Empresas

Bares que apuestan al público LGBT son un éxito en Belo Horizonte

Aumentan las ganancias del «dinero rosa» en esa ciudad

BombShell. El 70% de sus clientes pertenece a la comunidad LGBT, el otro 30% es afín a la comunidad. (Foto: Facebook BombShell)
BombShell. El 70% de sus clientes pertenece a la comunidad LGBT, el otro 30% es afín a la comunidad. (Foto: Facebook BombShell)

Belo Horizonte es la segunda ciudad con más establecimientos LGBT de Brasil, pero ese nicho de mercado aún es poco explorado. En el país vecino, 9,5 millones de personas declaran pertenecer a la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales). Detrás de la sigla hay un mercado que mueve 150 millones de reales por año (unos US$ 47,9 millones); es el bautizado «pink money» o «dinero rosa».

Después de San Pablo, Belo Horizonte es la ciudad brasileña donde hay más establecimientos creados para el público LGBT. En total, la capital del estado de Minas Gerais cuenta con 50 iniciativas y se considera que son pocas.
Ante la posibilidad de hacer crecer su negocio, Gabriela Andrade apostó a ese mercado e inauguró un restaurante vegano: Las chicas vegan. «El público LGBT no tiene muchos lugares para frecuentar, la ciudad todavía es muy pequeña cuando se trata de bares y restaurantes inclusivos», afirma la empresaria.

Solo 9% de la población reconoce marcas que están a favor de la diversidad. En tanto, el 54% apreciaría que sus marcas favoritas tuvieran más iniciativas al respecto, explicó la consultora en diversidad Anna Francis, de Iden Consultoría de Marketing LGBT.

La apuesta de Andrade es encontrar el mercado gay. «Solo 9% de la población reconoce marcas que están a favor de la diversidad. En tanto, el 54% apreciaría que sus marcas favoritas tuvieran más iniciativas al respecto. Estamos hablando de algo que nadie está mirando aún, por puro preconcepto e ignorancia», explica la consultora en diversidad Anna Francis, de Iden Consultoría de Marketing LGBT.

El preconcepto fue una de las razones que motivó a Andade a emprender. «Hace algunos años sufrí una agresión en la calle y creo que en Belo Horizonte faltan espacios para nosotros», dice quien creó su restaurante en 2014.

Bombshell 

En otro punto de la capital minera, el empresario João Augusto Costa también descubrió que el público LGBT era la oportunidad de crear su propio negocio.

BombShell atrae con colorida decoración, objetos retro y baños unisex a un público variado. El 70% de sus clientes pertenece a la comunidad LGBT, el 30% restante es afín a la diversidad.

"Hablando estrictamente de números, comprobamos que este público gasta entre 20% y 30% más de lo habitual", aseguró el empresario João Augusto Costa.

«Hablando estrictamente de números, comprobamos que este público gasta entre 20% y 30% más de lo habitual; en contrapartida, uno tiene que trabajar bien», explica Costa, quien subraya que sus clientes están dispuestos a pagar más para sentirse seguros y libres de cualquier episodio de violencia.

El empresario invirtió  US$ 20.000 y en cuatro meses recuperó su dinero. Los tragos —que se sirven en grandes vasos— son el caballito de batalla de su local.

«Me di cuenta que una pequeña parte de mi menú era responsable por la mayor parte de mi facturación, entonces enseguida rediseñé mi propuesta. Hoy tenemos más de 30 tragos a disposición de nuestros clientes», revela Costa.

En promedio, cada cliente de BombShell gasta US$ 40 y la facturación de la casa ronda los US$ 20.000 mensuales. Con un público fiel, los números son alentadores. «Nuestra clientela disfruta la vida, si sabemos trabajar bien y podemos satisfacer sus expectativas, tenemos mucho terreno para ganar dinero», puntualiza Costa.

Desde su consultora, Francis remarca la importancia de contemplar a todo el público LGBT al pensar un negocio. «A pesar de llamarse LGBT, el marketing aún está muy orientado a gays y lesbianas, y deja atrás a los bisexuales y a los de la letra T: travestis, transgéneros y transexuales. Hay mucho para crecer», concluye. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados