INNOVACIÓN

Con aroma de mujer

La competencia Cartier Women’s Initiative Awards premia cada año a los seis emprendimientos más innovadores desarrollados por mujeres, con US$ 20.000 y coaching. Dos brasileñas y una argentina llegaron a la final del certamen en su edición 2014.

Bel Pesce (Brasil), ganadora por América Latina.
Bel Pesce (Brasil), ganadora por América Latina.
Eleni Antoniadou (EE.UU.), ganadora por América del Norte.
Eleni Antoniadou (EE.UU.), ganadora por América del Norte.
Carla Delfino (Italia), ganadora por Europa.
Carla Delfino (Italia), ganadora por Europa.
Achenyo Idachaba (Nigeria), ganadora por África subsahariana.
Achenyo Idachaba (Nigeria), ganadora por África subsahariana.
Mariam Hazem (Egipto), ganadora por Medio Orienta y el norte de África.
Mariam Hazem (Egipto), ganadora por Medio Orienta y el norte de África.
Diana Jue y Jackie Stenson (India), ganadoras por Asia-Pacífico.
Diana Jue y Jackie Stenson (India), ganadoras por Asia-Pacífico.

Aunque su nombre estará siempre ligado a París, los inicios en el mundo de la moda de Coco Chanel fueron en Deauville, una pequeña y suntuosa localidad costera de Baja Normandía. Allí —y con el mecenazgo de su pareja de entonces, el polista inglés Boy Capel— fundó en 1913 la boutique en la que vendió por primera vez sus clásicos suéters de lana. El éxito de su emprendimiento le permitió devolver el préstamo de Capel en menos de un año.

Cien años después, Deauville sigue siendo un espacio predilecto para mujeres innovadoras: allí, en el marco del Encuentro Global del Foro de Mujeres para la Economía y la Sociedad, se entregan los premios de la competencia Cartier Women’s Initiative Awards, otorgados por la casa joyera con el patrocinio de McKinsey & Co. y la escuela de negocios INSEAD.

En la edición 2014, tres proyectos latinoamericanos llegaron a la instancia decisiva: dos brasileñas (Bel Pesce, que se llevó el galardón final, y Erika Foureaux) y una argentina, Gabriela Díaz.

Cada año se distingue a los seis proyectos más innovadores de todo el mundo liderados por mujeres: pueden participar emprendimientos de cualquier país, nacionalidad o industria, siempre y cuando estén orientados a negocios con fines de lucro y se hallen en su fase preliminar o inicial.

Luego de la postulación se seleccionan solo tres proyectos de cada una de las seis regiones del planeta (África del Norte y Oriente Medio, África, Asia-Pacífico, Europa, América Latina y América del Norte) para la segunda fase. El jurado evalúa la creatividad, el impacto financiero y social de cada negocio, y el proyecto más innovador de cada región recibe el Cartier Women’s Initiative Award, que consiste en US$ 20.000, coaching durante un año, la invitación a participar en el Encuentro Mundial del Foro de Mujeres en Deauville, difusión en medios de comunicación de todo el mundo y el acceso a una red internacional de contactos.

En su última edición se postularon 1.900 mujeres de todos los continentes; los jurados seleccionaron a 18 finalistas que viajaron a Deauville para el certamen final.

Para llegar preparada a esa instancia, cada finalista tiene un coach personal asignado por Cartier, McKinsey e INSEAD, que guía y aconseja sobre la estrategia de la empresa y la redacción del plan de negocios.

En la decisión final participan cinco paneles de jurado —uno por continente—, compuestos por personas destacadas del mundo empresarial, de instituciones sin fines de lucro y reconocidos académicos, representando de esta forma una amplia variedad de perfiles y culturas de cada región.

