Publicidad

Cadbury propuso una cacería del tesoro y horrorizó a arqueólogos

Lanzó una campaña publicitaria que instó a los consumidores a "agarrar su detector de metales e ir a buscar riquezas romanas" y otros artefactos en sitios específicos de Gran Bretaña e Irlanda

Campaña. La empresa invitó a "descubrir tesoros" y campaña no salió tan bien.
Campaña. La empresa invitó a "descubrir tesoros" y campaña no salió tan bien, a tal punto que dio de baja el sitio web. 

Una persona golosa puede hacer casi cualquier cosa por un chocolate. Saquear sitios arqueológicos protegidos probablemente no debería ser una de ellas, pero eso no pareció tan obvio para el fabricante británico de dulces Cadbury.

Hace poco, la compañía comercializó sus chocolates Freddo Treasures con una campaña publicitaria que instó a los consumidores a «agarrar su detector de metales e ir a buscar riquezas romanas» y otros artefactos en sitios específicos de Gran Bretaña e Irlanda. Un sitio web para la campaña sugirió que los aventureros «desentierren la plata vikinga en el río Ribble», «busquen anillos preciosos en Fermanagh» y «el oro sajón en Chelmsford, Essex”.

«¿Estás dispuesto a ensuciarte las manos para descubrir más?», preguntó el sitio web, comparando el hecho de abrir una caja de chocolates con buscar tesoros reales y reliquias antiguas. En ciertos sitios, la campaña publicitaria decía «el juego justo del tesoro».

Arqueólogos y curadores de museos se apresuraron a objetar. Ian Trumble, curador de arqueología, egiptología y culturas del mundo en el Bolton Museum en el norte de Inglaterra, escribió en Twitter el fin de semana que el esfuerzo de marketing era «posiblemente la campaña de compromiso» con el patrimonio «más impactante, imprudente e irresponsable», jamás vista. El terreno de juego de Cadbury, agregó, «promueve activamente la destrucción alegre de los sitios arqueológicos y socava los años de educación sobre el patrimonio público».

En una entrevista el lunes, amplió sus objeciones y dijo que cualquier persona que participe en un juego de la vida real de «Tomb Raider» en muchas partes de las Islas Británicas estaría haciendo algo «indiscutiblemente ilegal». En Twitter, el organismo gubernamental Historic England se hizo eco de su postura, citando «reglas estrictas que protegen el patrimonio arqueológico inglés».

Mondelez International, propietaria de Cadbury, dijo en un comunicado que no pretendía «alentar a nadie a romper las regulaciones existentes con respecto al descubrimiento de nuevas piezas arqueológicas». La compañía dio de baja el sitio web y ahora trabaja en «dirigir a las familias a museos donde se encuentran los tesoros existentes». La Advertising Standards Authority recibió 30 quejas sobre el anuncio, según Matt Wilson, un vocero del organismo regulador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados