EN ACCIÓN

Bavastro también baja el martillo a los remates digitales

Con sus 104 años de trayectoria, la reconocida firma uruguaya de subastas desarrolló una plataforma digital que no para de crecer.

Bavastro
Eugenio y Luciana Bavastro, la cuarta generación de una empresa familiar dedicada a los remates hace 104 años.

Bavastro es sinónimo de confianza, compromiso y responsabilidad en el mundo de los remates. En marzo de 2020, con la sorpresiva llegada a Uruguay del COVID-19, acompañada de medidas sanitarias y del distanciamiento social, Bavastro apeló una vez más a su vocación innovadora para avanzar a paso firme hacia la economía digital.

Héctor y sus hijos Eugenio y Luciana, tercera y cuarta generación de la empresa familiar, asumieron el desafío de desarrollar una plataforma, para continuar con su actividad en pandemia. Un año más tarde Bavastro obtuvo resultados que superaron sus expectativas. Es que se multiplicaron los lotes rematados, así como el interés que despertaron sus subastas, que inclusive cruzó fronteras.

«Con la pandemia tuvimos que acelerar el desarrollo de una plataforma web con el objetivo de poder llevar adelante nuestros remates de forma virtual y sin descuidar ninguno de nuestros valores que han cimentado estos 104 años de trayectoria», comenta Luciana.

Sin un plan piloto previo, Bavastro hizo su estreno en la economía digital con un remate de alhajas y alfombras, para luego seguir creciendo sin pausas.

«El resultado logrado fue muy bueno desde todo punto de vista», señaló Eugenio.

En apenas doce meses, hubo un crecimiento explosivo de los remates online de Bavastro en varias direcciones. De no contar con usuarios, la web bavastronline.com.uy actualmente tiene un tráfico que ya supera los 11.000 registros, señaló Eugenio, para destacar que existe además una fuerte sinergia con las redes sociales y la distribución de una newsletter con todas las novedades.

Además de alcanzar un universo mucho mayor de personas interesados en sus subastas, Bavastro también se encontró con un creciente número de usuarios que operan desde el interior del país, así como del exterior.
También la web de Bavastro fue elegida para realizar subastas solidarias, con el objetivo de recaudar fondos para el coronavirus. Es el caso, por ejemplo, del remate de las medallas que ganó el ex arquero Jorge Seré como campeón de América y del Mundo con Nacional.

CATEGORÍAS

Los remates de alhajas, antigüedades, pinacotecas y mobiliario son las principales categorías donde Bavastro se hace fuerte. Sin embargo, su plataforma online también permitió iniciar un proceso de diversificación hacia otras categorías, como la subasta de vinos libros, vinilos en una larga lista que cada día suma más artículos.

La dinámica de la actividad de Bavastro hoy exhibe números contundentes. Sus remates presenciales reúnen entre 60 y 70 personas, mientras convoca entre 400 y 500 usuarios a través de la plataforma digital.

«Todos los productos que se rematan online son exhibidos previamente de modo que todos aquellos que estén interesados tienen la posibilidad de venir a nuestro tradicional local de Misiones 1366», indicó Luciana. Cada lote recibe ofertas durante un período de cinco días y el bien subastado se adjudica al mejor postor vencido el plazo establecido. Cerrada la puja, el comprador recibe una notificación de confirmación, ante la cual tiene la posibilidad de hacer transferencia bancaria o concurrir a la propia sede de Bavastro para abonar con tarjeta de crédito y débito Visa o realizar el pago en efectivo. En el caso de un comprador del interior del país, se coordina el envío.

EVOLUCIÓN

La plataforma virtual de Bavastro será actualizada en los próximos días, con la incorporación de nuevas herramientas para hacer más fácil y amigable las visitas. «Nuestra página web inicialmente tuvo un acelerado desarrollo durante la pandemia y ahora ingresamos en una etapa de madurez y consolidación de nuestros remates virtuales, de modo que se va a mejorar la experiencia del usuario con una plataforma que se va a navegar con mayor velocidad, la actualización de los bienes a subastar pasará a ser automática y se podrá programar una oferta específica que el propio sistema informático se encarga de gestionar durante el transcurso del remate», destacó Eugenio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados