INFORME

El boom del deporte trajo viento en la camiseta a marcas locales

Tres empresas se disputan el mercado de la indumentaria deportiva; visten clubes de fútbol y básquetbol con negocios que giran en torno al deporte amateur, universitario, niños y colegios.

MATGEOR. Fue creada en 1992 y hoy su marca se luce en clubes de fútbol como Boston River, Rentistas, Villa Teresa, Deportivo Maldonado y Cerro Largo. En básquetbol, con Yale. (Foto: Gerardo Pérez)
MATGEOR. Fue creada en 1992 y hoy su marca se luce en clubes de fútbol como Boston River, Rentistas, Villa Teresa, Deportivo Maldonado y Cerro Largo. En básquetbol, con Yale. (Foto: Gerardo Pérez)
STARBADE. Nació en 1995 y viste a Juventud de las Piedras, Atenas, Sudámerica y Tacuarembó. En básquetbol, a Miramar Misiones y Larre Borges. (Foto: Marcelo Bonjour)
STARBADE. Nació en 1995 y viste a Juventud de las Piedras, Atenas, Sudámerica y Tacuarembó. En básquetbol, a Miramar Misiones y Larre Borges. (Foto: Marcelo Bonjour)
MGR. Con 25 años de trayectoria, es responsable de la indumentaria de River Plate, Fénix, Racing, Villa Española y Plaza Colonia. En básquetbol, viste a Welcome y Unión Atlética. (Fuente: Leo Carreño)
MGR. Con 25 años de trayectoria, es responsable de la indumentaria de River Plate, Fénix, Racing, Villa Española y Plaza Colonia. En básquetbol, viste a Welcome y Unión Atlética. (Fuente: Leo Carreño)
AUGE. Con 30 años en plaza, vistió varios clubes de fútbol de primera. Hoy su marca Sporty’s está en básquetbol en Cordón, Marne, Atenas, 25 de Agosto, Stokolmo, Tabaré y Paysandú. (Foto: Archivo El País)
AUGE. Con 30 años en plaza, vistió varios clubes de fútbol de primera. Hoy su marca Sporty’s está en básquetbol en Cordón, Marne, Atenas, 25 de Agosto, Stokolmo, Tabaré y Paysandú. (Foto: Archivo El País)

«El camino es la recompensa», expresó el director técnico de la selección uruguaya de fútbol, Óscar Washington Tabárez, tras lograr el cuarto puesto en el Mundial Sudáfrica 2010 y la frase se imprimió en la sociedad uruguaya para siempre.

Desde entonces, la selección muestra signos de «profesionalización» que contagiaron a no solo a las ligas amateur de fútbol, sino también al básquetbol, vóleibol, rugby e incluso a fenómenos urbanos como el running. Esto benefició a marcas locales que se disputan el negocio de la ropa deportiva vistiendo a clubes profesionales de fútbol y básquetbol que no son cobijados por las multinacionales. Así creció la venta de indumentaria deportiva, aseguraron los responsables de MGR, Starbade y Matgeor, con una zafra que comienza en abril y se extiende hasta octubre o noviembre. Los precios de los equipos completos (camiseta, short y medias) oscilan entre ?$ 850 y $ 890.

«Después de 2010 el deporte tuvo un crecimiento sustancial», aseguró Omar Abud, brand manager de MGR, empresa que desde ese momento registró un incremento interanual de su negocio entre un 8% y un 10% hasta 2015. La marca viste a varios clubes de fútbol y básquetbol —de primera y segunda división—, a los seleccionados de fútbol sala de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), de fútbol playa de AUF y las selecciones de básquetbol femenina, formativas y de Tres por Tres de la Federación Uruguaya de Basketball (FUB).

El negocio de venta de equipos deportivos (camiseta, short y medias) representa un 65% de sus ventas. Otra línea de negocio responde a dar soporte a marcas multinacionales. A diferencia de otras marcas locales que confeccionan todo en Uruguay, MGR hace los productos a medida y de baby fútbol en Uruguay y adquiere en el exterior su línea de remeras y chalecos para entrenamiento, camisetas alternativas y accesorios deportivos como pelotas, canilleras.

Matgeor también recibió los beneficios del Mundial de Sudáfrica. «Dimos un salto importante en 2010. Ingresé a la empresa y decidí apostar por el deporte amateur como Liga Universitaria y otros campeonatos. Desde ese entonces, crecimos un 20%. Hoy el negocio amateur, principalmente lo que es camisetas, shorts y medias, es el 80% de las ventas de la empresa», aseguró Matías Vignoli, segunda generación al frente de la firma.

Para Vignoli, si bien vestir a clubes profesionales incide en que se vea la marca, el «boca a boca» ha sido su principal herramienta de marketing. «No salimos a captar clientes en ninguna liga, sino que llegan por recomendaciones; algunos ya tienen 10 años o más con nosotros. Incluso hay clubes que están desde que mi padre comenzó con el negocio», remarcó.

Internet es un gran aliado para estas empresas, a tal punto que a algunos clientes «aún no les conozco la cara», admitió Vignoli.

A medida.

La «profesionalización» y el «boom deportivo» llevó a que el cliente amateur se vuelva más exigente. «Atrás quedó aquello de jugar un campeonato empresarial o amateur con camisetas prestadas o la típica remera lisa. Ahora miran en Internet diseños de otros países, de sus cuadros favoritos y traen ideas bastante adelantadas», opinó Federico Aguirre, uno de los responsables de Starbade.

Internet, ferias internacionales y reuniones con colegas de otros países son algunas de las herramientas que utilizan las empresas para estar al tanto de las últimas tendencias.

El rubro también se aggiornó en materia tecnológica, por ejemplo, con la incorporación de impresoras digitales que permiten personalizar las camisetas. «Se puede hacer lo que se te ocurra», dijo Aguirre. Esta facilidad explica el alza de las ventas de Starbade, que a partir de 2006 fue a un ritmo de un 30% anual hasta 2014, desde cuando se mantiene estable.

En la actualidad, un 70% del negocio de esa empresa es la venta de ropa para clubes de fútbol, otro 20% a ropa de invierno (equipos largos y camperas) y un 10% a colegios. Dentro de su negocio principal (el fútbol) los niños se llevan la mayor parte de las ventas, un 70%. «Es que si agarrás un club son ocho categorías y eso se multiplica en camisetas short y medias, y después equipos largos. En fútbol, en temporada alta, llegamos a imprimir unos 3.000 equipos por mes», indicó Aguirre.

La empresa también se ha nutrido de otras «movidas», como el programa «Gol a futuro» de la Administración Nacional de Educación Pública o del crecimiento del running. «Hicimos indumentaria para algunos de esos eventos. Son ventas puntuales, pero significan un ingreso importante», dijo el titular de Starbade.

La demanda creció tanto que Vignoli reconoció que si cerraran las otras empresas «no daríamos abasto para abastecer el mercado».

Auge Deportes relega espacio y se aboca al negocio comercial.

Una de las más antiguas en este negocio es Auge Deportes, con su marca Sporty’s. En los últimos años, relegó espacio en el mercado para dedicarse al negocio comercial y la fabricación de indumentaria para su propia tienda. La compañía, con 30 años de trayectoria, llegó a vestir a varios clubes del fútbol profesional, incluso al Club Nacional de Football en la década de 1980, un lujo casi inalcanzable para un marca local en la actualidad. «Estamos saliendo producto de la gran competencia que existe entre fabricantes», dijo Santiago Núñez, segunda generación el frente de la empresa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)