NEGOCIOS

Cambia dueño de parques eólicos en Brasil

Dos importantes complejos de Casa dos Ventos fueron vendidos a un fondo británico por US$ 495 millones

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Transacción. Los dos complejos, en Pernambuco y Piauí, totalizan 392 MW. (Foto: Reuters)

Dos importantes complejos eólicos del noreste brasileño fueron vendidos por 2.000 millones de reales (unos US$ 495 millones) al fondo británico Cubico Sustainable Investments, anunció la compañía Casa dos Ventos.

El director de proyectos y nuevos negocios de la empresa, Lucas Araripe, señaló que la negociación fue concluida en 2015 y recibió el aval del Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), el órgano antimonopolio del país.

La transacción, que por valor y energía contratada —392 megavatios (MW)— es la mayor con usinas eólicas en el país suramericano, representa un tercio de los activos en operación y construcción de Casa dos Ventos.

La operación incluye los complejos Ventos de Santa Brígida (182 MW), en el estado de Pernambuco, y Ventos do Araripe I (210 MW), en Simões (Piauí).

El complejo Ventos de Santa Brígida, inaugurado el año pasado, está compuesto por siete parques eólicos, localizados en los agrestes municipios de Caetes, Pedra y Paranatama, y tiene una capacidad de 181,9 MW, suficiente para abastecer 350.000 hogares.

Las instalaciones cuentan con 107 aerogeneradores, distribuidos a lo largo de unas 3.500 hectáreas.

La construcción de este complejo eólico supuso una inversión de unos US$ 213,8 millones y se espera que genere 1.000 empleos directos y 2.000 indirectos en la región de Caetes, a 250 kilómetros de la capital del estado, Recife.

Araripe dijo que con la «capitalización» obtenida por el negocio y la «situación confortable de caja», la empresa mantendrá sus otros tres complejos y podrá «invertir en nuevos proyectos», a pesar de que 2016 «es un año con bastante incertidumbre por las variaciones económicas y políticas» del país.

Los planes de «reinversión», explicó Araripe, forman parte de un proceso «natural» de transacciones en una firma como la suya, que desarrolla activos y tiene «una cartera grande de proyectos».

Entre 2009, con la primera subasta, y 2015 «la fuente eólica fue la que más vendió energía después de la hidroeléctrica», resaltó Araripe. Para fines de 2018, agregó, Brasil deberá tener un 10% de su energía de fuente eólica, duplicando el actual 5%, como resultado de «tarifas competitivas» y de la «eficiencia por las condiciones de viento de alta velocidad y constante» que presenta el país.

Casa dos Ventos, que administra una cartera de complejos que genera 15 gigavatios, continuará con los proyectos de Tianguá (130 MW) en el estado de Ceará, y de São Clemente (216 MW), en Pernambuco, ambos con previsión de entrar en operación este año, y el de Ventos do Araripe III (359 MW), en Piauí, previsto para 2017, los tres en el nordeste del país.

El grupo Cubico, con sede en Londres y comprador de los dos complejos, es controlado por el banco Santander y los fondos canadienses Ontario Teacher’s Pension Plan y PSP (Public Sector Pension Investment Board). Cubico anunció el lunes la apertura de una oficina en São Paulo para cuidar de sus inversiones en Brasil y de su actuación en los mercados de Perú, Colombia, Uruguay, Panamá y Costa Rica, además de México, donde trabaja con cinco parques en desarrollo con potencial de capacidad de 799 MW. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados