NEGOCIOS

Camino a unicornio: empresa argentina inspirada en Amazon

Clicoh ofrece servicios completos a firmas de e-commerce de todo el país

Socios. Juan Altamirano, Agustín Novillo y Emiliano Segura y  crearon Clicoh que en 2020 facturó US$ 600.000.
Socios. Juan Altamirano, Agustín Novillo y Emiliano Segura y crearon Clicoh que en 2020 facturó US$ 600.000. (Foto: Clicoh)

Clicoh, una empresa creada por los cordobeses Agustín Novillo Saravia, Emiliano Segura y Juan Altamirano, es la primera del Interior y una de las siete argentinas que lograron ingresar a una de las aceleradoras más grandes del mundo, YCombinator, enfocada en fondear y apoyar startups con capacidad de escalar rápidamente. Es decir, las que tienen posibilidad de convertirse en «unicornios» (alcanzar valuaciones superiores a los US$ 1.000 millones).

El emprendimiento ofrece una solución completa para firmas de e-commerce que demandan servicios de toda la cadena logística. «Nuestro objetivo es democratizar la logística y que cualquier tienda de e-commerce pueda ofrecer servicios como los de Amazon Prime, con entregas en menos de 24 horas. El consolidar volumen nos permite reducir costos y enfatizamos la experiencia del cliente», cuenta Novillo Saravia.

La empresa realiza entregas en menos de 24 horas, al estilo de Amazon Prime

Clicoh registra un crecimiento mensual del 27%. El año pasado facturó unos US$ 600.000, emplea a 30 personas de un promedio de edad de 27 años. Entre sus principales clientes están AB InBev, Pritty, Rappi, ForMe, UberEats y otros cientos de tiendas online en Tienda Nube, Shopify y Mercado Libre.

A fines de marzo afrontarán una ronda de fondeo y esos recursos se sumarán a los US$ 125.000 que ya lograron de YCombinator a cambio del 7% de sus acciones. Antes de ingresar a la aceleradora fracasaron dos veces con proyectos diferentes. «Escuchamos lo que nos dijeron y aprendimos», acepta Novillo Saravia.

«No funcionábamos»

El grupo empezó con una empresa de limpieza en 2016; cuando intentaron sumarle tecnología se enfrentaron a un sector de rentabilidad baja y competencia informal. Dos años después, la vendieron.

Ya entonces Glovo crecía fuerte en España y Rappi, en Colombia. «Nos fondeamos solos con lo obtenido de la venta. Lo cierto es que llegamos tarde, nos costaba crecer y la rentabilidad estaba lejos», describe Novillo Saravia. Aplicaron a YCombinator, los aceptaron y gastaron parte de lo que les quedaba en viajar a Silicon Valley para una entrevista de 10 minutos. «Volvimos peor -agrega-. No teníamos una clara diferencia con Rappi, que ellos habían fondeado. Había que cambiar el modelo, no funcionábamos».

El emprendimiento necesitaba mochilas, que no se conseguían. Una posibilidad era pedir un contenedor a China y esperar 90 días para recibirlo. Ni podían comprar ese volumen ni tenían 90 días; decidieron fabricarlas y -convencidos de que otros tenían el mismo problema- salieron a ofrecerlas. «Nos dio aire y pudimos pensar el próximo paso», admite el CEO.

Otros emprendimientos que necesitaban mejorar la experiencia se les acercaron. El trío detectó que ahí había una oportunidad; hicieron alianzas y empezaron ofreciendo soluciones de «última milla».

La empresa llegó con sus servicios a Uruguay y Chile, y prevé desembarcar en México y Colombia

Construyeron dos depósitos en Córdoba (para el Interior) y en Buenos Aires. Lograron una nueva entrevista en YCombinator, pero les subrayaron que el proyecto era difícil de escalar a otros países por el sistema de depósitos propios.

Buscaron almacenes con espacios ociosos que no les impactaran tanto en los costos y avanzaron en un nuevo canal de distribución, el de los «pick up points» (800 locales donde el comprador retira).

Novillo Saravia plantea que el hecho de conectar infraestructura logística les permitió «acompañar el fuerte crecimiento» de las ventas online y escalar. Llegaron a Uruguay y Chile y los próximos desembarcos están diseñados para México y Colombia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados