TENDENCIAS

Bancos avanzan en la instalación de cafeterías y Wi-Fi en sus sucursales

La banca argentina busca hacer más atractivas sus sucursales con ambientes de cowork, alimentos y conectividad.

Capital One. Fue uno de los pioneros en EE.UU., en asociación con Peet's Coffee. Foto: Difusión.
Capital One. Fue uno de los pioneros en EE.UU., en asociación con Peet's Coffee. Foto: Difusión.


Los bancos en Argentina parecen decididos a mejorar la experiencia del usuario, un término cada vez más utilizado por las empresas, cuando reciben a un cliente en sus sucursales. Las herramientas clave para esa tarea serán el hecho de poder comprar un café en el establecimiento y hasta navegar por Internet, algo que históricamente les estaba vedado.

El puntapié inicial lo dio el Banco Central del país vecino (BCRA), en febrero pasado, cuando dispuso que «las dependencias automatizadas podrán ofrecer espacios de reunión y otros bienes y servicios prestados por terceros (por ejemplo, una cafetería o librería), con el propósito de continuar mejorando la experiencia de los usuarios de servicios financieros y fomentar la bancarización».

Las entidades monetarias se hicieron eco de la iniciativa y ya los dos bancos privados de mayores capitales nacionales comenzaron a analizar posibles alianzas con cadenas de cafeterías para salir del tradicional desarrollo de una sucursal bancaria.

«La idea es dar nuestros servicios en un lugar más relajado. Hay productos más complejos, como el seguro de retiro o los préstamos hipotecarios, que requieren conversaciones de más largo tiempo», dice Diego Baccini, gerente de sucursales del Banco Galicia.

«Estamos en proceso de apertura de un banco café para indagar si el cliente lo ve positivo y si tracciona. La norma del BCRA nos permite flexibilizar el horario de atención en un contexto donde hay una gran cantidad insatisfecha de banca automática. Es una manera de estar más cerca de nuestros clientes y de sumar nuevos», agrega.

La nueva disposición del BCRA permite habilitar en los bancos "redes de comunicación de datos (por ejemplo, Wi-Fi) y dispositivos móviles de comunicación".

El comunicado del Banco Central habilita también a las entidades a utilizar «redes de comunicación de datos (por ejemplo, Wi-Fi) y dispositivos móviles de comunicación». Pero, por una cuestión de seguridad, tienen que ser sucursales automatizadas: pueden tener terminal de autoservicios y cajeros, pero no puede haber caja, nadie puede llevar ni retirar dinero.

Banco Macro, por su parte, adaptará la nueva sucursal de la Torre Macro, en Retiro, para que sea la primera en contar con Wi-Fi y cafetería, «priorizando que ese espacio esté muy bien separado de la línea de cajas», señalaron. Además, el año próximo abrirán un local en la provincia de Salta, adaptado también a las nuevas normas del Banco Central.

«Cuando hay una sucursal que tiene el espacio suficiente y se puede separar con mucha claridad la zona Wi-Fi del sector de las cajas. Es factible plantear el concepto de sucursales diferentes con cafeterías, con conectividad, donde los clientes puedan ser más digitales y pueden transaccionar utilizando nuestra banca Internet. Es un nuevo concepto que existe en muchos lugares del mundo», indicó Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro.

La medida busca además seducir a los millennials que nacieron al ritmo de la tecnología y que realizan la mayoría de sus trámites bancarios a través del teléfono. El objetivo es que cualquier persona, independientemente de su afiliación bancaria, pueda tomar una taza de café, sentarse en el sillón y, si lo desea, ser atendido por profesionales de la entidad.

Arte. Banco Ciudad le hizo espacio en su casa matriz. Foto: La Nación / GDA.
Arte. Banco Ciudad le hizo espacio en su casa matriz. Foto: La Nación / GDA.

Banco Ciudad, por ejemplo, reinauguró el año pasado la emblemática «caja de cristal» de la casa matriz en Florida y Sarmiento, donde además funciona un espacio de arte habilitado hasta las 19:30 horas, que ofrece también terminales de autoservicio, cajeros automáticos que venden dólares y una serie de computadores donde se puede operar con la asistencia de personal del banco.

En EE.UU., por ejemplo, el banco Capital One fue uno de los primeros en incorporar espacio de café, coworking y salas de reuniones para organizaciones sin fines de lucro, y ofrecen talleres financieros y sesiones de asesoramiento.

Para ello, este banco se asoció con Peet’s Coffee, un retailer del Área de la Bahía de San Francisco, mientras que la pastelería está a cargo de proveedores locales. Los espacios fueron diseñados por Rockwell Group, una empresa de arquitectura reconocida internacionalmente, entre otras cosas, por el diseño de varios de los hoteles W (de la cadena Starwood) en el mundo, según informó Business Insider.

Capital One. Se asoció con Peet's Coffee, un retailer de San Francisco. Foto: Difusión.
Capital One. Se asoció con Peet's Coffee, un retailer de San Francisco. Foto: Difusión.

Por su parte, el banco ICBC ofrece espacios de café con Wi-Fi únicamente para sus clientes «Exclusive y de Private Banking» en las sucursales de negocios de Rosario, Mendoza, Córdoba, Tucumán, y Ciudad de Buenos Aires. «No tenemos aún un requerimiento para ampliar ese servicio», indicó un vocero de la empresa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)