando al mercado chino.
Tiffany & Co es una de las compañías que está apostando al mercado chino.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)