Finanzas

Bitcoin, dogecoin o la influencia de Elon Musk

El magnate fundador de Tesla y sus tuits sobre la cotización del bitcoin y otras criptomonedas despierta cada vez más interrogantes.

Elon Musk. Foto: AFP
Elon Musk. Foto: AFP

Entre vacíos regulatorios y volatilidad natural de las monedas digitales, la influencia de un solo hombre, el magnate fundador de Tesla, Elon Musk, y sus tuits sobre la cotización del bitcoin y otras criptomonedas despierta cada vez más interrogantes.

«El hecho de que no haya más gente ofuscándose porque #ElonMusk haga caer intencionalmente las criptos es horripilante. ¡Dejen de venerarlo!», lanzó un internauta con el hashtag #Fuckmusk.

La semana pasada, el bitcoin alcanzó un piso desde enero al caer a unos US$ 30.000 cuando valía casi el doble 10 días antes. La más popular de las criptomonedas se recuperó luego, para colocarse el viernes pasado en torno a US$ 36.000.

Elon Musk está, frecuentemente, en el origen de su buena o mala fortuna. Su empresa de autos eléctricos Tesla llevó la criptomoneda a las nubes al anunciar en febrero que compró bitcoins por US$ 1.500 millones y aceptar la moneda digital como pago por sus vehículos.

Pero a mediados de mayo, el inquieto empresario se retractó: anunció en un tuit que Tesla rechazaría los pagos en bitcoins por el riesgo ambiental causado por el minado de la criptomoneda, como se conoce al proceso para su generación que insume mucha energía.

Musk apoya regularmente en la misma red social a otra divisa virtual, el dogecoin, creado como una broma y muy a la moda a pesar de las dudas en el mundo financiero.

Aunque es difícil comprobar que sus tuits hacen moverse al mercado, en todo caso eso parece, y despierta muchas preguntas», destacó Todd Cipperman, de la consultora Cipperman Compliance Services.

Far West

«En ausencia de regulación, EE.UU. se volvió el ‘Far West’ (lejano oeste o tierra de nadie) en la materia», dijo Cipperman, experto en regulación financiera.

Para Kristin Boggiano, presidenta de la firma de asesoría en inversiones en activos digitales CrossTower, la influencia de Elon Musk «se nota sobre todo en los pequeños inversores más que en los inversores institucionales». Según ella, gran parte de la volatilidad de la criptomoneda, «característica natural de una clase emergente de activo (...) vino sobre todo del extranjero».

A las idas y vueltas de Tesla se sumaron las reacciones en China. Varias federaciones bancarias chinas advierten sobre la especulación en criptomonedas que, a su criterio, «no son verdaderas divisas».

En 24 horas el miércoles 19, unos US$ 8.500 millones en bitcoins fueron liquidados.

El jueves 20 Elon Musk volvió a la carga e hizo subir el dogecoin con un tuit: «¿Cuánto vale el Doge en la vitrina?», dijo en referencia a una canción popular sobre un perro («dog»).

«Perdí todo por tu culpa y ahora vivo bajo un puente. (...) Puedes estar orgulloso», replicó en Twitter un internauta, aplaudido por un millar de «likes». Algunas criptomonedas «contestatarias» fueron creadas como el «$FuckElon», para protestar contra la influencia del fundador de Tesla.

Las autoridades bursátiles de la SEC estadounidense se contentan hasta ahora de calificar al mercado de criptomonedas como «riesgoso y peligroso», recordó Cipperman, quien considera esta prudencia «como un error». «El mercado de las criptomonedas se beneficiaría mucho de una mayor regulación que diera confianza» a los inversores, enfatizó.



¿Quién controlará?

En EE.UU. resta saber qué entidad tendrá la responsabilidad de la regulación, si será la SEC o la CFTC, la agencia que regula los productos derivados, o incluso el IRS, la agencia impositiva que ya comienza a pedir a los contribuyentes que declaren sus haberes en bitcoins.

Un proyecto de ley pide a la SEC y la CFTC que establezcan un grupo de trabajo para elaborar una reglamentación.

La Reserva Federal también señaló el jueves 20 en un comunicado que «explora los medios de precisar su papel» en estas nuevas tecnologías.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados