NEGOCIOS

Chandon quiere llevar el brindis a todo el Uruguay y crecer a "doble dígito"

Marca de espumantes del grupo de lujo LVMH inició alianza con la distribuidora Almena

Perosio. El director busca impulsar el alcance territorial de Chandon en el país.
Gustavo Perosio. El director de Chandon busca impulsar el alcance territorial de la marca en el país.

Apocas semanas del brindis de fin de año, la marca de espumantes Chandon —integrante del portafolio de Moët Hennessy, la división de vinos y destilados del grupo de lujo LVMH— apuesta a consolidar su presencia en Uruguay. Para ello inició desde noviembre una «alianza estratégica» con la empresa uruguaya Almena, dedicada a la distribución de bebidas en el país.

«Lo que estamos haciendo con Almena es replicar un modelo con el que ya trabajamos en otros países», dijo a El Empresario el director general de Moët Hennessy para Argentina y Uruguay, Gustavo Perosio, quien visitó recientemente Montevideo. «Es una alianza estratégica para obtener un crecimiento y aprovechar las sinergias entre dos compañías», remarcó el ejecutivo, quien a partir de este acuerdo subraya su convicción de que la marca tiene «mucho potencial» para seguir creciendo en Uruguay.

En concreto, la alianza apunta a reforzar el alcance territorial de los productos de la marca Chandon (champán y espumantes) en todo el país, más allá de Montevideo y Maldonado, sus dos principales mercados en el país.

«Estamos aliándonos a uno de los distribuidores más importantes de Uruguay para tener esa fuerza», razonó Perosio.

Actualmente, Chandon lidera el mercado de espumantes. Capta casi el 50% de lo que se consume en esa categoría en Uruguay y específicamente supera el 50% en la categoría de espumantes premium, detalló el director, quien ubicó el nivel de ventas de este año en un plano estable respecto a 2018.
Las ventas locales de Chandon se reparten equitativamente entre los canales on trade (aquellos de consumo directo, como bares, restaurantes y hoteles) y los off trade (como supermercados).

La marca vende casi el 50% de los espumantes en el mercado local

A partir de la alianza «creemos que vamos a tener mayor cobertura en ambos canales», estimó Perosio, quien aspira a incrementar sobre todo el rendimiento desde el on trade.

Desestacionalizar

Gustavo Perosio. El director busca impulsar el alcance territorial de Chandon en el país.
Consumo. «Se toma menos pero de mayor calidad. Nuestro segmento busca calidad, no volumen. Ahí nos sentimos cómodos», explicó Perosio. 

Aunque tradicionalmente es una bebida asociada al verano y a las fiestas de fin de año, el espumante intenta extender su consumo más allá de esta zafra puntual.

«Nosotros hace ya mucho tiempo que no somos solo la temporada. Y el año que viene esperamos crecer a doble dígito en Uruguay», proyectó Perosio.
Contra esas expectativas conspira la difícil situación económica en Argentina, lo que hace presagiar para esta temporada una menor llegada de turistas desde ese país a destinos como Punta del Este, que son claves para Chandon.

«Eso va a afectar, sí. Pero aspiramos a desestacionalizar el consumo de espumantes y a tener crecimientos desde el punto de vista del alcance territorial y con eso suplantar la reducción que podamos tener en el verano», explicó el responsable de Moët Hennessy.

En ese esfuerzo por desestacionalizar el producto, la marca encuentra en el mercado local como escollo la preferencia de los consumidores por el whisky y la posición fuerte de la cerveza, lo que deja un margen menor para otras bebidas alcohólicas como vinos y espumantes.

«La responsabilidad de la industria del vino es recuperar los consumos que tenía», reconoció Perosio. Sin embargo, está convencido de que la coyuntura negativa también trae una oportunidad para una marca como Chandon. Por esa razón asegura: «Se toma menos pero de mayor calidad. Nuestro segmento busca calidad, no volumen. Ahí nos sentimos cómodos».

"El uruguayo ha sofisticado el paladar"

«Ha sofisticado el paladar», definió Gustavo Perosio, director de Moët Hennessy, al evaluar al consumidor uruguayo. En ese sentido, resaltó que el uruguayo pasó de beber vinos de mesa a tomar vinos finos (VCP). En su visión, «Uruguay tiene una historia vitivinícola muy grande» y ha visto una transformación, pasando en algunas décadas de 500 bodegas a menos de 200. «El consumidor busca otras cosas como tomar menos pero de mayor calidad», dijo Perosio como explicación. «En eso somos especialistas», cerró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)