Negocios

«Los asientos de avión no se stockean; buscamos ocupación arriba del 80%»

Vicepresidente de Ventas de Latam, Nicolás Goldstein, habló de los cambios que trae la fusión y del negocio turístico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nicolás Goldstein. La meta es ser una de las tres mejores aerolíneas del mundo. (Foto: Archivo El País)

Tres años después de sorprender con el anuncio de su fusión, las aerolíneas Lan y Tam develaron finalmente en agosto el nombre de la nueva marca que las une: Latam. En silencio, ambas compañías se integraron desde el aspecto operativo y cultural, por lo que la nueva aerolínea ahora pone el foco en ofrecer a sus pasajeros «una sola experiencia de viaje», enfatizó Nicolás Goldstein, vicepresidente de Ventas de Latam, quien estuvo de visita en Montevideo.

Una nueva imagen corporativa tanto en sus oficinas como en sus aviones, invocando el carácter latino de las empresas socias, es uno de los hitos de la marca. Pero hay más: desde el punto de vista del usuario, Latam ofrecerá nuevos servicios online, incorporará más vuelos (por ejemplo, desde enero habrá uno nuevo entre Montevideo y Lima) e instalará un hub en el nordeste brasileño (a definir en Fortaleza, Recife o Natal y que estará listo en entre 18 y 24 meses). Este enclave se sumará a los que ya operan en San Pablo, Santiago y Lima. Nuevos aviones de última generación se incorporarán a partir de mayo a la flota (los Airbus 350), que volarán entre los hubs y el resto del mundo.

Actualmente, el grupo Latam cuenta con 320 aeronaves y tiene órdenes de compra por US$ 12.200 millones. Los planes de la aerolínea apuntan a posicionar a Latam en «uno de los tres mejores grupos aéreos del mundo», afirmó Goldstein. Aquí, un resumen de la entrevista con El Empresario.

¿Cuáles son los cambios que verá el usuario tras la fusión?

Hay tres o cuatro cosas que van a suceder a partir del año que viene. Primero, y lo más evidente, es que 30.000 tripulantes van a usar un nuevo uniforme. Segundo, los aviones van a tener nuevos colores, nuevo logo, otro look and feel; tercero, la web. Hoy existen Lan.com y Tam.com y se va a ir a una sola página, estamos homogeneizando el producto. Ahora, estas cosas llevan tiempo. Para pintar 320 aviones tenés que pararlos varios días y eso tiene un costo. Vamos a cambiar también la imagende las oficinas de ventas. Además, estamos invirtiendo en desarrollo tecnológico para que el pasajero tenga una experiencia más fluida.

¿De qué forma?

Va a poder comprar y reagendar sus vuelos ante alguna contingencia desde el mobile, va a tener chat en vivo. Son varias cosas de tecnología para mejorar la experiencia. Somos buenos y premiados en la experiencia regular, y a veces nos falta mejorar en las contingencias y a eso le estamos poniendo foco. Cuando hay mal clima y tenés que reagendar tu vuelo, lo más fácil es que estés a cargo de eso desde tu celular y no tener que llamar a un call center, explicar tu caso y poner el código de reserva. A ese mundo de autogestión y de ser dueño de la experiencia es a lo que vamos.

¿Qué proyección hace para las ventas en la región?

La región está sufriendo una desaceleración y una pérdida de poder adquisitivo en dólares importante. Pero si uno baja el precio, la gente viaja: por cada dólar que bajás, hay más de uno de respuesta de los pasajeros. Lo que estamos viendo es que en dólares las tarifas están 20%, 30% más baratas que el año pasado, entonces la gente dice «qué tentador», porque es más barato incluso a un dólar más caro en pesos locales. ¿Entonces qué está pasando? El ticket aéreo deja de ser un limitante para viajar y a lo mejor lo es la oferta hotelera. En nuestro caso, tenemos cada vez más pasajeros a una tarifa media menor pero cuando mutiplicás, lo que tenés que asegurarte es que la cantidad por el precio te siga dando un negocio rentable. En definitiva, ¿qué veo a futuro? Con estos precios más bajos, cada vez más gente subiéndose a los aviones.

¿Tienen perspectivas de crecimiento para Uruguay?

Hay perspectivas de crecimiento en pasajeros. En Uruguay, llevamos 10% más con respecto al año pasado. También vienen más pasajeros. Estamos en 40% de pasajeros desde y hacia Uruguay. Todo esto es bueno para el turismo y para nosotros, porque tener los vuelos medianamente llenos es más sano; los asientos no son bienes que se stockean. Nos interesa tener factores de ocupación sanos, arriba del 80% para no haber perdido esos asientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)