AFTER WORK

Bombones artesanales conquistan paladares por su innovación

Cho chocolate belga mezcla sabores locales con una exquisita materia prima importada; Oh Chocolaterie seduce a través de su web y ofrece combinaciones no tradicionales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La fama de los bombones conjuga el trabajo artesanal con la innovación en sabores. Foto: Gentileza Cho chocolate belga.

Dos chocolaterías conquistan con bombones que atrapan a los paladares más sibaritas. Ambas apuestan a conquistar con delicias artesanales y propuestas únicas.

Por un lado, Adriana Bozzano tienta con Cho chocolate belga, una apuesta innovadora que además de atender al público en sus locales, ofrece degustaciones a grupos de turistas extranjeros que visitan Uruguay. Su servicio incluye también una veta comercial pensada en el mundo de las empresas, que va desde la elaboración de regalos empresariales hasta caterings exclusivos para eventos o para agasajar a clientes en recepciones de todo tipo.

Con dos locales, uno en Pocitos y otro en el departamento de San José, Cho ofrece delicias con materia prima de origen belga.

La puesta en escena es otro de los puntos fuertes de cualquiera de los locales. En verdaderas boutiques, la experiencia va más allá del chocolate que se ofrece. Una mesa central permite degustar una pastilla del más puro cacao mientras se selecciona la compra. Y para elegir hay de todos los gustos y sabores, desde los clásicos bombones con dulce de leche, menta o café hasta las innovaciones que incluyen delicias de panceta ahumada bañada en chocolate o bombones de albahaca y miel.

«La intención es sumarle al chocolate belga sabores que son conocidos para el paladar local», explicó Bozzano, principal del local donde se encuentran bombones a partir de $ 35.

Por su parte, Lucía Chontatore cautiva con sus delicias de Oh Chocolaterie. Con una venta que se hace exclusivamente vía web, esta emprendedora ofrece bombones clásicos y otros innovadores. A los de maracuyá, menta, caramelo o dulce de leche se suman otros como los de pimienta rosada y chocolate, bañados en chocolate blanco o los de jengibre, aceite de oliva y pimienta. «Los chocolates son una forma de expresión, quiero sorprender con el factor novedoso», advirtió Chontatore.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)