NEGOCIOS

Bulgheroni eleva la experiencia de la casa de playa en el Este

El grupo del empresario argentino lanzó nuevo barrio privado Costa Garzón que se proyecta en José Ignacio con lotes desde US$ 1,6 millones

Con vista al mar. Las propiedades se ubican en primera línea de playa.
Con vista al mar. Las propiedades se ubican en primera línea de playa.

La marca Garzón, creada por la familia del reconocido empresario argentino Alejandro Bulgheroni, «evoluciona» al sumar un nuevo emprendimiento, un barrio privado de lujo ubicado en la playa de José Ignacio bautizado como Costa Garzón.

El proyecto consta de 13 lotes de tierra en primera línea de playa con variedad de amenities propios «muy sofisticados y descontracturados», anuncian como adelanto los responsables del complejo.

«Los lotes empiezan de un piso de venta de US$ 1,6 millones y oscilan entre 1.100 y 1.500 metros cuadrados», detalló a El Empresario Carlos Hartmann, director de Desarrollos para el grupo Alejandro Bulgheroni Family Vineyards.

Los propietarios de Costa Garzón —agregó Hartmann— podrán optar entre desarrollar su propio proyecto, o acceder a un producto llave en mano. Incluso, quienes lo deseen podrán solicitar servicios de property management para el mantenimiento de la propiedad.

A la espera del inicio de las obras, ya se celebró el lanzamiento oficial de Costa Garzón el martes durante un cóctel exclusivo en José Ignacio.

«Esto es la evolución natural de lo que llamamos el ‘universo Garzón’, que viene desarrollando la familia Bulgheroni desde hace ya 20 años apuntando siempre a la máxima calidad y a experiencias únicas», resaltó Hartmann. En línea con ese estándar, los vecinos de Costa Garzón podrán disfrutar de amenities dentro del predio del barrio privado así como de otros situados en otras locaciones bajo la marca Garzón.

El complejo contará con un nuevo espacio gastronómico y de hotelería —un parador de playa y una posada—, diseñado por el estudio brasileño Bernardes Arquitetura. Del proyecto también participará «el equipo de expertos en diseño sustentable que obtuviera recientemente la prestigiosa certificación LEED para Bodega Garzón», indicaron los responsables de Costa Garzón en una nota que oficializa el emprendimiento inmobiliario.

Los propietarios podrán optar entre desarrollar su propio proyecto, o acceder a un producto llave en mano

Asimismo, el complejo contará con su propio club de playa, que incluirá servicios de spa «para el deleite de miembros e invitados», agrega el texto.

El parador de playa se inaugurará la próxima temporada, mientras que «más adelante» será el turno del restaurante, el club de playa y la posada, comentó Hartmann.

Los trabajos relacionados a la infraestructura del barrio privado -como el cercado de la propiedad, caminería interna, instalaciones de redes y fibra óptica- comenzarán luego del verano. En tanto, «esperamos empezar a construir viviendas muy pronto», señaló el arquitecto.

Consumidor final

Golf. Los vecinos de Costa Garzón podrán jugar en el campo con sello del PGA.
Golf. Los vecinos de Costa Garzón podrán jugar en el campo con sello del PGA.

Paralelamente, los propietarios podrán acceder a otras experiencias, productos y beneficios ligados a la marca. El «universo» incluye a Colinas de Garzón, el multipremiado aceite de oliva extra virgen; el restaurante Garzón, operado por el reputado chef Francis Mallman; Bodega Garzón, destacada por sus vinos de calidad; Garzón Tajamares Golf, el «único PGA Tour Preferred Golf Course fuera de EE.UU.» y The Garzón Club, un club del vino al que se ingresa solo por invitación y que tiene alianzas con socios en distintas mecas de la industria vitivinícola como Toscana, Burdeos, Napa y Mendoza.

La cercanía del barrio privado con las instalaciones que ofrecen estos servicios es una ventaja. «La propiedad de la bodega está a unos 25, 30 minutos de la playa y el campo de golf a unos 20 minutos de la playa», destacó Hartmann.

Los creadores del proyecto tienen claro que su apuesta es seducir al consumidor final, quien «realmente quiera vivir y participar» de esta experiencia de lujo, lo que descarta a inversores interesados en «especular» con la propiedad, aclaró el director de Desarrollo del grupo Bulgheroni.

El carácter cosmopolita de José Ignacio es una de las particularidades de los potenciales propietarios de Costa Garzón. Su alto poder adquisitivo, el gusto sofisticado, así como la búsqueda del disfrute de paisajes naturales, del buen vino y la gastronomía, entre otros, son también rasgos notables. «Nosotros ofrecemos los ingredientes, el menú lo armará el propietario de Costa Garzón», concluyó Hartmann.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)