Desarrollos latinoamericanos

FazInova, el proyecto liderado por Bel Pesce, fue elegido como ganador por América Latina. Se trata de una plataforma que ofrece cursos de entrepreneurship, innovación y habilidades en forma presencial y virtual: The Founder Stories y #FAIL son algunos de los talleres disponibles en su sitio web. Otro de los módulos, dedicado a la plataforma de business plans canvas, tiene el auspicio de PwC.

«Las cosas más importantes —cómo relacionarme con otras personas o cómo ser productiva, por ejemplo— no las aprendí en el colegio. Es por eso que quise crear una escuela que enseñe tácticas para desenvolverse mejor», define Pesce, una paulista de 26 años que estudió en el MIT y trabajó en Microsoft y Google.

Una necesidad familiar fue la que llevó a Gabriela Díaz —la representante argentina en el certamen— a desarrollar ProTextion, un servicio que aporta información vital de una persona en emergencia vía SMS.

«Empezamos a gestar la idea cuando nuestro hijo estaba por realizar su viaje de egresados. Él padece una cardiopatía muy específica y es vital que quien lo asista esté al tanto», explica.

Tras ganar la competencia de negocios NAVES en Buenos Aires e integrarse a LAB, el espacio de coworking de Parque Austral, el parque tecnológico de la Universidad Austral, comenzó a implementar ProTextion en clubes, colegios y hasta centros de esquí.

The Products, la tercera iniciativa premiada, también nació gracias a una problemática familiar de su fundadora, la arquitecta francobrasileña Erika Foureaux: su segunda hija nació con una discapacidad.

«Era fácil encontrar muebles lindos para mi otra hija, pero Sophie tenía dificultades para pararse y caminar, y todos los productos que encontré eran poco atractivos visualmente, la excluían de los otros niños», recuerda Foureaux. «Yo trabajaba como diseñadora en una empresa de muebles infantiles, de modo que estaba en una buena posición para cambiar esa realidad», añade.

El primer producto de la empresa fue CEI, una mesa escolar adaptable a todo tipo de necesidad y de diseño amigable que lleva vendidas más de 150 unidades.

LAS INNOVACIONES GALARDONADAS

Eleni Antoniadou (EE.UU.)

De 122.949 personas en lista de espera en EE.UU., solo un 15% recibirán un órgano. Transplants without donors (premiada por América del Norte) desarrolla órganos en base a células madre con una tecnología de «andamios», evitando la necesidad de conseguir donantes.

Bel Pesce (Brasil)

Ganadora por América Latina, creó FazInova, una plataforma que ofrece cursos de entrepreneurship, innovación y habilidades en forma presencial y virtual a nivel global. Empezó en 2012 con el e-book gratuito A menina do Vale, que fue descargado 2 millones de veces.

Carla Delfino (Italia)

Imperial Europe, su startup, produce «ScappaTopo», un repelente no tóxico contra roedores —desarrollado en base a fórmulas del Antiguo Egipto y tribus norteamericanas— que recibió el galardón por Europa. Dio con la idea por un amigo que trabaja en una empresa de telecomunicaciones cuyos cables eran masticados por ratas y ratones.

Achenyo Idachaba (Nigeria)

La iniciativa MitiMeth, ganadora por África subsahariana, produce accesorios para el hogar similares al bambú hechos con maleza acuática, una plaga que afecta a los ríos de la región. Comenzó con una firma de consultoría ambiental en Ibadan y terminó fundando su actual proyecto en 2011.

Mariam Hazem (Egipto)

Para atender el problema del millón de bolsas de plástico que se entregan a cada minuto, su proyecto Reform Studio, que convierte bolsas usadas en diseños de moda utilizando telares artesanales, fue elegido como ganador por Medio Oriente y el norte de África.

Diana Jue y Jackie Stenson (India)

Egresadas del MIT y Harvard, respectivamente, crearon Essmart Global, empresa (ganadora por la región Asia-Pacífico) que produce soluciones tecnológicas para zonas rurales de bajos recursos. Desarrollaron su iniciativa tras viajar por Asia y el África subsahariana. (WOBI)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)