Empresas

Automatización amenaza con agravar la brecha de género

Hombres y mujeres deberán adquirir habilidades, por ejemplo asociadas con la tecnología, pero para las trabajadoras esa transición puede ser más dificultosa según estudio de consultora McKinsey.

Mujer
Administrativas. Es una de las tareas amenazadas por la tecnología. 

La automatización y la inteligencia artificial traen oportunidades y amenazas al mundo del trabajo. Hombres y mujeres deberán adquirir habilidades, por ejemplo asociadas con la tecnología, pero para las trabajadoras esa transición puede ser más dificultosa por la subyacente brecha de género, puntualiza un estudio de la consultora McKinsey.

«Si las mujeres se reconvierten, pueden estar en el camino para tener trabajos más productivos y mejor remunerados. De lo contrario, podrían enfrentar una mayor brecha salarial o quedarse atrás en tanto el progreso hacia la paridad de género en el trabajo aún es lenta», indica el estudio «The future of women at work: Transitions in the age of automation».

Si las mujeres se reconvierten, pueden estar en el camino para tener trabajos más productivos y mejor remunerados, aclara el estudio The future of women at work: Transitions in the age of automation

Para la investigación, la firma relevó seis economías maduras (Canadá, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, y EE.UU.) y cuatro emergentes (China, India, México, y Sudáfrica).

Por la automatización, entre 40 y 160 millones de mujeres en todo el mundo tendrán que hacer una transición a roles que les exigirán mayores habilidades hacia 2030. La cifra representa a entre 7% y 24% de las trabajadoras actuales. Si aprovechan las oportunidades para reconvertirse podrán mantener su cuota del mercado laboral, «de lo contrario, la inequidad de género laboral podría empeorar», dice el estudio.

El tipo de empleos afectados por la automatización varía por género: los hombres predominan en roles físicos, un 40% de los trabajos masculinos que podrían ser desplazados corresponden a operarios y manufactureros. Entre las mujeres un 30% de los empleos femeninos que se verían afectados corresponden a labores como administrativa de apoyo y trabajadora de servicios.

McKinsey detalla que el tipo de empleos afectados por la automatización varía por el género: los hombres predominan en roles físicos, por lo que un 40% de los trabajos masculinos que podrían ser desplazados corresponden a operarios y manufactureros. Mientras, las mujeres prevalecen en ocupaciones muy automatizables por su carga de trabajo cognitivo de rutina. Un 30% de los empleos femeninos que se verían afectados corresponden a labores como administrativa de apoyo y trabajadora de servicios.

McKinsey apunta a que se apliquen «medidas concertadas y soluciones creativas» para que las mujeres puedan reconvertirse y superar barreras. Propone invertir en capacitación y facilitar el acceso a la tecnología, entre otras acciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)