NEGOCIOS

Caterpillar apuesta a más sectores productivos para crecer en Uruguay

La empresa apunta a potenciar las ventas de maquinaria para el área forestal y agropecuaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Oberhelman. Afirmó que el fuerte de la firma es maquinaria para construcción. (Foto: Marcelo Bonjour)

Con representantes en más de 200 países, Caterpillar es una marca con presencia global. En Uruguay, la representación y distribución de CAT fue recientemente adquirida por la empresa paraguaya H.Petersen, que desde hace 65 años la representa en ese país. Con motivo de esta operación, Doug Oberhelman, CEO de CAT, y Juan Petersen, director de H.Petersen, visitaron Uruguay, donde conversaron con El Empresario sobre los negocios de la firma y sus planes en el país.

El abanico de inversiones de CAT es sumamente amplio: desde equipos de construcción hasta finanzas, pero según explicó Oberhelman, el fuerte de la multinacional aún son la venta de maquinarias para la construcción, minería y producción de energía.

En el mercado local, los modelos que comercializa son maquinaria para la construcción, industria, sector marino y montacargas. Posee unos 2.000 clientes y el año pasado tuvo ventas por entre US$ 30 millones y US$ 40 millones.

Sobre esa base, la compañía apuesta a ganar terreno en sectores que representan una «oportunidad muy grande» para su negocio como el forestal, comentó Petersen.

Si bien la empresa venía trabajando en ese rubro a nivel local, se espera lograr un mayor porcentaje de mercado, abundó Petersen.

CAT también buscará incursionar en el sector agrícola y ganadero. «Si bien ves una maquina CAT y parece que es de construcción o para romper todo, sirve mucho en el sector agrícola y ganadero, y por eso vamos a hacer el cambio de enfoque en Uruguay, para que los productores vean que estas maquinas pueden sacar el mejor provecho de la producción del campo», dijo el empresario.

Otro sector que pretenden desarrollar es la capacitación. El objetivo es formar mecánicos certificados por Caterpillar, lo cual los habilita para prestar servicio en cualquier país del mundo.

Aunque no se esperan grandes reformas en la estructura de CAT en Uruguay tras la compra de su operación local por el grupo paraguayo, sí se está pensando en alguna inversión adicional para los próximos meses. Uno de los proyectos a estudio es la instalación de un laboratorio de análisis de aceite, inédito para el país, anticiparon los ejecutivos.

Contexto desfavorable.

El mercado uruguayo, al igual que Paraguay, se mantiene estable para la compañía, destacaron Oberhelman y Petersen. Esto supone un escenario distinto al de otros países de Sudamérica donde la recesión ha afectado los negocios de CAT, como Brasil, Chile y Perú. Argentina, en tanto, «está levantando de a poco», comentó Oberhelman.

La región no escapa a la realidad internacional. Para los próximos años, el principal desafío es la adaptación a un contexto internacional desfavorable, que en los últimos tres años ha generado una caída de los mercados. «Hay países como Brasil que no están creciendo. Tanto China como Medio Oriente también vienen un poco lentos por la caída del petróleo, por lo que necesitamos un mayor crecimiento para mejorar las ventas», analizó Oberhelman.

Ante este panorama, la empresa ha apostado a una fuerte mejora en la eficiencia interna como estrategia para mantener el rendimiento. Para este año, el objetivo es mantener los US$ 42.000 millones en ventas que se lograron el año pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)