EMPRESAS

Carrefour Brasil ve "empuje" en sus negocios y planea comprar más activos

A diferencia de la situación en Europa, en Brasil este formato en retail "ha tenido un viento muy favorable" y a fines de marzo ya adquirió 30 tiendas Makro

Hipermercado Carrefour. Foto: EFE.
Carrefour emplea a 38.000 personas solo en Brasil, donde tiene 450 establecimientos. Foto: EFE.

Carrefour Brasil, la principal filial extranjera del grupo francés, está en un proceso de compra de activos en Brasil, a pesar de los efectos de la pandemia en la economía, informó el director ejecutivo de la división minorista de la compañía, Luis Emilio Moreno Sánchez.

El directivo español considera que el formato de hipermercado ha tenido «un momento muy favorable» en Brasil por ser la puerta de entrada para captar clientes para el banco Carrefour, en contracorriente a lo que ocurre en Europa, donde los híper están en crisis.

La división minorista de Carrefour, una de las cuatro áreas de negocio en las que actúa la multinacional francesa en Brasil, emplea a 38.000 personas, tiene 450 establecimientos y factura cerca de US$ 5.000 millones anuales.

Un negocio muy rentable: tener banco propio

La compañía tiene cuatro áreas de negocio en Brasil: minorista, e-commerce, cash and carry (paga y lleva) y el banco Carrefour. «Es posiblemente el banco de retail más rentable de Brasil; tiene más de 5 millones de tarjetas de crédito», dijo Moreno Sánchez. «Genera tres veces más beneficios que el propio retail, según datos de 2019», graficó el ejecutivo. El banco también tiene operación en Francia y España.

A pocas semanas de divulgar los resultados del segundo trimestre, que medirán mejor el efecto de la pandemia, el área minorista elevó casi 9% sus ventas en el primer trimestre frente al mismo lapso del año anterior, gracias en parte a un impulso del 11% en la demanda de productos alimenticios.

—Brasil sigue sin controlar el brote, ¿Carrefour está saliendo reforzado económicamente?

—Estamos siendo premiados por los protocolos de higiene que adoptamos en forma temprana. Tenemos clientes con más tendencia a concentrar sus compras con nosotros. Ese comportamiento es un empuje interesante que, de alguna forma, más que neutraliza todos los gastos e inversiones hechas en equipos y protocolos. Solo medir la temperatura exige una media de dos personas por tienda y solo entre las pequeñas y las grandes unidades tenemos 450. Son 900 personas dedicadas exclusivamente a ello.

—Antes de la pandemia, el grupo Pao de Açucar, su principal competidor, tenía una estrategia vendedora de activos. Ustedes estaban en otra tendencia. ¿Cómo se configura el escenario pos-pandemia?

—Carrefour no está en proceso de venta de activos, más bien está en proceso de compra. Comunicamos hace algunas semanas la compra de 30 tiendas Makro (por US$ 370 millones para convertirlas en unidades de «Atacadão» («cash and carry» o paga y lleva) y hace algunos meses nos asociamos a un retailer local, en Minas Gerais, y continuamos viendo oportunidades. Ya estábamos en esa fase de crecimiento y ni el COVID-19 alterará ese propósito, más bien lo puede fortalecer.

—Muchos han decretado la muerte de los hipermercados. ¿Cómo es en Brasil?

—Ya veníamos con una buena tendencia y con el período de COVID el formato hipermercado ha tenido un viento muy favorable. La idea de ser un «one stop shop» (varios servicios en un solo espacio) se ha hecho más fuerte en este período. En Europa fue un poco diferente, porque recuerdo que los hipermercados en Italia y España tuvieron que cerrar sus áreas de no alimentación dentro del hipermercado. Eso no sucedió aquí, se funcionó con el surtido completo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados